Urbanismo concedió en 2017 las mismas licencias (499) que en los cuatro años anteriores

Construcción de una nueva promoción de viviendas en la capital./RODRIGO JIMÉNEZ
Construcción de una nueva promoción de viviendas en la capital. / RODRIGO JIMÉNEZ

El repunte de la construcción duplica la recaudación por el impuesto de obras

Víctor Vela
VÍCTOR VELA

La grúas han vuelto a la capital y el repunte en la concesión de licencias (y en la posterior construcción de viviendas) tiene consecuencias directas en los indicadores económicos. La última cifra es la que acaba de ofrecer la concejalía de Hacienda y Promoción Económica, que desvela que la recaudación por el impuesto de construcciones, instalaciones y obras (ICIO) permitió ingresar durante el año 2017 hasta 5,2 millones de euros por este concepto, el doble de lo presupuestado en un primer momento, puesto que la previsión inicial era de 2,6 millones. Las arcas municipales se han beneficiado así de una recuperación constructiva que tiene su mejor termómetro en la concesión de licencias.

Durante el año pasado, la concejalía de Urbanismo tramitó permisos para edificar 499 viviendas, una cifra exacta –durante los últimos doce meses– al número de viviendas construidas durante los cuatro años anteriores (entre 2013 y 2016), lo que permite volver a niveles de construcción similares a los del año 2009, cuando el Ayuntamiento concedió licencias para 506 pisos, antes de que la crisis del ladrillo estallara con toda su crudeza y alcanzara sus mínimos en 2015, con apenas permisos para levantar 96 casas.

El concejal de Urbanismo, Manuel Saravia, ha subrayado el hecho de que la mayor parte de las licencias concedidas durante el año 2017 (siete de cada diez )se hayan otorgado después de la aprobación inicial del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) en julio, «pese a que la oposición decía que se paralizarían las licencias». Del total, el 72% de las viviendas se han proyectado en piezas urbanísticas en desarrollo (parcelas nuevas). Esto se nota, especialmente, en las viviendas unifamiliares (75, el 15% del total), que pusieron durante el año pasado el foco en La Galera (al norte de la ciudad, con 26 casas) y El Peral (al sur, con 24).

Respecto a las promociones en bloques, la más importante, con 82 viviendas, coincide con una promoción de pisos protegidos (la única en todo el año, pues el resto es de promoción libre)en Los Viveros. Sin embargo, el barrio con mayor actividad constructiva es Parquesol, donde se ha otorgado licencia para dos promociones de 53 y 48 pisos, respectivamente (101 viviendas). Le siguen 56 en Ariza, 18 en Pinar de Jalón, 16 en la plaza del Ejército, 20 en la de San Bartolomé, 15 en la carretera de Burgos y 10 en Santa Lucía.

La actividad constructiva se ha completado con seis licencias para rehabilitación («muy pocas», como reconoce Manuel Saravia), aunque a esta cifra habría que sumar las que se otorgan para la instalación de ascensores (16 en los dos últimos meses) y las rehabilitaciones vinculadas con la actuación municipal de las 126 viviendas del 29 de Octubre, cuya primera fase ya está en marcha. Además, se tramitaron permisos para 50 naves industriales, cuando en el año 2016 fueron 26. Esta mejoría en el sector tiene también su reflejo en el mercado de trabajo.De acuerdo con las últimas cifras publicadas por Ecyl (el servicio de empleo de Castilla y León), el paro en la construcción se situaba, en el mes de noviembre, en 2.320 personas. En noviembre de 2013 (el año con la mayor tasa de paro en la provincia), el número de desempleados vinculados con este sector era de 6.167. La diferencia en este tiempo es de 3.847 personas.

Subida de precios

El alcalde, Óscar Puente, se ha mostrado esperanzado con estas cifras de recuperación del empleo y de la construcción que confía en que se consoliden a lo largo de este 2018. Como contrapartida, el precio de la vivienda ha comenzado a subir, de nuevo, después de una larga temporada de contención. El valor tasado de una vivienda libre durante el tercer trimestre de 2017 (último dato oficial publicado por el Ministerio de Fomento)se situaba en 1.168,6 euros por metro cuadrado, lo que consignaba una variación anual del 2,5%. El precio se mantiene más o menos estable desde finales de 2013 (coincide justo con ese tiempo de menor actividad en la construcción) y anda lejos de los máximos del primer trimestre de 2007, cuando se alcanzaron los 1.691,6 euros. Otro indicador vinculado con la actividad inmobiliaria es el de la concesión de préstamos hipotecarios, que ha vivido un ligero repunte durante los últimos años, aunque se encuentra todavía lejos del fervor vivido durante el primer decenio de este siglo, con años en los que se llegaron a conceder hasta 12.749 préstamos para viviendas (ocurrió en 2006). Hasta octubre de 2017 (último dato disponible)se habían firmado 2.645 hipotecas, con lo que presumiblemente se superará la cifra de 2.733 de 2016 y se conseguirá el cuarto año consecutivo de subidas en la concesión de hipotecas desde 2014. Lo que sí que se ha desplomado de una forma brutal es el importe medio de los préstamos solicitados para adquirir una vivienda. El valor medio de los créditos hipotecarios durante el año 2017 se situó en 92.247 euros, una cifra similar a la del año 2009, aunque alejada del máximo, que se alcanzó en 2007, cuando las familias se hipotecaban, de media, en 138.470 euros para hacer frente a la compra de una vivienda.

Punto de inflexión

El concejal de Hacienda, Antonio Gato, entiende que este incremento de la recaudación por el impuesto de obras ha marcado un punto de inflexión en 2017, con un repunte de la recaudación, a pesar de que durante ese año se incorporaron diversas bonificaciones, como a las reformas para acceso de discapacitados, o para las obras que se acometen con especial interés para el fomento del empleo o en edificios históricos y culturales. Para este 2018, este impuesto se mantendrá inalterable, como el resto de los tributos municipales que, como norma general, permanecerán congelados durante el año que ahora comienza. Pese a esta mejora, lejos quedan aquellos años en los que las arcas municipales llegaron a recaudar hasta 12,2 millones de euros vinculados a la actividad constructiva (ocurrió en el año 2007).

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos