Un treintena de militares de Santovenia regresan el día 15 tras pasar siete meses en Letonia

Cena de Nochevieja de 2017 de los militares españoles desplazados a Letonia. /EL NORTE
Cena de Nochevieja de 2017 de los militares españoles desplazados a Letonia. / EL NORTE

El personal de la Aalog 61 ha vivido el final de año en una base de la república báltica, durante una misión de la OTAN

Jorge Moreno
JORGE MORENOVALLADOLID

Los 34 militares pertenecientes a la Agrupación de Apoyo Logístico 61 (Aalog), que trabajan en la base del Empecinado de Santovenia de Pisuerga, comenzarán a regresar en los próximos días de la misión que la OTAN encomendó al Ejército de Tierra español en Letonia, en donde han realizado durante los últimos siete meses labores de apoyo y mantenimiento a las unidades internacionales desplazadas cerca de la línea fronteriza con Rusia.

La presencia militar en esa zona del continente europeo fue justificada en junio de 2017 por el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, como "el mayor refuerzo de nuestra defensa colectiva desde el final de la Guerra Fría". Stoltenberg dijo además que "demuestra la unidad y solidaridad de la OTAN y envía un poderoso mensaje: nuestra Alianza se mantiene como tal y un ataque contra un aliado será considerado como un ataque a todos", en referencia a los despliegues militares de Rusia en ese área.

Los miembros del grupo vallisoletano, a cuyo mando se encuentra el comandante de Artillería, Francisco Martínez, se han encargado de trasladar y revisar vehículos de combate Leopardo, de Infantería Pizarro, aviones no tripulados y morteros, que se embarcaron el pasado mes de junio en el puerto de Vigo, y que viajaron hasta el de Riga.

«Además de nuestro trabajo de mantenimiento, la labor ha consistido en plasmar la presencia en Letonia de unidades en un país que es también miembro de la OTAN. Hemos seguido manteniendo durante casi un año el nivel de adiestramiento que veníamos realizando en España. Esta ha sido una misión en suelo europeo muy diferente a la que hacen las Fuerzas Armadas en zonas de conflicto como Irak, Afganistán o Líbano», explicó el comandante Martínez, que recordó que el contingente desplazado ha tratado de mejorar las estructuras de una antigua base militar soviética en Letonia, en la que conviven más de un millar de militares de países como Polonia, Eslovenia, Albania, Italia y Canadá, que lidera el batallón internacional.

El trabajo de los miembros de la Aalog 61 ha servido para mejorar las instalaciones de residencia de los militares desplazados, un material que ha sido aportado por los distintos países de la Alianza Atlántica.

Nochevieja con la uvas

La frontera de la base de Letonia, situada en la ciudad de Adazi, está a unos 200 kilómetros de Rusia, y a 35 de Riga, la capital letona. El país báltico tiene unos 2.070.371 habitantes en una superficie de 64.589 kilómetros cuadrados. A pocos días de su regreso a España esta quincena, los militares de Santovenia pasaron la Nochevieja junto otros españoles de una unidad de Badajoz.

«Tomamos las tradicionales uvas, y seguimos las doce campanadas de la Puerta del Sol por la televisión. Además tratamos de que cenar con un menú lo más español y navideño posible. Es cierto que algunos lo han vivido con cierta tristeza, por estar a mucha distancia de sus familias e hijos, pero a la vez la alegría se notó porque está ya más cerca el regreso a Valladolid y España», explicó el comandante Martínez.

Durante los más de 200 días de esta misión, algunas de las familias de Valladolid aprovecharon el pasado verano para viajar hasta Riga, donde pudieron compartir horas concedidas por los permisos a los militares. En la base de Letonia hay desplazados alrededor de 1.100 militares de varios países, de los cuales 330 son españoles.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos