Valladolid se convierte en ciudad ‘low cost’ de gasolineras con una decena en 18 meses

Gasolinera de bajo coste en el polígono de San Cristóbal.
Gasolinera de bajo coste en el polígono de San Cristóbal. / RICARDO OTAZO

Aunque la mayoría se han instalado en polígonos, los vecinos rechazan su ubicación urbana

Jorge Moreno
JORGE MORENOValladolid

En año y medio, la capital vallisoletana se ha convertido en una ciudad de gasolineras ‘low cost’, gracias a la legislación que facilita este tipo de estaciones de suministro de combustibles. Con esta normativa, los proyectos de estas pequeñas industrias no tienen tantas dificultades administrativas en los servicios municipales, puesto que se convierten en meros puntos de distribución a partir de dos postes, generalmente, de suministro para gasolina y gasóleo. Apenas se solventan los requisitos de las licencias ambientales y de movilidad en los accesos viarios, los técnicos proceden a conceder el permiso. Y en tres meses, pueden estar listas.

Las autorizaciones que ha dado la Concejalía de Urbanismo se han hecho en este año y medio en la mayoría de los casos en parcelas calificadas como suelo industrial, aunque no estaban habilitadas para un uso de distribución de carburantes, lo que ha conllevado la revisión de los proyectos.

Este ‘desembarco’ ha venido protagonizado por dos grupos: el valenciano de Gasexpress, y el de La Estrella de Qatar. La primera inició su actividad en toda España en septiembre del 2013, pero hasta el pasado año no aterrizó en Valladolid, donde ya cuenta con tres (avenida de Burgos 82; Arca 7, y avenida de Zamora 51).

Por lo que se refiere a la segunda, Qatar arrancó en enero del 2015 con una estación automatizada en el polígono de Las Raposas (calle Santiago López González, 17), y ha continuado su expansión este año con otras dos, en Pinar de Jalón (Teide, 8) y en el polígono de San Cristóbal (Turquesa, 71). Se da el caso que este último punto se encuentra a menos 300 metros de otra gasolinera propiedad del grupo petrolero portugués Galp.

A este ‘rosario’ de establecimientos de nuevas estaciones se han sumado también las empresas Tencar y Especial Oil. Las dos se han instalado este semestre pasado en el polígono de San Cristóbal (calle Cromo 50, e Hidrógeno 83, respectivamente.

Esta semana, los precios para gasóleo que habían comunicado a Industria marcaban en casi todas ellas de 0,969 euros. En el caso de los grupos petroleros, el litro está a 1,019. La gasolina de 95 está a 1,079 euros, y a 1,139 en las grandes compañías.

Otras dos empresas han solicitado en todo este periodo de tiempo permiso para levantar dos estaciones ‘low cost’ más en los barrios de Parque Alameda y Arcas Reales. La primera, en la carretera de Rueda 188, fue paralizada por el Ayuntamiento, pero esta semana el Tribunal Superior de Justicia se pronunció a favor, después de que la mercantil Viñedos Monte la Reina S. L. solicitase la licencia en 2015.

La segunda, en Arca Real 111, fue solicitada por la empresa Diesel Services & Trucks 2012 S. L. y hace dos semanas han comenzado las obras en el solar de un antiguo lavadero. Los vecinos se oponen argumentando la corta distancia a las viviendas.

Desde la Concejalía de Urbanismo, que dirige Manuel Saravia, la respuesta que se da a este proceso es que muchas de las estaciones se solicitaron con arreglo a la normativa urbanística anterior.

Desde el año pasado, el PGOU de la capital impide levantar estas gasolineras a una distancia inferior a 50 metros de zonas residenciales. Esta limitación entre los surtidores y los depósitos con las parcelas residenciales figura también en otros municipios como Vitoria. Con esta modificación se pretendía reducir los posibles efectos por explosiones e incendios.

También en la provincia

El despliegue de estas unidades de suministro de carburante se ha intentado también en los pueblos del entorno a la capital. En Arroyo, el Ayuntamiento denegó el pasado año a la empresa Verbania Servicios Inmobiliarios S. L. la instalación de otra estación de combustible en la avenida de Salamanca (parcela 29 del SAU 4).

Por su parte, el Consistorio de Zaratán, también el pasado mes de marzo, rechazó otra instalación ‘low cost’ en la calle Arrieros 1, que promovía la empresa Diesel Services & Trucks 2012, la misma que ha obtenido la licencia para Arca Real 111 en Valladolid. Ecologistas en Acción presentó en Ayuntamiento un recurso a esta estación en suelo urbano, por los riesgos que generaba.

Más control

Desde la Asociación Provincial de Estaciones de Servicio de Valladolid, que agrupa a las gasolineras que distribuyen combustible de grupos petroleros (Repsol, Cepsa, Shell o Galp) se pide a las administraciones que vigilen más a este tipo de gasolineras.

Su presidente, Horacio San Segundo, dice que «la mano de obra cuesta y, como mínimo, aunque estén automatizadas, tienen que tener tres empleados en plantilla, dos por turno y uno para descansos o fines de semana. Si nosotros tenemos que pagar un sueldo con costes además de la Seguridad Social de unos 2.300 euros al mes, con las pagas extras, por trabajador, las cuentas no me salen. A no ser que la retribución de los empleados no esté sometida al convenio estatal, que es el que tenemos el resto».

Desde la Asociación se llama la atención sobre que estas estaciones tampoco disponen de tiendas para vender prensa, alimentos o bebidas, que suponen al menos el 15% de la facturación anual. Por otro lado, San Segundo añade que el combustible que «nosotros suministramos es diferente al de ellos, ya que contiene aditivos que tienen un coste y mejoran el rendimiento del motor».

Fotos

Vídeos