Valladolid atiende a 140 refugiados

Valladolid atiende a 140 refugiados

El Ayuntamiento pide al Gobierno más capacidad de acción para reforzar sus líneas de ayudas

Víctor Vela
VÍCTOR VELAValladolid

Los últimos datos actualizados que maneja la concejalía de Servicios Sociales dicen que en la capital hay 140 personas refugiadas que reciben atención, en las fases de acogida e integración, a través de las entidades autorizadas –Accem, Cruz Roja y Procomar–, con la colaboración del Ayuntamiento. Son cifras desveladas dos años después del acuerdo de la UE(el 26 de septiembre)para acoger a un número determinado de refugiados que, en España serían 17.337, número del que en estos 24 meses solo se han reubicado 1.983. Accem –organización que trabaja en Valladolid desde 2015 en la atención a personas refugiadas– explica que durante este periodo de tres años de funcionamiento ha prestado ayuda a 444 personas dentro de su sistema de acogida e integración para solicitantes y beneficiarios de protección internacional. De ellas, 14 (seis menores) forman parte de ese contingente de reubicación.

El Ayuntamiento –que forma parte de una red de municipios de acogida– ha reclamado al Gobierno más protagonismo en el proceso de atención e integración. «Disponemos de los recursos, pero no recibimos información directa del Ministerio sobre la llegada de personas refugiadas», explica Rafi Romero, concejala de Servicios Sociales, quien añade que la situación en Valladolid«funciona bien por la estrecha relación que hay entre el Ayuntamiento y las entidades con las que el Ministerio trabaja de forma directa». «Nuestra oferta está ahí, como demostración de que se puede hacer más. Y que si no se hace, es por falta de voluntad política desde el Gobierno», apunta Romero. La intervención municipal colabora con la cesión de pisos para el alojamiento, la celeridad en el proceso de empadronamiento (para facilitar el acceso a la sanidad pública)o la elaboración de informes que otorguen el derecho a determinados servicios, como ha ocurrido este verano con las piscinas municipales.

En la actualidad, la capital –de acuerdo con los datos del Consistorio– presta ayuda a 59 personas (31 hombres y 28 mujeres; 38 adultos y 21 menores)en la primera fase de acogida, durante los primeros seis meses. Además, otras 81 personas refugiadas perciben atención en una segunda fase de integración (41 hombres y 40 mujeres, 56 adultos y 25 menores). La mayor parte son núcleos familiares, solo hay siete personas que llegaron a España solas.Y proceden de países como Venezuela y Siria (las nacionalidades más habituales), pero también Palestina, El Salvador, Pakistán, Costa de Marfil, Georgia, Ucrania, Camerún, Rusia o Ucrania.

Daniel Duque es responsable autonómico de Accem, entidad que desde hace 25 años trabaja en la atención a personas refugiadas en León y que desde 2015 ha extendido su acción a Valladolid, donde dispone de 36 plazas para esa fase de acogida que corresponde con los seis primeros meses. Durante ese tiempo, la persona refugiada (aún sin permiso de trabajo) recibe todo tipo de ayuda, con clases de español desde el primer día, asesoramiento jurídico, encuentros con psicólogos y acompañamiento sanitario y de educación, por ejemplo, para escolarizar a los menores o la homologación de títulos. Pasados seis meses se accede a una segunda fase de integración, en la que los propios beneficiarios ya se encargan del alquiler de su vivienda y se camina hacia la autonomía personal.Al año de su estancia en España se profundiza en la senda hacia la plena autonomía, como explica Natalia Martín, referente del programa de refugiados de Cruz Roja. Esta ONG –que históricamente ha prestado atención a este colectivo– decidió en marzo de 2016 crear un servicio específico en Valladolid para trabajar con personas refugiadas. En su caso, atienden a 74 personas (veinte familias).

Dificultad de empleo

La dificultad viene cuando concluye ese plazo de atención de 18 meses (ampliable a 24 en casos de extrema necesidad),ya que las personas refugiadas han de desenvolverse en una sociedad golpeada por la crisis donde no es fácil hallar empleo, por lo que muchos de ellos son perceptores de la renta garantizada. Duque alerta además de la lentitud en la resolución de solicitudes de asilo (han crecido el último año en España),lo que hace que haya personas que tarden en acceder a las fases de intervención. Accem atiende en la actualidad a 70 personas más  en esta primera acogida previa.  

Fotos

Vídeos