Vecinos de Arca Real piden que se revoque la licencia de una gasolinera

Un momento de la manifestación de vecinos contrarios a la nueva estación de servicio en Arca Real 111. / G. VILLAMIL

Medio centenar de residentes de la zona de Argales se manifestaron ayer para solicitar que se paralicen las obras

Jorge Moreno
JORGE MORENOVALLADOLID

Alrededor de medio centenar de residentes de la calle Arca Real, a su paso por el polígono de Argales, se manifestaron ayer, lunes, para reclamar al Ayuntamiento de Valladolid que revoque la licencia que otorgó en junio de este año a la empresa Diesel Services & Trucks 2012 S. L. para instalar una gasolinera ‘low cost’.

Los vecinos recorrieron, entre las dos y las tres de la tarde, el punto donde se encuentra la parcela con las obras ya en marcha y la rotonda de avenida de Madrid. Policías Municipales y del Cuerpo Nacional cortaron la circulación del paso por la vía del tren a Ariza, hasta el cruce de los manifestantes. Con pancartas y carteles, en los que se podía leer ‘Por la salud del barrio, no a la gasolinera’, y ‘Árboles sí, gasolinera no’, los residentes criticaron al equipo de gobierno por «ponernos una estación de servicio a cuatro pasos de nuestras viviendas. Si se llega a abrir, estaremos respirando en un radio de 100 metros productos muy contaminantes», dicen.

Tanto la Asociación de Vecinos San Gil de Arcas Reales, como Ecologistas en Acción, o la Asociación Española de Enfermos Medioambientales (Asema) han visto rechazados los recursos que interpusieron, después de que la Junta de Gobierno del Ayuntamiento aprobase el pasado 7 de junio la concesión de la licencia de obras para la construcción de esta unidad de suministro de carburantes y lavadero manual de vehículos.

Los técnicos del Área de Urbanismo justificaron el permiso por cuanto la petición realizada por la empresa se había realizado en octubre del 2015 (con la modificación del nuevo Plan General de Ordenación Urbana hoy no sería posible por estar a una distancia inferior a 50 metros de las viviendas).

El permiso se dio conforme al informe de los técnicos de Medio Ambiente, que señalaron que la instalación cumplía con la normativa de seguridad sobre emisiones de benceno.

«La movilización es para tratar de convencer al Ayuntamiento de que paralice la licencia. Puede que el otorgamiento de la misma esté dentro de la normativa urbanística anterior, pero se han revocado otros permisos de forma muy valiente por municipios como Zaratán. Si allí prevaleció la seguridad y la salud de los vecinos, no entendemos por qué en el solar de Arca Real no. No es posible que se autorice una gasolinera a cuatro pasos de nuestras casas», explicó Azucena Pérez, portavoz de la Asociación Española de Enfermos Medioambientales.

Ejemplo de Zaratán

La empresa Diesel Services se constituyó en marzo del 2012 y tiene su sede en Vigo (Pontevedra). En marzo de este año, el Ayuntamiento de Zaratán denegó a esta mercantil la licencia para instalar una estación de servicio en un solar situado en el Camino Arrieros 1.

El rechazo administrativo se realizó después de que Ecologistas en Acción presentasen un recurso de reposición contra dicha autorización.

El Ayuntamiento de Zaratán apeló entonces a sus potestades administrativas «de tutela del interés público» para suspender definitivamente la licencia. Además, consideró que «tal ha sido la alarma social generada en el municipio, que la Corporación en Pleno, por unanimidad, (...) se ha visto obligada a la posterior Modificación del Planeamiento General».

En su resolución, el Consistorio también fijó la cantidad indemnizatoria máxima de 9.357 euros, por los proyectos técnicos de la solicitud, y le devolvió las tasas cobradas.

Estación muy cerca de las casas

Con el megáfono en mano y a la cabeza de la marcha, Azucena Pérez justificaba la movilización vecinal por los riesgos que puede acarrear la instalación de esta nueva gasolinera en el solar donde hasta hace unos años había un auto de lavado para vehículos.

«Entonces ya nos quejamos que el mismo estaba muy cerca de las viviendas. Los componentes químicos e industriales de un lavadero forman un cóctel nocivo para la salud, porque lo estamos respirando todo el día. No hay un precedente de una estación de servicio que esté tan cerca de las viviendas como será nuestro caso», explicó.

Para la representante de la Asociación Española de Enfermos Medioambientales «no es comprensible que el Ayuntamiento haya autorizado una gasolinera cuando en la zona operan ocho. Nadie entiende que sea un negocio».

Se refiere a instalaciones en la avenida de Madrid, la de Daniel del Olmo y de la avenida de Zamora. Todas ellas en el polígono de Argales. «No entendemos como el concejal de Urbanismo, Manuel Saravia, dijo que había priorizar la salud de los vecinos y se autoriza», se lamenta Azucena Pérez.

El edil, que se entrevistó con los vecinos este verano, les trasladó el contenido del informe técnico, en el que se asegura que la Administración municipal no puede negarse a conceder la licencia "al ser un acto reglado" y conforme a la normativa del PGOU anterior.

Fotos

Vídeos