Villalón despide a su párroco

Diodoro Sarmentero, en el centro, junto a vecinos. / M. G. M.

Más de trescientas personas asistieron al homenaje, celebrado en el salón de actos del instituto

M. G. MARBÁNVillalón

De bien nacidos es ser agradecidos. Sin duda es el sentimiento que este fin de semana ha reinado en el acto con el que los vecinos de Villalón de Campos despidieron a Diodoro Sarmentero, quien ha sido su párroco, y el de otros pueblos de la comarca, durante los últimos cuarenta años. El homenaje estuvo organizado por El Soportal, la asociación laica que hace tres décadas nacía de la mano de Sarmentero con el fin de dinamizar la vida parroquial de la localidad por medio de actividades como el campamento de verano, la cabalgata de los Reyes Magos, las catequesis, la lectura evangélica y la oración, la edición de la revista El Trijón o la formación de coros, entre otras.

Nadie se quiso perder el acto. Todo el mundo quiso estar junto al que durante tantos años ha sido su párroco, quizás como su particular forma de decirle gracias. Por eso, a pesar de no estar anunciada, la iniciativa congregó en el salón de actos del instituto Jorge Guillén a más de 300 personas. Distintos vecinos relacionados con los grupos parroquiales tomaron la palabra para ensalzar la labor del sacerdote, en especial «su constante preocupación por conseguir una vida parroquial fecunda y participativa». En el acto no faltaron vídeos, así como los cantos de dos coros. El homenaje llegó a su final con la entrega a Sarmentero de un ramo de flores y de un álbum que recoge fotografías de sus cuatro decenios de labor sacerdotal en Villalón de Campos. El veterano sacerdote, muy emocionado, expresó, entre ovaciones, que era un reconocimiento que no merecía, a la vez que agradeció la iniciativa. «Lo voy pasar mal al irme de Villalón», aseguró.

«Referente cristiano y mora»l

Uno de los promotores del acto, Raúl Blanco, explicó que «Diodoro Sarmentero ha sido durante 40 años un referente cristiano y moral, de ejemplo a seguir, de diálogo, de austeridad, de participación, de colaboración con jóvenes y adultos, de humildad, de ayuda a los necesitados, a los enfermos y a los peregrinos».

Nacido en Montealegre, Diodoro Sarmentero llegó a Villalón de Campos después de haber sido párroco de localidades como Moral de la Reina. Además de su labor pastoral, los vecinos de Villalón de Campos no olvidarán su preocupación por Caritas Parroquial, la reactivación de la Semana Santa villalonesa en sus aspectos más espirituales –con la puesta en marcha del pregón o de la procesión de La Luz y el Silencio– o su inquietud por la promoción de la música con el fin de ensalzar las celebraciones religiosas.

Durante años fue también vicario de Tierra de Campos.

Fotos

Vídeos