El Norte de Castilla

«Va a ser la legislatura en la que todo el mundo va a estar representado»

Felipe Nalda, nuevo presidente del Consejo Regulador de la Denominación de Origen Toro.
Felipe Nalda, nuevo presidente del Consejo Regulador de la Denominación de Origen Toro. / El Norte
  • El nuevo presidente se fija como objetivos principales aumentar las ventas y la repercusión de la DO y conseguir más medios para la promoción

Es la tercera generación de una familia elaboradora de vino de La Rioja. Tan solo ha pasado un día desde su elección como presidente del Consejo Regulador de la Denominación de Origen Toro, un cargo que el bodeguero, enólogo y director de Bodegas Torreduero, Felipe Nalda Álvarez, ocupa con ilusión. De momento, inmerso en la vendimia y en su puesta al día sobre el funcionamiento del Consejo Regulador, prefiere no desvelar muchos detalles de los proyectos que tiene en mente. Nacido en Logroño, llegó a Toro hace 17 años para poner en marcha el proyecto de Bodegas Riojanas en la localidad zamorana bajo el nombre de Bodegas Torreduero. "Era joven y con ganas y me pareció una materia excelente y un proyecto muy bonito", recuerda sobre sus inicios en la DO que ahora preside. El funcionamiento en el órgano de representación no le es ajeno después de ser durante años miembro de los comités de cata y de calificación.

-¿Cuáles son sus objetivos como presidente de la Denominación de Origen?

-El primero es haber aunado a un grupo heterogéneo de bodegas que hasta la fecha no había existido en el pleno de la Denominación. Hay bodegas que nunca habían participado en ferias, promociones del Consejo o plenos y que representan a una parte muy importante de la DO. Se están involucrando y han metido a representantes jóvenes, por lo que es un equipo muy nuevo, joven y con aspiraciones a que sea una etapa de consenso y de heterogeneidad, que es donde está el futuro. Sobre todo, nos preocupa el crecimiento de la DO Toro porque el factor principal de la Denominación es la retirada de contraetiquetas. Estamos viendo que en ese sentido no se aumenta, hay un estancamiento generalizado incluso con más incorporación de bodegas. Ese es el quid de la cuestión sobre todo, evitar esa tendencia a la baja o moderadamente continuista de las ventas.

-¿Qué habría que hacer para evitar esa tendencia?

-Lo primero que vamos a hacer es cambiar el reglamento, ajustar nuestro reglamento a otras denominaciones de origen punteras. Queremos que las medidas que se tomen en este sentido sean de consenso.

-Los sindicatos agrarios y Urcacyl se quejaron del reparto de estratos porque rompía la paridad y daba más protagonismo a las bodegas...

-Yo en eso no voy a entrar. Hemos hecho lo que nos dicen. Yo no entro en que sea más importante un viticultor o una bodega porque tan importante es la labor del viticultor como la del elaborador.

-Uno de los ausentes en el pleno es la cooperativa Covitoro, cuya opinión asegura que se va a tener en cuenta aunque no tenga representación en el pleno. ¿Cómo se va a hacer?

-El afán que tengo es que de forma previa a los plenos se puedan mantener contactos y reuniones para informar de los asuntos. Es lo que vamos a brindar a todos. Yo creo que va a ser la legislatura de que todo el mundo va a estar representado y todo el mundo va a tener voz antes de dar el voto. Esa es mi ilusión.

-¿Cómo se va a trabajar en materia de promoción?

-En este sentido, hay voces discordantes y me gustaría escucharlas antes porque hay quien piensa que el futuro está en la exportación, otros que a nivel nacional estamos perdiendo peso. Más adelante veremos cómo nos posicionamos y cómo habrá que invertir ese presupuesto.

-¿Cree que es importante esa promoción?

-Por supuesto. Ojalá seamos capaces de tener un presupuesto mayor, de tener más medios y sobre todo, los apoyos políticos para conseguir que nos den más medios.

-¿El retraso de un año en la celebración de las elecciones ha paralizado algún proyecto?

-No. Ahora nos tienen que pasar un dosier donde nos expliquen cuáles eras los proyectos, los presupuestos y las campañas que se están llevando a cabo o que queden por finalizar.

-¿Qué suponen las exportaciones para la DO Toro?

-El punto fuerte de la DO es la exportación. Donde igual se ve más resentida es a nivel nacional porque no termina de cuajar en ciertas regiones, provincias o zonas. La exportación por supuesto que es importante pero hay que tener en cuenta también las particularidades de cada bodega. Hay gente que es más fuerte en tema nacional que en exportación, pero la tendencia general podríamos decir que casi prácticamente el 75% de la Denominación de Origen es exportación. ¿Qué hay que hacer? Pues afianzarse un poco más a nivel nacional porque el problema es que los vinos siempre han sido muy reconocidos por la parte crítica y muy profesional de los sectores de la prensa especializada pero a título general del ciudadano de a pie, Toro es más desconocido.

-¿Dónde le gustaría situar a la Denominación?

-Más arriba de lo que está, evidentemente. En porcentajes, el objetivo es aumentar las ventas y también la repercusión y representación en el mapa. La idea es aumentar el volumen de vino embotellado etiquetado con marchamo de calidad y con el tiempo se irán tomando medidas junto con el esfuerzo personal de cada uno. El objetivo es intentar hacer el máximo con nuestros pocos recursos.