Reunión bajo la luna llena

Encuentro de los vecinos de Castrodeza, Robadillo, Velliza y Villán de Tordesillas en el Pago de los Navarros/Laura Negro
Encuentro de los vecinos de Castrodeza, Robadillo, Velliza y Villán de Tordesillas en el Pago de los Navarros / Laura Negro

Más de 300 vecinos de Castrodeza, Velliza, Villán de Tordesillas y Robladillo se reunieron al anochecer en un punto equidistante entre los municipios

Laura Negro
LAURA NEGRO

«Un encuentro vecinal importantísimo para la comarca». Así lo ha definido José Antonio González Gerbolés, alcalde de Castrodeza y promotor de la actividad. Al caer la noche el pasado lunes, más de 300 vecinos de las localidades de Castrodeza, Velliza, Villán de Tordesillas y Robladillo se dieron cita bajo la luna llena en el Pago de los Navarros, un punto equidistante de los cuatro municipios en medio de la paramera torozana.

La hora de salida desde cada una de las cuatro localidades estaba marcada a las 20:30 horas. Largas comitivas como la formada por los 138 castrodezanos, salían contentos y expectantes para recorrer los más de tres kilómetros que les separaban del punto de encuentro, donde llegaron una hora más tarde. Un tractor con remolque precedía cada una de las cuatro reatas de vecinos, cargados de sillas y mesas y un refrigerio. Juegos tradicionales y un sogatira hicieron las delicias de todos los andarines y sirvieron para medir sus fuerzas, aunque según informaron los alcaldes «todo quedó en tablas entre los cuatro pueblos».

«Para todos ha sido una gran experiencia y los alcaldes lo hemos vivido con especial satisfacción. Entre los cuatro municipios tenemos un censo que no supera los 500 habitantes y lograr reunir más de 300 personas para una jornada de convivencia es un grandísimo logro», explicó González Gerbolés. «Es una actividad sencilla pero que cumple con el objetivo que buscábamos, la unión vecinal. Queríamos hacer ver que unidos somos mucho más fuertes. Somos pueblos pequeños, con pocos recursos y yendo cada uno por nuestro lado, no conseguimos nada, en cambio, si nos unimos, conseguiremos todo aquello que nos propongamos», añadió el edil castrodezano.

Pequeños y mayores se unieron para participar en esta noche festiva, todo un ejemplo de sana convivencia entre vecinos de poblaciones limítrofes. Desde el pequeño Rubén de 3 años, hasta la más longeva, Goya Bueno, que muy animada, desde Robladillo, no quiso perderse esta noche festiva.

Música, un encierro ecológico, chocolate, pastas y una queimada bajo la luna llena, completaron las actividades. «Esta actividad, que sin duda repetiremos en años venideros, también sirve para reivindicar el arreglo de los caminos. Nuestros pueblos están a una distancia no superior a 7 kilómetros, mientras que por carretera hay unos 25 aproximadamente», indicaba el edil de Castrodeza.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos