Vecinos de Arcas Reales se movilizan contra la nueva gasolinera ‘low cost’

Concentración esta semana de los vecinos de Arcas Reales. H. S.

El Consistorio concedió licencia el 7 de junio para instalar dos surtidores en un viejo túnel de lavado

Jorge Moreno
JORGE MORENOVALLADOLID

Residentes en el barrio de Arcas Reales han comenzado a organizarse para rechazar la construcción de una estación de suministro de carburantes en una antiguo lavadero, situado al final de la calle Daniel del Olmo, en el polígono de Argales.

El rechazo vecinal contra esta gasolinera ‘low cost’ se ha despertado tras haber comenzado el desmantelamiento de parte del viejo túnel de lavado, de la calle Arca Real 111, y con el inicio ayer mismo de la excavación para colocar el depósito del combustible.

La Junta de Gobierno aprobó el pasado 7 de junio la concesión de la licencia medio ambiental a la empresa Diesel Servicies & Trucks 2012 S. L. para instalar una unidad de suministro de carburantes con lavadero manual para vehículos.

La autorización conlleva también licencia para dos vados permanentes, uno de entrada y otro de salida de los vehículos que acudan a utilizar estos servicios. El presupuesto de ejecución de esta instalación ha sido estimado en 271.919 euros, el Ayuntamiento ha establecido una fianza de 5.438 euros por la gestión de residuos.

La autorización de la Concejalía de Urbanismo para esta nueva gasolinera se ha hecho de acuerdo con los informes favorables de los técnicos municipales, que han rechazado las 67 alegaciones, tanto de los vecinos como de Ecologistas en Acción, la Asociación San Gil de Arcas Reales y de la Asociación Española de Enfermos Medioambientales.

Concentración de protesta

El pasado miércoles, los vecinos se concentraron y acordaron recurrir el permiso municipal. Alegan que esta instalación se ubica en una parcela cuyo uso no está destinado para una estación de servicio, y existen riesgos por la falta de seguridad y la proximidad a las viviendas, en algunos casos inferiores a 50 metros de la parcela.

Sin embargo, los técnicos municipales, que han analizado la Ordenanza Medioambiental, de Ruidos y Vibraciones, señalan que el proyecto cumple con la normativa y rechazan las emisiones de benceno.

«Debemos indicar que en primer lugar las gasolinas o el gasoil en España no llevan este componente, aunque por la denominación que tienen las gasolinas de automoción en otros países ‘benzine’ puede dar lugar a este tipo de errores de concepto», argumentan los técnicos que recuerdan a los vecinos que «compartamos o no su inquietud, las licencias son actos reglados, cumpliendo ésta con la normativa municipal aplicable, y su no concesión sería un acto punible de desviación de poder».

El Ayuntamiento tuvo que revocar la licencia de lavadero del 2002, para autorizar esta gasolinera con dos aparatos para repostar.

Los vecinos de Arcas Reales confiaban en que las alegaciones que presentaron en diciembre del 2015 iban a ser tenidas en cuenta por el Consistorio. Además de la seguridad y el riesgo de incendios, argumentaban que la zona del polígono de Argales y la avenida de Madrid «están llenas» de gasolineras.

José Pérez, reside en la calle Malva, y fue presidente de la Asociación de Vecinos San Gil. «Los gases que suelta una gasolinera son tóxicos. Si ahora nos montan esta estación de servicio, nos tendremos que ir yo y mi mujer de casa, porque estamos rodeados de más», dice este jubilado de 72 años.

Fotos

Vídeos