Los sabores lejanos del té

Natalia, en su establecimiento de Arroyo./L. N.
Natalia, en su establecimiento de Arroyo. / L. N.
Natalia Jorge Rodríguez abandona su trabajo fijo y monta un negocio en torno a la preciada infusión en Arroyo
Laura Negro
LAURA NEGROValladolid

Desde que tiene uso de razón, los buenos momentos los ha celebrado con una taza de té, y en los malos, también se ha visto reconfortada con una buena dosis de esta bebida caliente. Ahora, tras una complicada etapa laboral, Natalia Jorge Rodríguez, una joven de 40 años de Arroyo de la Encomienda, ha emprendido con un negocio que le apasiona y le llena por completo. Hace unos meses ha inaugurado Sabores Lejanos, una tienda de té, infusiones y accesorios, que ha sido muy bien acogida por el público. Toda su vida profesional ha transcurrido en el sector textil, especializada en moda femenina. Durante 19 años trabajó para unos grandes almacenes donde destacaba por sus dotes comerciales. «Soy una vendedora nata. Siempre he sido una número uno en ventas y disfrutaba mucho con el trato al cliente. Estaba contenta pero en la última etapa tenía mucha ansiedad a consecuencia del estrés laboral y vi que mi salud se resentía. No quería dejar de trabajar, porque soy una persona muy activa, pero necesitaba mayor tranquilidad. Decidí dejar mi trabajo fijo y ese mismo día me sentí mucho más liberada y mi salud lo agradeció», expone. Natalia asegura que no hay nada que le haga disfrutar tanto como un buen té. «Lo uso para relajarme y para estimularme. Disfruto con su olor y su sabor y me encanta leer historias, usos y propiedades de esta maravillosa bebida. Así que decidí que ya que era mi pasión, lo mejor que podía hacer era dedicarme a ello profesionalmente», indica. Enseguida comenzó con la búsqueda del local y muy pronto encontró el adecuado para su negocio. «Tenía muy claro que quería emprender en mi pueblo. Es donde me he criado y además, me parecía interesante ofrecer un servicio que aquí no había. Además, la población es joven y es una localidad muy próxima a la ciudad. Vi que instalándome aquí, todo serían ventajas», explica.

A lo largo de toda su aventura de emprendimiento, Natalia se ha encontrado con mucha gente que le ha ayudado con la puesta en marcha de su negocio. Primeramente acudió a la Oficina del Emprendedor de la Diputación Provincial donde le remitieron a www.emprendevall.es, una iniciativa de Sodeva en colaboración con la Asociación de Empresarios del Polígono San Cristóbal dirigida a fomentar la actividad empresarial en la provincia de Valladolid. Ellos le asesoraron sobre los pasos que debía dar para darse de alta como autónoma y los trámites fiscales. «También he recibido un gran asesoramiento desde Mancomunidad Torozos, a la que pertenece Arroyo de la Encomienda», añade. Lo más complicado fue la búsqueda de proveedores. Contactó con varias marcas que le enviaron muestras, catálogos, tarifas y condiciones de venta. «Barajé diferentes opciones, pero cuando conocí Alveus, lo tuve muy claro. Esta marca alemana es otra dimensión en el mundo del té. Sus mezclas son muy proporcionadas y su catálogo de variedades es impresionante con más de 1.300 referencias de todas las plantaciones y variedades del mundo. Alveus me lo puso todo muy fácil, sobre todo a la hora de hacer los pedidos, ya que cuento con la ayuda de un experto sumiller de té», expone Natalia, quien ha solicitado la ayuda para nuevos emprendedores de la Diputación de Valladolid.

En Sabores Lejanos Natalia cuenta con un catálogo de más de 80 variedades de tés, rooibos y tisanas, con los que cubre todas las necesidades. Ella cuida mucho el ‘packaging’ de sus productos, que siempre acompaña la correspondiente etiqueta con el nombre del té, su composición y el modo de preparación, algo que sus clientes valoran mucho. Los sábados prepara tés especiales para que sus clientes los puedan degustar y disfrutar. Los más demandados son el té verde boost and energy, que es especial para deportistas, también el chai negro que es muy digestivo o el té limón fresco que ayuda a regular de forma natural el colesterol.

«El más vendido de todos es el rooibos adelgazante con tés verde y blanco que ayuda a perder peso. Tengo clientes que vienen desde diferentes puntos de Valladolid recomendados por nutricionistas. La verdad es que tener la marca Alveus es todo un reclamo», asegura. En sus estanterías también hay algunas variedades de café en grano, que Natalia ha traído a petición de sus clientes y productos de cosmética natural de La Chinata, una empresa oleícola de Plasencia. Los accesorios para la preparación del té son grandes protagonistas en las estanterías, como tazas, teteras, juegos de té, latas para su conservación. Todos muy prácticos y de alta calidad. Esta emprendedora se apoya mucho en las redes sociales para dar a conocer su empresa y los nuevos productos que pone a la venta. Facebook e Instagram se han convertido en grandes aliados para su negocio. También el blog donde periódicamente publica interesantes noticias sobre el sector del té, pero lo que mejor le funciona es el boca a boca.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos