Siete detenidos y dos investigados por robo de cable del AVE y de fincas agrícolas

Cable de cobre sustraido./
Cable de cobre sustraido.

Queda desarticulado un grupo criminal, estando implicados responsables de una chatarrería

El Norte
EL NORTEValladolid

La Guardia Civil de Valladolid, Unidad Orgánica de Policía Judicial de la Comandancia y el Área de Investigación de la Compañía de la Guardia Civil de Medina del Campo, han culminado la denominada 'operación Lune', desarticulando una organización criminal dedicada al robo de cable de cobre en vía férrea del AVE y explotaciones agrarias, y se han detenido a 7 personas e investigado a otras dos

En la mañana del viernes día 24 de noviembre de 2017, se procedió a la detención de los miembros de la banda, cuando regresaban de dar un golpe en la vía del AVE en el término municipal de Pozal de Gallinas (Valladolid), en donde se habían hecho con unos 800 metros de cableado de energía que da servicio a la vía férrea de ensayos del AVE. El arresto tuvo lugar en Valladolid, tras toda una noche de ‘trabajo’, se encontraban vendiendo el material sustraído en una chatarrería de Valladolid.

La Guardia Civil llevaba tras los pasos de este grupo criminal desde principios del mes septiembre de este año, cuando se dio inicio a la 'operación Lune'. Su botín se cifra en numerosa cuantía, si bien los daños causados en las vías del AVE y a los agricultores son incalculables. En términos absolutos se les acusa, por ahora, de al menos cinco robos en la vía férrea del AVE, en los que habrían sustraído más de 8. 000 metros de cable de catenaria y cable de energía, ocasionando daños en le fibra óptica, en los términos municipales de Olmedo, Medina del Campo y Pozal de Gallinas y hasta el momento otros 47 robos en explotaciones agrícolas, en los que habrían sustraído cable de cobre de transformadores, pivots, casetas y bombas de riego, fundamentalmente en poblaciones del sur de la provincia de Valladolid (comarcas de Tierra de Medina).

'Modus operandi'

Los robos siempre los cometían de madrugada, iniciando su actividad delincuencial una vez que anochecía, llevando a cabo para ello maniobras para detectar la presencia policial, el coche en el que viajaban los integrantes del grupo les dejaba en la zona de la comisión del robo y el ‘chófer’ se alejaba del lugar para evitar ser detectados, permaneciendo en carreteras o poblaciones próximas en vigilancia, posteriormente una vez habían conseguido el botín, regresaba para recogerles y trasladarles a sus domicilios.

En cuanto al material sustraído, principalmente cobre, utilizaban para el transporte furgonetas propias, bien lo transportaban nada más ser sustraído o bien lo dejaban escondido en pinares o zonas de escaso tránsito de personas, para transportarlo en días posteriores hasta la chatarrería donde lo vendían y en la cual les daban cobertura para hacerlo, estando responsable y encargados de la misma también detenidos

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos