El obispo de Zamora llama a solventar «la vergüenza social» del hambre en el mundo

  • Asegura que el problema no depende de la carencia de alimentos, sino “de la escasez de personas que se interesen, decidan y actúen”

El obispo de Zamora, Gregorio Martínez Sacristán, ha hecho un llamamiento a solventar "la vergüenza social" del hambre en el mundo. Ante la jornada nacional de Manos Unidas que se celebra el 12 de febrero bajo el lema 'El mundo no necesita más comida. Necesita más gente comprometida', el obispo de Zamora ha publicado una carta pastoral en la que asegura que el problema del hambre no depende primordialmente de la carencia de alimentos, sino "de la escasez de personas que se interesen, decidan y actúen ya para solventar esta vergüenza social".

En su carta pastoral, titulada 'Comprometidos con los hambrientos', explica Martínez Sacristán que puede resultar paradójico que en el presente millones de hombres y mujeres vean como sus vidas languidecen o se extinguen ya que padecen hambre, una realidad ante la que considera que hay "déficit de compromiso".

"Es preciso que todos nos planteemos personalmente si nos querremos sumar a este caudal de compromiso con los hambrientos que promueve y despliega Manos Unidas. O sea, si estamos decididos a involucrarnos ya en beneficio de tantos hombres y mujeres carentes de lo más necesario para sobrevivir", afirma.

Manos Unidas recordará durante la jornada la abundancia de alimentos que se tiran a la basura y la necesidad de un compromiso con los empobrecidos. Con motivo de esta jornada, Manos Unidas ha organizado diversos actos en la Diócesis de Zamora.

Así, una religiosa mercedaria, misionera en África, ha dado su testimonio en el acto de presentación de la campaña el pasado miércoles 8 y ha pasado por varios centros educativos. El viernes 10 tendrá lugar el día del ayuno voluntario con la Operación Bocata y la eucaristía a las 20:00 horas en la parroquia de Cristo Rey.

Además, el domingo 12 de febrero se hará la colecta especial para Manos Unidas en todas las parroquias y comunidades cristianas de la Diócesis. Con todo lo recaudado por la Delegación zamorana, se financiarán tres proyectos de ayuda al desarrollo en la India, Panamá y Togo.