Cada vallisoletano gasta una media de 64 euros al mes en compras por Internet

Tecla con el símbolo de un carrito de la compra./Fotolia-AdobeStock
Tecla con el símbolo de un carrito de la compra. / Fotolia-AdobeStock

El comercio electrónico crece el 25% en un año, con especial incidencia en viajes, ocio y moda

Víctor Vela
VÍCTOR VELAValladolid

Casi 64 euros. Para ser precisos, 63,9. Es el dinero que, de media y según la estadística, gasta cada vallisoletano al mes en compras y operaciones a través de Internet. Es el dinero que se mueve en la provincia de acuerdo con las estimaciones realizadas a partir de datos de la Comisión Nacional de Mercados de Valores (CNMC), el organismo público que calcula el peso que el comercio electrónico tiene en la economía nacional.

De acuerdo con sus últimos datos actualizados (pertenecen al primer trimestre de 2017), los movimientos ‘online’ continuaron con su tendencia creciente (y sin freno) hasta alcanzar los 6.700 millones de euros. Esta cifra, trasladada a la realidad vallisoletana, en función de su número de vecinos, arroja un volumen de 75,6 millones de euros durante esos tres primeros meses del año. O lo que es lo mismo, 25,2 millones al mes. Si lo repartimos entre todos los habitantes de la provincia, salimos a una media de 63,9 euros por persona. Puede parecer mucho.

¿Casi 64 euros gastados a través de Internet? Piense, por ejemplo, en que es poco más que un viaje de ida y vuelta en Ave a Madrid (vale 59,70) a través de la página web de Renfe. O que es como dos entradas para ver a Diana Navarro en febrero en el Calderón. Opiense en ese hotel que reservó a través de la web, o en esa casa de alquiler, o en ese vuelo ‘low cost’ o en esas entradas para el cine que compró por el móvil, o en ese vestido que vio en la tableta y compró para probárselo en casa. Piense en esos regalos que compró en el ‘black friday’ o para Reyes y lo hizo a través de Internet. Opiense en los pedidos que se generan entre empresas. A lo mejor esos 64 euros ya no parecen tanto dinero.

Es verdad que todavía hay gente que no ha sucumbido a la venta cibernética, pero cada vez es menos. De acuerdo con una encuesta del Instituto Nacional de Estadística (INE) sobre equipamiento y uso de tecnología de la información, el 52,3%de los castellanos y leoneses han realizado alguna vez una compra a través de Internet. Más de la mitad de la población, en la comunidad autónoma más envejecida de España. Es verdad que la tendencia es más habitual entre las personas jóvenes, pero también los mayores se apuntan a este nuevo canal de venta. De acuerdo con esta encuesta del INE, el 19,8% de los habitantes entre 65 y 74 años (uno de cada cinco)ha comprado a través de Internet.

El porcentaje sube hasta el 33%(uno de cada tres)entre los que tienen de 55 a 64 años y es mayoría en los tramos de edad más jóvenes.El pico se halla en las personas que tienen entre 25 y 34 años. Allí, el 83%de los encuestados asegura haber realizado alguna compra a través del comercio electrónico. Destaca el hecho de que el porcentaje es superior en los municipios de mediano tamaño (entre 10.000 y 20.000 habitantes)que en las grandes ciudades. Tal vez porque en muchos casos se tratan de localidades del entorno de las capitales con más población joven (como Arroyo), pero también puede deberse a que los núcleos más pequeños no disponen de una red de comercio tan amplia como las ciudades y, por eso, el escaparate que ofrece Internet es más utilizado.

El concejal de Hacienda y PromociónEconómica, Antonio Gato, entiende que este es un escaparate (el virtual) que deben rentabilizar las empresas vallisoletanas como vía complementaria para ofrecer sus productos. El próximo plan de apoyo al comercio así lo entiende e incluirá medidas para fomentar las ventas ‘on line’ entre los negocios de Valladolid. La idea presentada en la feria del stock del año pasado (en marzo) de crear una plataforma conjunta por parte del pequeño comercio para vender a través de Internet se ha aparcado, al no contar con suficiente respaldo por parte del comercio de proximidad por las complicaciones logísticas que podría suponer.  

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos