El presidente de los jubilados de Simancas dimite como protesta «por la actitud del alcalde con sus vecinos»

Foto de archivo. /
Foto de archivo.

Las desavenencias en torno a esta cuestión se remontan a 2016

Agapito Ojosnegros Lázaro
AGAPITO OJOSNEGROS LÁZARO

Tras dos años como presidente de los jubilados de Simancas, José María Balsa ha decidido abandonar el cargo como «denuncia a un alcalde que abandona sus responsabilidades para con sus vecinos», tal y como él mismo indica en su carta de renuncia.

Tal declaración se refiere a la situación en que se encuentra el Ayuntamiento con respecto al hogar municipal asignado a los mayores: «El Ayuntamiento tiene fijado en los presupuestos una aportación de 4.000 euros para los jubilados, cuyo importe, principalmente, va destinado a pagar las cuotas de la Seguridad Social de la persona que atiende el bar del centro. A estas alturas, todavía debe 1.000 euros del pasado año y otros 3.000 euros de este año. La explicación que dan es que la interventora se fue y todavía no ha sido sustituida».

Las desavenencias en torno a esta cuestión se remontan a 2016, cuando, según detalla Balsa en el escrito, «se informó al alcalde y concejales del deficiente estado en que se hallaba el hogar, fundamentalmente por la ausencia de calefacción, frío inaguantable, que sufrían tanto los jubilados como el resto de asociaciones que también utilizaban los locales».

En su escrito, Balsa apunta que «pasó el 2017 agravándose el problema sin que el Ayuntamiento buscase solución. Durante ese año, fueron varias las advertencias al alcalde de que los jubilados y otras asociaciones estaban muy molestos con su pasividad».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos