El Norte de Castilla

Hacen creer a su amiga que un hombre se había enamorado de ella y le estafan 70.000 euros

  • Dos personas han sido detenidas en Zamora por unos hechos que se desarrollaron a lo largo del último año

La Policía Nacional de Zamora ha detenido a dos personas, T.F.R., de 26 años, y R.R.A., de 37, como autores de un presunto delito de estafa y blanqueo de capitales después de que una zamorana denunciara a su mejor amiga y a la pareja de esta por estafarle cerca de 70.000 euros a través de mentiras y engaños.

Los hechos descritos por la víctima se correspondían con una de las estafas de moda en Internet, conocida, según informa la Policía, como 'romance scam', aunque en este caso no se trata de una estafa online. Los hechos comenzaron una mañana de primeros de septiembre del año pasado, cuando la amiga le comentó que había visto a un chico guapo en el portal.

"Ese fue el desencadenante de la historia, que como si se tratara de un guion de una película, haría que la víctima fuese envuelta en toda clase de mentiras y argucias por parte de su amiga y confidente que hizo que le entregara hasta cerca de 70.000 euros para dárselos a su enamorado, un chico que jamás llegó a ver, porque nunca existió, salvo en su mente y en la trama que paso a paso iba organizando la mujer a la que consideraba amiga", explican desde la Comisaría de Policía.

Así, la amiga le pidió dinero porque el supuesto chico que le gustaba tenía problemas con la Policía y necesitaba 4.000 euros. La víctima debía prestárselos y comprar unas tarjetas telefónicas de prepago para poder comunicarse entre ellos y por supuesto, que la Policía no se enterara. La víctima, según asegura la Policía, fue haciendo todo aquello que le recomendaba su amiga, que le decía que hablaba con el chico, que según le contaba su amiga, también sentía lo mismo por ella.

Todas las conversaciones que creía mantener la víctima con el joven fueron a través de mensajes SMS, con el objetivo de que no pidiera fotografías o videos. Además, la amiga de la víctima llegó a preparar fiestas y cenas para que la pareja se conociera pero que, al momento de irse a celebrar, se frustraban por algún acontecimiento inesperado, según los datos facilitados. "Recibía como consuelo de la mano de su amiga poemas y cartas de amor diciéndole que se los escribía él".

En otra ocasión, entregó a su amiga 34.000 euros que le pidió para que se los diera a su supuesto chico ya que iban a operar a su madre y los necesitaba. Para conseguir esa cantidad de dinero, la víctima tuvo que pedir un préstamo bancario, que además avaló con su negocio, que era todo lo que tenía para sacar adelante a su familia, según los datos facilitados.

Después, le pidieron 7.500 euros con la excusa de que habían metido al chico en la cárcel, "siempre con la coletilla final de que no tenía que preocuparse porque se lo iba a devolver todo". Otra excusa para conseguir 15.000 euros de forma urgente fue que iban a secuestrar a los sobrinos de su enamorado, ante lo cual la víctima, que no tenía más dinero y había pedido recientemente un crédito personal al banco, "se vio obligada bajo mentiras a pedir a un prestamista particular la cantidad solicitada, que finalmente le entrega a su amiga".

"Cuando la víctima ya está en la ruina, sin dinero y sin posibilidad alguna de más ingresos económicos, su joven enamorado y desconocido desaparece, y según palabras de su amiga, se ha enfadado y no quiere volver a saber de ella". La relación de amistad entre las dos mujeres se rompió al pedirle explicaciones de lo que le había contado y la víctima se dio cuenta de que todo había sido mentira.

Los investigadores del grupo I de la Brigada Provincial de Policía Judicial de la Comisaría de la Policía Nacional de Zamora realizaron un "exhaustivo" análisis de los teléfonos utilizados y del curso del dinero que fue entregado por la víctima a su mejor amiga y a su pareja. Así, comprobaron que los detenidos adquirieron un vehículo de alta gama valorado en más de 34.000 euros con todos los extras incluidos.

La compra se realizó en un concesionario en Madrid aunque fue pagado en pequeñas cantidades a través de ingresos en ventanilla en una entidad bancaria de Zamora con el objetivo de evitar el control fiscal sobre el dinero invertido y por lo tanto, sin obligación de comunicar la forma de obtención del mismo.

Los detenidos, que no tenían antecedentes previos, fueron puestos a disposición judicial y prestaron declaración. Después quedaron en libertad con cargos aunque la autoridad judicial dispuso el decomiso del vehículo para hacer frente a las posibles responsabilidades pecuniarias, con lo que el vehículo permanecerá intervenido y custodiado junto con las llaves y la documentación.