Los trabajadores de Auvasa decidirán el jueves 27 si apoyan los paros durante las Ferias

Una de las últimas asambleas de trabajadores de Auvasa. /EL NORTE
Una de las últimas asambleas de trabajadores de Auvasa. / EL NORTE

CC OO y CTA rechazan la alternativa de CSIF, y optan por que se pronuncie la plantilla

Los más de 350 trabajadores de la empresa municipal de transportes (Auvasa) serán convocados a una asamblea general la próxima semana, en la que no solo recibirán información de las recientes conversaciones con la dirección de la compañía y responsables del Ayuntamiento, respecto a la negociación del convenio colectivo y el calendario laboral para 2018, sino en la que deberán pronunciarse abiertamente sobre si apoyarían medidas de protesta coincidiendo con las Ferias de Valladolid a inicios de septiembre.

Una convocatoria de asamblea que se decidió ayer a primera hora de la mañana, durante el Pleno del Comité de empresa, en el que están representados los sindicatos CC OO, CTA, CSIF y UGT. En la reunión, las dos primeras organizaciones rechazaron la propuesta de CSIF, que se presentó al Ayuntamiento esta semana, y en la que se planteaba la aplicación paulatina en cinco líneas (9, 15, 16, 18, y 19) de la media hora de descanso dentro de la jornada de ocho horas diarias que tienen los conductores.

La ejecución de una sentencia del Tribunal Superior de Justicia (TSJ), que lleva más de cinco años de retraso con arreglo a la normativa europea y nacional del transporte, es el principal motivo de las diferencias que ha generado el conflicto laboral en la empresa.

La asamblea se convocaría a las 11 de la noche, hora en la que acudiría el mayor número de empleados, a pesar de que el 25% de la plantilla se encuentra de vacaciones esta segunda quincena del mes de julio.

En el encuentro del comité de ayer, representantes de Comisiones y CTA reprocharon a CSIF que hubiera presentado al Ayuntamiento y a los grupos políticos municipales una propuesta sin haberla consensuado por este órgano de representación.

Por su parte, los delegados de CSIF argumentaron que su intención «era buscar una alternativa que desbloquee la negociación», y contrarrestar la intención del Ayuntamiento de partir la jornada a los conductores, manteniendo así el derecho a los 30 minutos de descanso.

Los delegados independientes entregaron al resto de grupos municipales también su propuesta, en la que se incluía además la posibilidad de distribución del calendario de trabajo anual, de vacaciones y de descansos en los que se mantenía la jornada continua.

El comité ha venido proponiendo a la dirección de la empresa que la aplicación de los 30 minutos se pudiera realizar en las cabeceras y finales de las líneas, o mediante el fraccionamiento en periodos de 15 minutos dentro de cada jornada.

Sin avances en las propuestas

La falta de acuerdo en el seno del comité, y la decisión del Ayuntamiento de partir la jornada ante esta situación, determinarán que en la asamblea de la próxima semana se pida a la plantilla un pronunciamiento sobre si se convocar o no protestas en septiembre.

La semana que viene, se convocará un nuevo Consejo de Administración de Autobuses Urbanos de Valladolid en el que se presentará el informe de la partición de la jornada. El Ayuntamiento pretende acelerar el proceso legal de descuelgue del convenio, para evitar que se sigan generando más reclamaciones futuras por la media hora.

En septiembre, varios juzgados de lo Social verán las primeras de las más de 300 demandas de reclamación, con una media de unos 65 días por conductor, por los tiempos de descanso no disfrutados en los últimos cinco años. En caso de tener que abonarse, supondría para el Consistorio 1,7 millones de euros.

Petición de 12 días

Durante la jornada de ayer, los representantes de los trabajadores mantuvieron otras dos reuniones con el gerente, Andrés Bernabé, en las que se analizó una propuesta de calendario de servicio para 2018.

En este caso, la novedad más significativa fue la presentación por parte de la empresa de un calendario mediante el cual Auvasa exige a sus conductores 12 días de descanso al año ‘marcados’.

Con esta fórmula, la dirección podría llamar por necesidades del servicio a cualquiera de los chóferes de una lista para que acudieran a trabajar. La asistencia se haría para casos de absentismo por fallecimientos, nacimientos, matrimonio, o en otras «situaciones anómalas».

Esta propuesta ha vuelto a encender los ánimos entre la plantilla, ya que la empresa ofrece día por día sin que haya compensacióna cambio (ni económica o de descansos).

En este sentido, fuentes del comité de empresa recuerdan que el Ayuntamiento «no aplica este esquema en otros departamentos municipales, como la Policía Municipal o el Servicio de Limpieza, en donde el trabajador que acude para resolver esa incidencia en el servicio, tiene una contrapartida por alterar su calendario habitual de trabajo».

Los representantes sindicales señalaron además que hasta hace unos meses los conductores acudían «con buena voluntad» a las llamadas de la empresa cuando había necesidades en el servicio.

«Ha sido cuando los trabajadores hemos decidido no hacerlo, ya que es voluntario, ante el bloqueo de la negociación del convenio y la falta de avance, cuando se han dado cuenta de que esto hay que corregirlo mediante la inclusión de la obligación de’ reservar esos 12 días al año de los descansos», explican fuentes del comité. Auvasa justifica la medida para seguir prestando el servicio regular según la demanda de los usuarios.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos