El Norte de Castilla

Mazorca estropeada por los mordiscos de un jabalí.
Mazorca estropeada por los mordiscos de un jabalí.

UPA-COAG convoca una manifestación para pedir soluciones a los daños que provoca la fauna

  • El acto de protesta tendrá lugar en la Plaza Mayor de Tábara el 22 de octubre

La Alianza UPA-COAG ha convocado una manifestación para pedir soluciones a los daños que provoca la fauna silvestre en las explotaciones agrícolas y en los accidentes en las carreteras. El acto de protesta tendrá lugar en la Plaza Mayor de Tábara a las 12:00 horas.

La organización asegura que el campo zamorano y en especial determinadas comarcas no soportan más la presión sobre sus producciones y que el malestar en el sector es generalizado tras constatar, «campaña tras campaña», que los daños que sufren las explotaciones cada vez son más importantes. «Encontramos poblaciones de jabalíes asentados en la inmensa mayoría de los cotos de nuestra provincia, de ciervos y corzos colonizando nuevos territorios y desde la Administración no se toman medidas necesarias», aseguran desde la Alianza, que añade que han sido determinados cotos y la Junta de Castilla y León los que no han ejercido un riguroso control en la Sierra de la Culebra. Esto ha supuesto, aseguran, la proliferación y expansión «descontrolada», y múltiples y cuantiosos daños en cultivos y pastos, según explican.

Además, apuntan a los accidentes de tráfico que sufren conductores «a diario» porque la fauna «hace intransitables determinadas vías de comunicación, desapareciendo con ello tejido económico y social y provocando aún mayor despoblación en nuestro medio rural».

En este sentido, defienden que se establezca un plan integral de control poblacional de la fauna y la modificación legislativa en cuanto a la responsabilidad por daños con la fauna en el caso de accidentes.

«Entendemos que la Administración dispone de herramientas legislativas suficientes para justificar la necesidad de realizar controles poblaciones sobre la fauna silvestre, porque se dan las razonas suficientes tanto por prevención de daños en cultivos y de seguridad como para evitar futuros desequilibrios poblacionales e incluso por posible problemática sanitaria», defienden desde la Alianza.