fotogalería

Un lobo en el Centro del Lobo Ibérico en la localidad de Robledo-Puebla de Sanabria (Zamora). / J. L. Leal-Ical

El Centro del Lobo Ibérico pretende convertirse en referencia turística de Castilla y León

  • El consejero de Medio Ambiente inaugura en Robledo las instalaciones, que buscan la divulgación de la especie y ser un elemento de desarrollo rural contra la despoblación

El Centro del Lobo Ibérico de Castilla y León ha abierto sus puertas en la localidad zamorana de Robledo, próxima a Puebla de Sanabria, con el objetivo de convertirse en una de las referencias turísticas de la comunidad y de divulgar la figura del lobo como elemento fundamental de la biodiversidad de la Península Ibérica. Único en sus características en España y enclavado en la Sierra de la Culebra, una de las zonas de mayor densidad de lobos, la Junta de Castilla y León confía en que el centro supondrá una referencia de interpretación, observación, estudio y análisis de la especie y un atractivo turístico fundamental tras una inversión total de 5,5 millones de euros. Así lo ha asegurado el consejero de Fomento y Medio Ambiente, Juan Carlos Suárez-Quiñones, durante el acto de inauguración oficial de las instalaciones, en un día en el que se ha puesto de manifiesto la colaboración entre las administraciones implicadas, Ayuntamiento de Puebla, Junta de Castilla y León y Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente; y el apoyo de los vecinos a la iniciativa.

«Ver a la gente del lugar, de Puebla de Sanabria y de Robledo, implica que esto es un éxito y un éxito de colaboración de administraciones», destacó el consejero, «en un día francamente feliz», ante la presencia de vecinos de la zona y alcaldes de los municipios de la Sierra de la Culebra y Sanabria, que ven en el centro expectativas de desarrollo y un factor de lucha contra la despoblación. «Queremos que dinamice toda la comarca y es una oportunidad magnífica que no podemos desaprovechar», aseguró el alcalde de Puebla, José Fernández.

Centro del Lobo Ibérico en la localidad de Robledo-Puebla de Sanabria (Zamora).

Centro del Lobo Ibérico en la localidad de Robledo-Puebla de Sanabria (Zamora). / J. L. Leal-Ical

Sobre este objetivo de desarrollo también se manifestó Antonio Flores, subdirector de Fomento del Desarrollo del Medio Rural del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente. «Para nosotros lo fundamental de esto es el desarrollo rural. Una obra de estas características no tiene sentido si no es porque va a favorecer la iniciativa de los habitantes de la zona y de las autoridades comarcales», afirmó el representante del Gobierno central, confiado en que se refleje en el tejido socioeconómico de la comarca sanabresa y que se logre el gran objetivo de desarrollo para España: «mantener la población en el territorio en condiciones dignas».

El consejero de Fomento y Medio Ambiente destacó además que se trata de un centro para España y para el mundo, ya que no es solo una instalación turística sino también un proyecto con el que se da cumplimiento a objetivos sobre el lobo marcados por la Unión Europea. En este sentido, hizo referencia a la Directiva Hábitats de 1992, que establecía que el lobo estaba en peligro de extinción y la responsabilidad que existía para su conservación. «Entre los objetivos del Plan de Conservación y Gestión del Lobo está este centro para dar a conocer la especie y permitir el contacto de la ciudadanía con el lobo», señaló Suárez-Quiñones sobre un animal que estuvo a punto de extinguirse pero que tiene en Robledo «un ejemplo de repoblación y de resurgimiento de esas manadas de lobos que ya pueblan Castilla y León de forma importante». Ante este interés general de conservación del lobo, cree el consejero que tienen que ceder los intereses particulares, aunque afirmó que es deber de la Consejería minimizar los daños a la ganadería.

El consejero de Fomento y Medio Ambiente, Juan Carlos Suárez-Quiñones, inaugura el Centro del Lobo Ibérico en la localidad de Robledo-Puebla de Sanabria (Zamora).

El consejero de Fomento y Medio Ambiente, Juan Carlos Suárez-Quiñones, inaugura el Centro del Lobo Ibérico en la localidad de Robledo-Puebla de Sanabria (Zamora). / J. L. Leal-Ical

El centro, «en una zona de una biodiversidad increíble», cuenta con dos espacios diferenciados, el centro de interpretación, con 1.800 metros cuadrados de exposición sobre la biología, ecología, la gestión y conservación de la especie y el patrimonio cultural derivado de su relación con el hombre; y por otro lado, ya en la visita exterior, tres observatorios en tres recintos vallados de tres hectáreas cada uno, donde se alojan siete ejemplares de lobo ibérico, cinco hembras y dos machos, en régimen de semilibertad.

«Es un centro único en sus características en España», explicó el técnico de la Sección de Espacios Naturales y Especies Protegidas de la Junta de Castilla y León en Zamora, Pablo Santos, quien añadió que la duración de la visita es de 3 horas y que todo el centro constituye un elemento dinamizador muy importante para la socioeconomía de la comarca. «El lobo está dentro de las cinco especies de fauna más emblemáticas que tenemos en la Península Ibérica y es el animal con más carisma de toda la fauna ibérica y el que más gente atrae, desde jóvenes a gente especializada y público en general», destacó el técnico de la Administración regional sobre una especie que cuenta con 1.200 ejemplares en Castilla y León.

Observar un lobo en libertad es complicadísimo, según sus explicaciones, una hazaña que se simplifica en los observatorios del Centro del Lobo Ibérico, donde las probabilidades de ver al animal son muy altas si «se usan prismáticos, se tiene paciencia, se está en silencio y se dedica tiempo».

Gestionado por la Consejería de Fomento y Medio Ambiente, a través de la Fundación Patrimonio Natural, cuenta con una decena de trabajadores y se buscarán sinergias con otros atractivos de la comarca como el Lago de Sanabria, el Castillo de Puebla, el Centro Micológico de Ungilde, la gastronomía o los embalses próximos. Las visitas se podrán realizar de viernes a domingo y los días festivos en la modalidad de visita libre, y de martes a jueves en una visita concertada, que será siempre guiada por monitores. El precio de la visita es de 5 euros por persona y de 3 euros para grupos y diferentes colectivos.