Profeta en su tierra

Rocío Sánchez, en su estudio.
Rocío Sánchez, en su estudio. / L. N.
Rocío Sánchez abre su estudio fotográfico en su pueblo, Peñaflor de Hornija
Laura Negro
LAURA NEGROValladolid

Emprender no suele ser tarea fácil, más en un sector tan cambiante y con tanta competencia como el de la fotografía, pero Rocío Sánchez ha sabido vencer todos sus miedos y trabas personales y ha abierto su propio estudio de fotografía. El lugar elegido ha sido su pueblo natal, Peñaflor de Hornija, y aunque lleva tan sólo unos meses en activo, «la experiencia no puede ser más satisfactoria». Siempre se sintió atraída por el mundo de la imagen, el vídeo y el cine, por eso, a la hora de elegir estudios, se decantó por un ciclo superior en Imagen y Sonido en el IES Vega del Prado, una decisión que ha marcado su destino profesional de manera muy positiva. «En aquel momento me gustaba más el vídeo pero poco a poco, la cámara fotográfica me fue enganchando y ahora no me separo de ella», explica. Hizo las prácticas del ciclo en una empresa de comunicación y allí la contrataron durante unos meses para grabación y edición de vídeos. En el año 2012, y en un sector muy castigado por la crisis, la única salida laboral que encontró Rocío fue en la hostelería.

En enero de 2016 pidió una excedencia y se marchó a Inglaterra a aprender inglés. Allí enseguida encontró trabajo en una cafetería y más tarde en una empresa en la que se encargaba de editar fotografías aéreas. «Estaba contenta pero empecé a dar vueltas a la idea de regresar a España y emprender. Quería probar suerte. No tenía nada que perder y mucho que ganar, así que vencí mis miedos y con el apoyo de mis padres tomé la decisión más acertada, montar mi propio estudio de fotografía», relata.

Acudió a la Ventanilla Única Empresarial para informarse sobre los requisitos y trámites que debía realizar. «Era el mes de septiembre y si hubiera emprendido en esa fecha podía haberme acogido a algunas ayudas, pero preferí no dar ningún paso de forma precipitada y tomármelo con calma», cuenta. Desde el primer momento tuvo claro que quería asentar su negocio en su pueblo, en un local perteneciente a su familia. «Nunca me planteé emprender en otro sitio. Peñaflor de Hornija está muy bien comunicado, tenía el local de mis padres, podría dar servicio a otros municipios de la comarca y los trámites de la licencia de apertura resultaban mucho más sencillos. Emprender en mi pueblo no tenía más que ventajas», asegura.

No tenía experiencia previa en la gestión de empresas, por eso decidió participar en un curso de emprendimiento organizado por la Cámara de Comercio de Valladolid. Además, ha podido beneficiarse de la reducción en la cuota de autónomos durante los primeros 18 meses. «Al ser mujer y menor de 35 años, tendré una rebaja del 30% en la cuota de la Seguridad Social durante 12 meses más», informa esta joven.

El pasado mes de abril abrió las puertas de su estudio. Se ha especializado en reportajes de tipo social, aunque atiende también encargos de empresa y de fotografía de producto. «Me encanta trabajar en plena naturaleza y sentir que estoy sola con mi objetivo. Al principio, por timidez, me costaba el contacto con el cliente, pero este trabajo requiere mucha cercanía y confianza y cada vez disfruto más del contacto con la clientela. Me gusta mucho trabajar con niños porque son muy agradecidos y naturales ante la cámara», confiesa esta joven.

Para ella la fotografía es una forma de expresarse libremente, aunque reconoce que tiene que amoldarse a las preferencias del cliente. «Yo prefiero la espontaneidad y que las imágenes resulten lo más naturales posible, pero si el cliente quiere poses más buscadas, es él el que decide», expone Rocío, quien también se desplaza a domicilio si así se lo piden.

Cuenta con una red de colaboradores para trabajos más especiales como pueden ser bodas y grandes eventos. «Para ser un buen fotógrafo no sólo hay que dominar la técnica, sino que hay que ser un artista en todos los sentidos. Las redes sociales y el uso de los smartphones han fomentado que se de más importancia a la inmediatez y a la historia que hay detrás de la foto, que a la técnica. Tener una buena cámara y haber hecho un tutorial on line no te convierte en fotógrafo. Por ello, para aquellos momentos importantes, como puede ser una boda, el nacimiento de un hijo o una empresa que quiere una web, la gente no recurre a un fotógrafo aficionado, sino que acude a un profesional que garantice un buen trabajo», explica esta artista de la imagen.

El apoyo de sus vecinos ha sido fundamental para el despegue del negocio. «Todo el mundo me ha animado y las empresas del pueblo han contratado mis servicios para realizar reportajes de producto para sus páginas web. También, por encargo del Ayuntamiento de Peñaflor, he realizado las fotografías del programa de las fiestas y haré el reportaje de la reina y damas. El mío es un servicio que puede ser muy útil para los municipios de la comarca».

Emprendedora
Rocío Sánchez Calvo (29). Ciclo Superior de Imagen y Sonido.
Fecha inicio de actividad.
Abril de 2017.
Contacto.
Calle Isabel la Católica 22. 47640. Peñaflor de Hornija. Telf: 625 469 633www@rociosanchezfotografia.es.

Fotos

Vídeos