La UVA se pone como meta impulsar la investigación para mejorar su valoración

El rector de la UVA, Daniel Miguel, y el consejero de Educación, Fernando Rey. /
El rector de la UVA, Daniel Miguel, y el consejero de Educación, Fernando Rey.

Creará partidas específicas para retener a investigadores becados y contratar profesores visitantes

El rector Daniel Miguel asumió, de entrada, que la posición de la Universidad de Valladolid en los ‘ranking’ nacionales e internacionales es inasumible. Que no se puede conformar con ocupar un espacio que está lejos de lo que le correspondería por tamaño y características. «Es posible albergar dudas sobre su confección, metodologías, etcétera, pero hay algunos hechos claros, la posición en los ‘ranking’ es un indicador al que cada vez se presta más atención por parte de las universidades extranjeras, por ejemplo. Y es responsabilidad de los gestores establecer políticas para que la posición de la UVA mejore», comenzó ayer su alocución en el Consejo de Gobierno de la institución.

Hecho el acto de contrición, el siguiente paso es el análisis. De él se deduce que los aspectos que más penalizan a la Universidad de Valladolid en estas clasificaciones son los relacionados con la investigación. Y a veces no por el hecho de que sea deficiente, sino porque no se encuentra agrupada del modo adecuada, o no se rentabiliza en términos de publicaciones en revistas indexadas. O peor aún. Hay investigaciones que no aparecen en las clasificaciones porque se engloban bajo el paraguas de la FundaciónGeneral y no se contabilizan. Eso llevó al rector, Daniel Miguel, a anunciar que se reestructurará la relación de la Fundación General y del Parque Científico con la UVA.

Cambios inmediatos

Traslado al edificio de I+D

Por de pronto, avanzó el traslado de la Oficina de Transferencia de la Investigación al edificio de I+D del campus Miguel Delibes «para que sea más accesible a los investigadores». Y no será el único cambio, aunque el rector quiso tranquilizar a los trabajadores de la Funge, que por ejemplo tienen un convenio propio. «Es conveniente movilizar los recursos de la Funge para generar nueva actividad que aumente sus ingresos. Habrá que hacer algunos cambios, aunque no se contempla prescindir del personal contratado. Al contrario, habrá que reforzar algunos departamentos», aseveró.

Impulsar el papel de los investigadores es el único modo de ascender en los rankings nacionales e internacionales. Por eso, Daniel Miguel habló de consolidar una serie de partidas encaminadas a mejorar los resultados de la investigación, la publicación, el reconocimiento de sexenios del profesorado... Comenzando por algo que parece trivial pero que en muchas ocasiones se convierte en un obstáculo inabarcable, la burocracia. «Queremos disponer de un sistema de evaluación eficiente que no suponga un coste burocrático para los investigadores. Estamos ultimando la plataforma Sigma Research que esperemos que esté en servicio a final de año», adelantó el rector.

Luego llegan las partidas económicas con objetivos muy definidos. Por ejemplo, el de poder contratar profesores visitantes. No es baladí. «Crearemos un fondo adicional para contratar profesores visitantes de alto nivel de excelencia», argumentó. Universidades con premios Nobel entre sus docentes ocupan los primeros puestos. Contar con profesores visitantes muy citados en sus respectivos ámbitos investigadores puede suponer un gran salto cualitativo.

Otra partida, siempre pendientes de cómo queden los presupuestos de la Universidad para el próximo año, se destinará a captar y retener talento.«Habrá un fondo de ayudas para cuando se incorporen investigadores con becas Ramón y Cajal, De la Cierva o Beatriz Galindo», explicó. Y también se emplearán dinero y recursos para mejorar la financiación de los Grupos de Investigación Reconocidos según los objetivos alcanzados, o para mejorar el reconocimiento de sexenios de investigación

Fotos

Vídeos