Puente amenaza con descartar el diálogo con los sindicatos policiales si mantienen su movilización

Asamblea de la Policía Municipal de Valladolid
Asamblea de la Policía Municipal de Valladolid. / Ricardo Otazo

El primer edil ha respondido así al delegado del Sindicato Profesional de Policías Municipales de Castilla y León, Miguel Ángel Arroyo, y el representante de UGT Carlos Alonso

EL NORTE

El alcalde de Valladolid, Óscar Puente, ha desmentido haber cerrado la puerta al diálogo con los sindicatos policiales y ha amenazado con cancelar la reunión programada para el próximo jueves, 5 de octubre, si los representantes sindicales mantienen su intención de concentrarse el día 4, porque «ya no habría necesidad de negociar».

El primer edil ha respondido así al delegado del Sindicato Profesional de Policías Municipales de Castilla y León, Miguel Ángel Arroyo, y el representante de UGT Carlos Alonso, después de que ambos asegurasen que convocarían protestas de no abrirse vías de negociación, tras una reunión con la portavoz de Ciudadanos en el Ayuntamiento, Pilar Vicente.

Puente, que ha mostrado su «sorpresa» ante estas declaraciones, ha asegurado que ya había programado una reunión con los representantes sindicales para el próximo jueves, 5 de octubre, antes de que advirtiesen de una posible concentración que, de llegar a celebrarse, tendría lugar un día antes. Sin embargo, ha reiterado que tanto su puerta como la del concejal de Seguridad y Movilidad, Luis Vélez, «permanecen abiertas».

En cuanto a la reunión que los sindicatos han mantenido este jueves con Pilar Vicente, el alcalde ha ironizado que valorará «seriamente» delegar en ella las negociaciones con la Policía Municipal porque, al parecer, «sabe lo que necesitan y lo que se les puede dar».

Aunque Puente ha reconocido que la Policía Municipal, al igual que el resto de cuerpos del Ayuntamiento, trabaja «al límite», ha recordado que existe un marco legal que le «ata de pies y manos» y le impide hacer cualquier renovación de la plantilla. A pesar de ello, es «lógico» que los trabajadores sientan que necesitan mejorar su situación, algo que el equipo de Gobierno «entiende y comparte», ha aseverado.

Fotos

Vídeos