Simulacro con buena nota en el IES Conde Lucanor de Peñafiel

Simulacro en el instituto./A. O.
Simulacro en el instituto. / A. O.

Los Bomberos de Peñafiel testan el plan de evacuación del centro educativo

Agapito Ojosnegros Lázaro
AGAPITO OJOSNEGROS LÁZAROPeñafiel

Con muy buena nota se van a marchar de vacaciones de Navidad los profesores y los alumnos del Instituto de Educación Secundaria Conde Lucanor, de Peñafiel. Buena puntuación en materia de seguridad tras el simulacro de incendio que este martes llevaron a cabo con los Bomberos de la Diputación con parque en la localidad. En 2 minutos y 38 segundos los 325 estudiantes del centro fueron evacuados, estando todos en perfecto orden y estado de revista en el patio al salir de las clases una vez que comenzó a sonar la alarma contraincendios. La prueba, concienzudamente preparada por los Bomberos, se intentó que fuese lo más real posible, contemplando todas las posibilidades que se dan en un fuego real.

Lo primero el humo –vapor de agua-, que inundó la planta baja, así como el colapso de una de las salidas. Y a continuación, la evacuación ordenada de los chavales a cargo de los profesores, simulando además el rastreo y rescate de varios alumnos que por distintas circunstancias quedaron dentro del edificio. Uno de ellos huyendo del humo quedó confinado en una sala de la parte alta del centro, mientras que otro simuló sufrir un accidente. El primero fue rescatado con la escala a través de la fachada, y el segundo socorrido en camilla tras ser inmovilizado.

Dos vehículos y 6 bomberos intervinieron en el simulacro, enfocado “a ver si todo el mundo hacía los deberes”, comentó el jefe del servicio de extinción en Peñafiel, Miguel Ángel Pisador, quien explicó que se trata de activar el protocolo de evacuación para que todos los que se encuentran en el instituto “sepan cómo actuar en una situación de emergencia”. Una operación ejecutada en un centro grande.

El resultado fue más que satisfactorio pues todo el mundo actuó como se debe hacer: los jóvenes estudiantes saliendo con orden, los profesores encargándose de que nadie quedase en las aulas e ir cerrando las puertas de las mismas tras ellos, y luego realizar el recuento de los chicos una vez a salvo en el exterior.

Se trata de la primera prueba de estas características que se lleva a cabo en el Conde Lucanor, “y ha funcionado”, destacó Pisador, indicando que “si hacemos más las iremos complicando”. Este primer despliegue fue para testar y “que todo el mundo tome nota, se mejore y se corrija aquello que sea necesario. De eso se trata, de corregir errores”.

Isabel Hernández, directora del IES peñafielense, se mostró muy satisfecha, reconociendo que esa buena nota es el resultado del trabajo realizado en los últimos años con el plan de evacuación, “por lo que los alumnos están concienciados de que en cuanto oyen la alarma realizan el procedimiento que hemos seguido estos años”.

Esta labor de prevención y concienciación “hace que salgan con orden, y por dónde hay que orientarse, y siguen las instrucciones del profesorado”. Aun así, todo es mejorable, y en eso empeñarán sus esfuerzos. “Con la novedad de este año, con un simulacro real, nos hemos dado cuenta de que hay cosas que perfeccionar. Para el curso que viene lo mejoraremos”, señaló Hernández.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos