Roba un coche para ir a la cárcel y el juez le deja en libertad

  • Había sustraído el vehículo en Badajoz e intentaba venderlo en Zamora

Relojes con estilo para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

¡¡Todos a 49€!!

Hasta 70%

Moda urbana para hombre

Hasta 80%

Moda clásica para hombre, mujer e infantil

Hasta 90%

Chaquetas y abrigos de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Calzado y complementos de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Bolsos de piel made in Italy

Hasta 80%

¡Todas las botas a 21.00€! ¡No te lo pierdas!

Hasta 70%

Calzado de original diseño para mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Muebles con estilo para tu hogar

Hasta 70%

Renueva tu comedor con muebles de diseño

Hasta 70%

Calidad y diseño en ropa de hogar

Hasta 70%

Moda casual para hombre y niño

Hasta 70%

Diseño y calidad al mejor precio

Hasta 80%

Elige el cabecero que más se adapte a la decoración de tu habitación

Las mejores marcas a los mejores precios

Decora las ventanas de tu hogar con originales estores

Las mejores marcas a los mejores precios

Tus marcas favoritas en deportivas técnicas y casual

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes para hombre y mujer

Hasta 70%

Textil hogar de diseño y calidad

Las mejores marcas a los mejores precios

Marcas deportivas en relojes de pulsera

Hasta 70%

Moda clásica para hombre y mujer

Hasta 80%

Chaquetas de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Calidad y diseño en tu hogar

Las mejores marcas a los mejores precios

Moda y complementos para hombre

Hasta 70%

Hay muchas ocasiones en las que la imaginación más desbocada es incapaz de encontrar argumentos tan enrevesados como el que ha tenido lugar en Zamora con un joven que robó un coche para ir a la cárcel, pero al que la jugada no le salió como pretendía.

Todo comienza en Badajoz, donde J.M.C., de 32 años, sustrae un vehículo y comienza un periplo para intentar venderlo, pero lo hace de manera que sea evidente lo que está tratando de hacer.

Primer paso: un desguace en Zamora, negocio que en general suele estar vigilado por la Policía. Primer fiasco. El dueño no admite el vehículo porque no tenía los papeles y alerta del hecho a la Policía Municipal.

Segundo paso. ¿Qué no hay papeles? Pues se consiguen. Y se dirige a la Jefatura Provincial de Tráfico de Zamora, abona las tasas para solicitar un duplicado de la documentación del vehículo. Pero, oh sopresa, los funcionarios se percatan al comprobar la matrícula que el vehículo figura como robado. Total, que no le dan los papeles y avisan a la comisaría de la Policía Nacional.

Ya estaban puestos todas las señales, así que los agentes establecen un dispositivo de búsqueda y logran detenerlo en las inmediaciones de una gasolinera de Zamora, cuando el detenido viajaba en el asiento del conductor del vehículo con un acompañante, un joven salmantino que se quedó sorprendido por la actuación policial. Se había desplazado hasta Zamora con la intención de comprar el coche, por el que ya había pagado 200 euros en concepto de señal, por lo que formalizó la correspondiente denuncia por estafa.

Y ahora es cuando llega la sopresa: el presunto ladrón no presta ninguna resistencia y señala a los agentes que su deseo era ir a prisión. Lo malo, para él, es que declaró ante el juez y, en lugar de ir a la trena, le devolvieron a la calle con cargos.

Si es que hay días...

Temas