El Norte de Castilla

«Jamás se va a producir una disolución de Izquierda Unida ni una pérdida de identidad»

José Sarrión, en las Cortes de Castilla y León
José Sarrión, en las Cortes de Castilla y León. / Gabriel Villamil
  • El nuevo coordinador de IU, José Sarrión, apuesta por una organización participativa, democrática y en la que la consulta a la militancia sea lo habitual

Es el procurador de IU en las Cortes de Castilla y León y en las últimas horas, con el 71,6% de los votos, se ha convertido además en el nuevo coordinador regional de la formación, que cuenta con 1.100 militantes. Toma el testigo de José María González seguro de que el apoyo recibido revalida el proceso de renovación que inició Izquierda Unida hace año y medio con las elecciones a candidato a la Presidencia de la Junta. Lo hace además después de ganar al zamorano Miguel Ángel Viñas, al que considera amigo y camarada, y orgulloso de un nuevo equipo de dirección "fuerte", formado por gente joven que sin embargo no se estrena ahora en política "ni vino a ella a medrar". Hoy espera lo más importante, la celebración de la XI Asamblea de Izquierda Unida de Castilla y León, de la que saldrán las líneas que marcarán la política de la organización en los próximos años.

-¿Qué valoración hace de los resultados?

-Hay que felicitar a la militancia porque ha sido un proceso limpio, absolutamente respetuoso y las dos candidaturas hemos tenido un trato exquisito entre nosotras. Es un buen ejemplo de que en Izquierda Unida la diversidad es algo naturalizado. Sabemos discutir y poner nuestras candidaturas y nuestros debates políticos sin que esto suponga ningún trastorno a la organización. La apuesta por esta candidatura viene a revalidar el proceso de renovación que inició IU en Castilla y León hace año y medio con las primarias a la elección de candidato a la Presidencia de la Junta, una regeneración enormemente vinculada a la vuelta a los orígenes y a los principios fundacionales de IU.

-¿Cuáles son sus objetivos como coordinador?

-Queremos revitalizar esa IU fundacional, de Julio Anguita, que desde el sosiego, el rigor y la tranquilidad es capaz de hacer un análisis radical. Nuestro objetivo es profundizar este proyecto político de impugnación del sistema capitalista y del neoliberalismo salvaje. No queremos pelear por ver quién gestiona los restos que el capitalismo nos permite, sino que queremos hacer un proyecto de transformación del modelo productivo y del modelo de sociedad. Desde el punto de vista de la organización, apostamos por una IU participativa y absoluta y radicalmente democrática, en la que la consulta a la militancia sea lo habitual.

-Presentaba su candidatura como 'Recuperar la ilusión', ¿falta ilusión en el partido?

-Para nada. Mantenemos la ilusión y la alegría porque sabemos que tenemos más actualidad que nunca. Quien debe recuperar esa ilusión es la sociedad, que se ha visto maltratada y engañada por la inmensa mayoría de los políticos de este país. Queremos que la sociedad recupere la ilusión de que otro mundo es posible.

-Uno de los primeros en felicitarle ha sido Alberto Garzón...

-Alberto es un compañero, es un dirigente y además, amigo. Creo que es uno de los mejores valores que hemos conseguido en la arena pública desde IU. Nosotros humildemente queremos ser ese proyecto de Alberto Garzón en Castilla y León y representamos la regeneración de IU pero ligándola siempre a la vuelta a los orígenes, a los fundamentos de la Izquierda Unida fundacional.

-¿Los resultados de las elecciones muestran que hay dos Izquierda Unida en Castilla y León o algún tipo de división?

-Miguel Ángel Viñas es amigo mío, no solamente es compañero, además es camarada. La candidatura que encabeza ha tenido un resultado muy digno y lo que demuestra es que en Izquierda Unida hay debate de posiciones sin que esto suponga ningún tipo de ruptura. Nosotros tenemos normalizado el debate y la discusión y además, tanto Viñas como yo estábamos a disposición el uno del otro para trabajar conjuntamente a partir del día 1. En IU somos todos necesarios y a quien quiere ir más deprisa le viene bien tener a alguien que vaya más despacio y al revés, quien quiere ir despacio necesita a alguien que le vaya empujando hacia adelante.

-Uno de los temores que tiene la otra candidatura es que IU pierda su identidad absorbida por Podemos...

-Jamás se va a producir una disolución de Izquierda Unida ni se va a producir una pérdida de identidad. La alianza electoral, que a mi juicio es positiva, es un acuerdo electoral refrendado por la militancia dos veces además y que tiene como objetivo enfrentarnos al enemigo común, que es el bipartidismo y el neoliberalismo, y superar esa terrible trampa en que nos encontramos todos metidos que es esta ley electoral injusta y antidemocrática. Una cosa es este acuerdo electoral, que además forma parte de la tradición de la izquierda de búsqueda de alianzas, y otra cosa es una disolución. Nadie en Izquierda Unida está por una disolución del proyecto.

-¿Cómo valora la presencia de IU en las instituciones en Castilla y León?

-IU en los últimos años no había estado nunca tan presente. Hemos experimentado un crecimiento y se está respondiendo muy bien. En las últimas elecciones conseguimos representación en todas las provincias y el trabajo de nuestros concejales es absolutamente brillante. Desde donde gestionamos, como el caso de Zamora o el de Valladolid con los compañeros de Valladolid Toma la Palabra, se está haciendo un trabajo excepcional. Somos gente acostumbrada a trabajar mucho y en las Cortes soy el procurador que más agenda parlamentaria tiene y me preocupo de recorrer los pueblos y pisar el terreno.

-¿Cuáles son esos problemas de la comunidad que van a centrar el trabajo?

-El problema principal es el paro y la precariedad laboral, que a su vez generan la despoblación lacerante que tiene nuestra comunidad y el envejecimiento. Esto además se acompaña de una caída enorme de los servicios públicos, consecuencia de las políticas de contención de gasto. La gran soberanía hoy la tienen las grandes multinacionales que cierran plantas con beneficios en Valladolid o las grandes empresas del capital energético que son capaces de quemar carbón extranjero mientras los mineros de León se mueren de hambre. Esto lo que nos indica es que el proyecto de puesta en cuestión del sistema tiene más actualidad que nunca.

-¿Cómo ve la situación a nivel nacional? ¿Cree que habrá unas terceras elecciones o se llegará a un acuerdo?

-Eso no depende de nosotros. Nuestro programa sigue firme e IU ya ha manifestado su voluntad de dar una investidura a un gobierno alternativo al de Rajoy, pero desde luego eso pasa porque el Partido Socialista no venda su programa a Ciudadanos, una de las fuerzas más oscuras y más directamente valedoras del neoliberalismo más duro. Estaríamos dispuestos a apoyar un gobierno alternativo al de Rajoy, pero siempre que haya un programa por delante y suponga no repetir el de Rajoy.