Sacyr quiere rescindir el contrato de la planta del supermercado del Val

Supermercado de la cadena DIA, en la planta sótano del Mercado del Val./H. S.
Supermercado de la cadena DIA, en la planta sótano del Mercado del Val. / H. S.

El Ayuntamiento busca una solución y la cadena DIA confirma que quiere mantener la actividad

J. ASUAValladolid

Otro obstáculo en la reciente historia del nuevo Mercado del Val. La empresa Sacyr, adjudicataria de la obra de remodelación de las instalaciones de abastos (ya cobrada) y concesionaria de la planta sótano, donde se asienta un supermercado de cadena DIA, ha solicitado al Ayuntamiento resolver el contrato. Al parecer no le salen los números.

Los responsables de la compañía mantuvieron ayer una reunión con el alcalde, Óscar Puente, y con la concejala de Medio Ambiente, María Sánchez, para trasladarles la intención de deshacerse de este espacio de 1.181 metros cuadrados, que la constructora tiene arrendado a la cadena de distribución. Esta concesión por 16 años se asociaba a la adjudicación de la obra de rehabilitación.

¿Y ahora qué? El equipo de gobierno se tiene que poner manos a la obra de manera inmediata para buscar un encaje legal a esta situación, que tendrán que estudiar el interventor y la Asesoría Jurídica municipal, según adelanta María Sánchez. Una posibilidad sería que el Ayuntamiento recuperara la concesión –habría que negociar en qué condiciones– y que el supermercado siguiera como inquilino del Consistorio. En este sentido, fuentes de DIA aclararon ayer que «la voluntad es mantener la actividad en el Mercado del Val». Vamos, que están satisfechos de cómo está funcionando el negocio.

El contencioso entre Sacyr y el Ayuntamiento de Valladolid viene de lejos.La empresa arrastra una deuda de cerca de 200.000 euros por los gastos de mantenimiento del mercado. Ha sido el Consistorio el que ha tenido que adelantar a los industriales el dinero que debía la constructora. El pasado mes de junio, la Administración Local transfirió 149.000 euros a los comerciantes para saldar los pagos pendientes de Sacyr con las empresas de mantenimiento, seguridad o limpieza. Sin embargo, Felipe González, presidente de los industriales, aseguró ayer que, tras poner el contador a cero, ya vuelven a deber las cuotas de junio, julio agosto y septiembre, en total 68.136 euros. Según los datos facilitados por el Ayuntamiento, Sacyr tendría que pagar mensualmente 19.749 euros en concepto de comunidad, pero la constructora únicamente abona 2.715 al considerar que es la cantidad justa.

Fianza incautada

Esta situación ha llevado al Consistorio a incautarse de la fianza que en su día depositó Sacyr (283.000 euros, según figura en el pliego), mientras los tribunales dirimen el recurso contecioso-administrativo que la compañía ha presentado contra el reparto de los gastos y el reglamento de funcionamiento interno de la instalación. En ambos casos, había solicitado su suspensión como medida cautelar, pero el juez lo ha rechazado.

Ambas partes acordaron ayer abrir una vía de negociación en la que no se perdona, sin embargo, la deuda que acumula Sacyr y que están obligando al Ayuntamiento a poner la mayor parte de lo que le correspondería a la constructora, mientras los industriales se las ingenian con los proveedores para ir abonando las facturas pendientes.

Sánchez espera llegar a una solución. «Lo que pretendemos es asegurar la estabilidad del Mercado del Val», subraya la edil, al tiempo que señala que «no tuvo mucho sentido» sacar un contrato mixto –obra más concesión de un espacio– cuando el que lo va a gestionar no tiene nada que ver con el negocio de alimentación, como es el caso de Sacyr.

La empresa se limitó a confirmar ayer que mantiene conversaciones con el Ayuntamiento de Valladolid «para buscar la mejor fórmula para la gestión futura del Mercado del Val pensando en el beneficio de la ciudad».

Fotos

Vídeos