Recetas centenarias para llevar envasadas al vacío

Sandra Sixto, en el centro, junto a su padre Jorge y sus tíos Almudena, Alfonso y Belén./M.G.M
Sandra Sixto, en el centro, junto a su padre Jorge y sus tíos Almudena, Alfonso y Belén. / M.G.M
Sandra Sixto Peña, licenciada en Ciencia y Tecnología de los Alimentos, emprende con De Anita, su marca de conservas de platos preparados artesanalmente en su empresa de Mayorga
Laura Negro
LAURA NEGROValladolid

La cocina es ciencia, es técnica, pero también emoción. Sandra Sixto Peña es una joven emprendedora que ha sabido aunar estas tres características en De Anita, su marca de conservas de platos preparados que elabora artesanalmente en su empresa de Mayorga. Siempre le gustó la alimentación, la calidad y la higiene alimentaria, por ello escogió licenciatura de Ciencia y Tecnología de los Alimentos. Una carrera con la que disfrutó mucho y que le abrió las puertas para trabajar como controladora de seguridad alimentaria en empresas de diferentes sectores. Tras realizar una cualificación en microbiología, le contrataron en Carrefour como auditora de calidad para los centros de la cadena en la Comunidad de Madrid. «Me hicieron indefinida y estaba muy contenta, pero cuando llevaba un año y medio me llamaron de un laboratorio de Burgos para un puesto de consultora de calidad y responsable de formación. Quería probar nuevos campos, así que acepté el trabajo», cuenta.

Su último empleo fue como técnica de laboratorio en la planta de Mondelez en León, donde estuvo cuatro años como eventual. Fue entonces cuando empezó a valorar la idea de emprender. Desde hace tiempo tenía un proyecto en mente, para el cual iba a necesitar el apoyo, implicación y formación de gran parte de su familia.

Y es que, la familia de Sandra tiene una larga tradición hostelera y gastronómica, que dura ya cuatro generaciones. Para conocer su historia hay que remontarse a los años veinte del siglo pasado. La tía Petra regentaba el Parador de Mayorga. Un lugar emblemático y famoso en aquella época por las viandas que ofrecía a los carreteros que transitaban por la zona. Anita, la sobrina de Petra y abuela de Sandra, se quedó con el negocio y lo gestionó durante décadas con la ayuda de su marido Alfonso, convirtiéndolo en el Hotel Restaurante Madrileño.

«Mi abuela tuvo nueve hijos, de los cuales, mi padre y tres de mis tíos continúan con la tradición. Es un restaurante muy familiar en el que se siguen usando las recetas de mi abuela Anita heredadas de su tía Petra. Son recetas centenarias que yo ahora he querido rescatar y envasar al vacío. Consideré que era el momento de emprender. Tenía formación, experiencia, una familia poseedora de un gran legado gastronómico y acceso a una materia prima exquisita en la comarca. Así que puse en marcha mi idea empresarial», explica esta emprendedora.

Sandra se pasó siete meses redactando su plan de negocio para presentarlo en el vivero de empresas de Mayorga y poder acogerse a la subvención para alquilar de una de las naves disponibles. «Luego acudí al Grupo de Acción Local ADRI Valladolid Norte, que me concedió una importante ayuda incluida en la medida 19 Leader del Programa de Desarrollo Rural de Castilla y León 2014-2020. La inversión total del proyecto asciende a unos 120.000 euros y la subvención es de un 30% de la inversión inicial», explica. En el mes de octubre se dio de alta como autónoma y durante cinco meses ha trabajado duro para acometer importante reforma en la nave que cumpliera con los estrictos requisitos de seguridad alimentaria e higiene que requiere su actividad. Durante ese tiempo Sandra fue realizando de forma muy minuciosa todas las pruebas de producto para conseguir la excelencia en la calidad.

De Anita elabora y envasa platos cocinados listos para consumir con las recetas que han ido pasando de generación en generación en la familia Sixto.

«Elaboro los platos artesanalmente, como ya lo hacía mi abuela y con idénticos ingredientes. También con el mismo mimo y dedicación que ponía ella. Utilizo productos de la tierra y materia prima de altísima calidad. Una vez cocinado, aplico mis conocimientos de tecnología y conservación para el envasado. Utilizo un tarro gourmet de cristal apto para microondas y con boca ancha que permite comer desde él muy cómodamente», asegura.

De Anita

Emprendedora.
Sandra Sixto Peña (35). Licenciada en Ciencia y Tecnología de los Alimentos
Fecha de inicio de la actividad.
octubre de 2017
Contacto.
Calle Basalto, 1 Nave 2, polígono industrial Los Arenales. 47680 Mayorga. Telf: 983 751 326. www.lasrecetasdeanita.com

No está sola en este proyecto. Sus tías Belén y Almudena le ayudan con las elaboraciones. Juntas han sacado al mercado sus dos primeros productos, las lentejas estofadas de Tierra de Campos, variedad pardinas, y las alubias de la Bañeza, variedad riñón.» Son platos cien por cien naturales, sin aditivos ni conservantes. Aptos para celiacos, vegetarianos y veganos, ya que no utilizamos productos de origen animal. Pronto sacará también a la venta potaje de garbanzos, pichón bravío escabechado de Tierra de Campos y lechazo asado.

De Anita es una de las 102 empresas inscritas en la marca Alimentos de Valladolid. «Estoy convencida de que mi empresa se puede convertir en un gran centro de trabajo. Mi sueño es que la gente se quede aquí a vivir y a trabajar en Mayorga y en los pueblos de la zona. Me gustaría ayudar a revitalizar esta comarca. De momento he contratado un comercial y mis dos tías, que son autónomas, colaboran conmigo en las elaboraciones. Estamos haciendo una intensa labor comercial para llegar a un gran número de tiendas gourmet y acabamos de inaugurar nuestra tienda online con una imagen potente, moderna y llamativa».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos