La segunda mezquita de la provincia de Valladolid se abrirá en Rioseco

Abderramane Vacini, Abderrahim Chokrallah y su hijo, junto a la puerta del local que acogerá la mezquita./Miguel García Marbán
Abderramane Vacini, Abderrahim Chokrallah y su hijo, junto a la puerta del local que acogerá la mezquita. / Miguel García Marbán

El lugar de rezo, que llevará el nombre de Ouhoud, se encuentra en un amplio local de la calle Raúl Guerra Garrido

Miguel García Marbán
MIGUEL GARCÍA MARBÁN

Medina de Rioseco tendrá la segunda mezquita de la provincia, después de la que existe en Medina del Campo, y exceptuando las de la capital. Más de 30 vecinos riosecanos y distintos pueblos de la comarca, en la mayoría de origen marroquí, han constituido una comunidad musulmana que está promoviendo la nueva mezquita que, con el nombre de Ouhoud, abrirá sus puertas en un amplio local de 144 metros cuadrados de la calle Raúl Guerra Garrido, junto al parque de la dársena del Canal de Castilla.

Tras llevarse a cabo la firma del contrato de alquiler del local, en estos momentos se están tramitando los pertinentes permisos municipales con la idea de que la nueva mezquita abra sus puertas a primeros del mes de febrero «con el fin de ser un espacio para rezar y para enseñar a los niños el árabe», según explicó el presidente de la nueva comunidad islámica, Abderrahim Chokrallah, quien mostró gran ilusión por la iniciativa, a la vez que destacó que «esta mezquita era una necesidad, ya que cada viernes teníamos que desplazarnos a Valladolid para asistir a los rezos». Chokrallah señaló que «las puertas estarán abiertas a cualquier musulmán que quiera venir a rezar, español o de cualquier otro país».

Permisos

De esta manera la mezquita acogerá los cinco rezos que los musulmanes tiene que realizar cada día, uno por la mañana, otro al mediodía y tres más por la tarde. «Aunque nadie va a dejar de trabajar por venir a la mezquita a rezar, lo hará donde esté y se vendrá cuando se pueda», indicó Abderramane Vacini, vecino de Villagarcía de Campos que es también uno de los responsables de la comunidad musulmana de Medina de Rioseco y su comarca.

Tras recibir los permisos oportunos, se llevarán a cabo las reformas pertinentes para convertir el local, que ya posee varios aseos, en mezquita. Del anterior uso, existe, a la entrada, una pintura al fresco representando la dársena del Canal de Castilla con la fábrica de harinas y que los promotores han pensado conservar como seña de identidad de Medina de Rioseco.

La idea de la nueva comunidad musulmana es que cada viernes, el día sagrado en el Islam cuando, poco después del mediodía se haga la oración comunitaria, se acerque hasta la mezquita de Medina de Rioseco un imán para que pueda dirigir la oración y enseñar a los niños. De hecho la comunidad riosecana estará aconsejada en sus primeros pasos por los responsables de la vallisoletana. Chokrallah y Vacini coinciden al expresar que el deseo de su comunidad es la total integración en una comarca donde la vida les ha traído junto a sus familias «para poder trabajar y ganarnos un jornal». Los dos se manifestaron en contra de todo tipo de violencia y expresaron su deseo de paz, además de resaltar la importancia en nuestros días de la palabra respeto.

La mezquita es fundamentalmente el lugar donde los musulmanes van a rezar. También se utiliza para otras funciones, como lugar de reunión, de enseñanza e incluso de descanso. Su estructura suele ser rectangular para que los fieles puedan situarse en filas mirando hacia la alquibla, es decir, en dirección a La Meca, ciudad santa del islam.

Esta alquibla, u orientación hacia el sureste en España, es indicada mediante una señal fija con una decoración especial (generalmente, en forma de hornacina en la pared) que recibe el nombre de mihrab. A veces es muy suntuosa, como puede verse aún en la que se conserva en la que fue mezquita de Córdoba.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos