La caída de un anciano en un socavón destapa el deterioro detrás de Caballería

El perímetro de la trasera de la Academia de Caballería permanece vallado por razones de seguridad para los peatones
El perímetro de la trasera de la Academia de Caballería permanece vallado por razones de seguridad para los peatones. / Ramón Gómez

La Concejalía de Urbanismo revisó la zona tras el suceso y descubrió que la fuga de agua del pasado mes de enero había dejado hueco el subsuelo de la acera

J. Asua
J. ASUAVALLADOLID

La caída de un anciano de 89 años, el pasado 15 de septiembre, en un socavón que se abrió bajo sus pies en la confluencia de Isabel la Católica con Doctrinos, en la trasera de la Academia de Caballería, ha destapado el mal estado de esta zona. Tras el suceso, que obligó a rescatar al hombre al quedar atrapado hasta la cintura entre algunas conducciones subterráneas, la Concejalía de Urbanismo revisó la acera y se encontró con una sorpresa. La fuga que el pasado mes de enero llevó a Aguas de Valladolid a reparar una conducción, que mantuvo cortada la calle San Ildefonso en dirección al Paseo de Zorrilla, había afectado de forma muy importante al relleno.

Noticias relacionadas

El agua se llevó toda la zahorra que compacta el canal peatonal, que ha quedado «prácticamente hueco», según confirman desde el departamento. Se da la circunstancia de que aquella obra sacó a la luz los restos del antiguo ‘puente del Cubo’, que se utilizaba para cruzar el ramal sur de la Esgueva antes de que se soterrase. Por el momento, el Ayuntamiento mantiene acordonado todo el perímetro trasero de la Academia -calles Doctrinos y San Ildefonso- a la espera de evaluar el alcance de la intervención, que debe ser autorizada por la Comisión de Patrimonio de la Junta al ubicarse en este punto los restos arqueológicos del antiguo puente. Urbanismo prevé compactar en condiciones todo el perímetro y no descarta reforzar el área con algún tipo de estructura.

Patrimonio autorizó ayer, tras celebrar una comisión extraordinaria (la reunión habitual iba a tener lugar el 11 de octubre), la ejecución de los trabajos de control arqueológico para facilitar al Ayuntamiento de Valladolid la reparación, que aún no cuenta con un plazo estimado para su arreglo.

El pasado mes de marzo, tras la obra realizada por Aguas de Valladolid, Patrimonio dio el visto bueno al informe que documentaba la existencia de una parte del frontal occidental del puente del Cubo, del Espolón Viejo o de las Tenerías -nombres todos ellos por los que fue conocido- con evidencias de deterioro, fundamentalmente por la pérdida de uso y el empuje de todo el tráfico rodado que pasa por encima, ya que se sitúa a unos sesenta centímetros de profundidad.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos