El pediatra de Campo Grande denunció el 11 de julio a la Policía que la menor había recibido una paliza

Minuto de silencio delante del Ayuntamiento de Valladolid. / H. Sastre

La madre manifestó a los facultativos de urgencias del centro que llevó a la niña porque tenía los labios hinchados y podía ser una alergia

M. J. Pascual
M. J. PASCUALValladolid

La pequeña de 4 años que ha fallecido como consecuencia de maltrato fue atendida el pasado 11 de julio en el servicio de urgencias de la clínica Campo Grande y fue el pediatra que la atendió quien llamó a la Policía para denunciar que la menor presentaba lesiones propias de un cuadro de malos tratos.

La madre comentó al personal de urgencias de dicho centro sanitario que había llevado a la pequeña porque tenía los labios hinchados y podía sufrir una alergia. Tras una exploración exhaustiva que les puso en guardia, los sanitarios decidieron llamar al centro de emergencias 112, donde les manifestaron que, según el protocolo, debían denunciarlo a la Policía Nacional, y así lo hicieron de inmediato. Un equipo de Mujer Menor se personó en el centro sanitario y abrió el atestado. Al día siguiente, el pediatra fue al juzgado para corroborar la denuncia. En el informe de la Clínica no consta que la niña hubiera sido derivada allí desde ningún centro de salud. Este atestado policial y los informes sanitarios llegaron a la Gerencia de Servicios Sociales de la Junta de Castilla y León desde la Fiscalía de Menores, con fecha del 21 de julio y por la vía ordinaria, no urgente.

La localidad vallisoletana de Pedrajas de San Esteban se encuentra «conmocionada y en shock» por la muerte de una niña de 4 años tras sufrir, presuntamente, malos tratos y abusos sexuales y cuya madre, D.M.G, es vecina de este municipio de unos 3.500 habitantes y se encuentra detenida junto a su pareja. El mismo sentimiento se respiraba ayer en Valladolid, cuyo Ayuntamiento ha expresado su «más firme condena», minutos antes de una concentración realizada a las puertas del consistorio.

Más información

Del cruel suceso se conocen pocas cosas, ya que se encuentra bajo secreto de sumario, sin embargo los servicios sociales municipales y de la Junta no tuvieron hasta poco antes de la hospitalización constancia de la situación del maltrato que sufría la pequeña, que prácticamente fue hospitalizada ya en situación de muerte cerebral, después de haber sido trasladada al complejo sanitario desde el domicilio de su madre, una vez que la central de Emergencias 112 de Castilla y León recibiera una llamada de un hombre, al parecer, la actual pareja de la madre de la pequeña, en la que pedía ayuda sanitaria porque la niña «se encontraba muy mal»

Durante la exploración practicada a la menor por parte de los especialistas médicos en Urgencias se habría comprobado la existencia de posible abuso o agresión sexual. Los sanitarios activaron el protocolo de protección de menores y la Junta de Castilla y León, a través de la Gerencia de Servicios Sociales de la Consejería de Familia e Igualdad, puso de inmediato bajo su tutela a la niña, así como a su hermana mayor, de 12 años, que fue trasladada a un centro de acogida, según confirmaron desde la Junta. A las 10:30 horas, se produjo la parada cardiorrespiratoria de la pequeña.

La madre de las menores, exmilitar de tropa, y su pareja, fueron detenidos al mediodía de jueves por agentes de la Policía Nacional para ser interrogados ante los indicios de agresión que presentaba el cuerpo de la pequeña.

El gran deterioro físico y estado de abandono, las marcas de golpes y falta de higiene que presentaba la niña habría sido detectado al menos cinco días antes de tener que ser hospitalizada de urgencia. Entonces se realizó un primer parte médico y un atestado policial y, durante su declaración, la madre manifestó haber sido víctima de malos tratos psíquicos por parte de su anterior expareja, un ciudadano de origen búlgaro, quien la habría abandonado hacía un par de meses y se habría marchado fuera de España. Ante el testimonio de supuesto maltrato psicológico, el asunto fue derivado al Juzgado de Violencia de Género, que abrió diligencias, aunque posiblemente estas se archivarán porque la mujer se negó a ratificar su declaración inicial.

Fotos

Vídeos