Stop al ruido

Jaime, David y Carlos en el LAVA, donde han instalado sus soluciones acústucas. /L. N.
Jaime, David y Carlos en el LAVA, donde han instalado sus soluciones acústucas. / L. N.
David Llorente y Carlos del Pozo socios de Absotec, empresa especializada en aportar soluciones integrales de absorción acústuca
Laura Negro
LAURA NEGROValladolid

El ruido les ocupa y preocupa, por ello David Llorente y Carlos del Pozo han puesto en marcha Absotec, una empresa especializada en aportar soluciones integrales de absorción acústica, dirigidas a la eliminación del ruido y la reverberación del sonido en espacios arquitectónicos.

David es arquitecto y Carlos es especialista en gestión comercial y marketing. Durante once años trabajaron juntos en una empresa de construcción, donde compartieron proyectos, destinos laborales y una gran amistad. La empresa inició un ERE y ambos decidieron acogerse a él de forma voluntaria. «Teníamos inquietudes emprendedoras. La relación con nuestra anterior empresa era y sigue siendo perfecta, pero vimos que era el momento oportuno para iniciar nuestro propio proyecto», explica Carlos.

Su intención era seguir vinculados al sector de la arquitectura y del diseño. Pronto se dieron cuenta de que el ruido era una problemática real para muchas empresas y ahí encontraron su nicho de negocio, aunque en primera instancia parecía algo arriesgado. «Sabíamos de la existencia de materiales fonoabsorbentes que se aplicaban en otras industrias como la aeronáutica o la automoción. Nosotros hemos adaptado esos materiales al sector de la construcción y la decoración para crear lugares y espacios confortablemente acústicos».

Así explican el nacimiento de su empresa Absotec, cuya marca ya tienen registrada. Ambos capitalizaron su paro al 100% para poder poner en marcha su proyecto e invirtieron gran parte de sus ahorros. «Empezamos totalmente de cero. Tuvimos que crear la imagen, nuestro decálogo, redactar los contenidos de la web, hacer las presentaciones, desarrollar el producto… Fue un año de intenso trabajo, pero en el que ya muchos clientes confiaron ciegamente en el producto», relatan.

Emprendedores.
David Llorente (37), arquitecto; y Carlos del Pozo (37),experto en Gestión Comercial y Marketing.
Fecha inicio de actividad.
enero de 2016.
Contacto
Camino Viejo de Simancas 12. 47008 Valladolid.www.absorcionacustica.com. Telf: 691 407 075. mail: solucion@absorcionacustica.com

Su amigo, el periodista Jaime Usunáriz, se incorporó al proyecto en enero de 2017. Contaba con una larga experiencia en departamentos de comunicación de diferentes empresas y confiaron en él para gestionar la imagen de marca de Absotec. «Conocía el proyecto empresarial, veía su enorme potencial y toda la ilusión que mis amigos habían puesto en sacarlo adelante. Así que dejé la empresa en la que trabajaba para hacerme autónomo y formar equipo con ellos», relata este periodista que, como sus amigos, se ha beneficiado de la reducción en la cuota de la Seguridad Social.

A lo largo de estos 20 meses de andadura, Carlos, David y Jaime han concluido con éxito más de 120 proyectos de absorción acústica para pymes, grandes cuentas y también para la administración.

«Empezamos de cero y en poco tiempo estábamos trabajando con importantes grupos nacionales e incluso con el Ministerio de Defensa», explica Carlos. «Hace unos meses participamos en CasaDecor de la mano de los arquitectos e interioristas más reconocidos del panorama europeo. Allí acondicionamos acústicamente dos de los espacios más significativos de esta muestra de interiorismo como son el Auditorio CasaDecor, diseñado por la arquitecta Izaskun Chinchilla; y los salones del restaurante del decorador Manuel Espejo. Dos trabajos demuestran cómo nuestros materiales fonoabsorbentes, pueden integrarse en los entornos más vanguardistas y exigentes», añade.

La confianza es la base de su relación con los clientes, a los que siempre ofrecen un estudio acústico y una propuesta técnica sin compromiso. «Polideportivos, centros educativos y sanitarios, oficinas, restaurantes y ‘call centers’ son lugares idóneos para instalar nuestros paneles de absorción acústica, que son económicos, efectivos y estéticos. El resultado en todos los casos es satisfactorio y el montaje no requiere obras. Todo es personalizable en cuanto a la geometría, acabados, colores y tamaños», cuenta David. Uno de sus casos de éxito es el Laboratorio de las Artes de Valladolid (LAVA), un espacio muy reverberante y con un elevado nivel de ruido.

«Confiaron en nosotros porque ofrecimos una solución que respetaba la arquitectura y decoración del lugar. La reducción de las reverberaciones ha sido superior al 75%. Era un espacio infrautilizado y después de la intervención, se puede aprovechar para la celebración de todo tipo de eventos», nos cuenta Jaime.

Absotec da trabajo a cinco personas de forma indirecta. «La nuestra es una empresa socialmente responsable ya que hacemos labor de divulgación sobre la importancia para la salud de una vida sin ruido», añaden estos emprendedores, que han firmado un acuerdo de colaboración con la Fundación Ronald McDonald. «No nos dedicamos a insonorizar, sino a crear espacios confortables desde un punto de vista acústico», matizan.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos