La Policía investigó a 80 depredadores hasta llegar al 'violador del ascensor'

Llegada de Pedro Luis Gallego al Juzgado de guardia de Segovia. / EFE

Los agentes no pudieron usar su ADN ni controlarle porque tras su excarcelación habría sido ilegal

EL NORTEValladolid

Fue una investigación muy laboriosa que comenzó casi a ciegas, según reconocieron hoy los policías que el miércoles cazaron a Pedro Luis Gallego, el 'violador del ascensor', acusado de haber agredido sexualmente a dos mujeres en las inmediaciones del hospital madrileño de La Paz y de haberlo intentado con otras dos entre diciembre de 2016 y abril de este año.

     En las bases policiales, apuntaron, sí que estaba el perfil genético de Gallego, pero haberlo usado habría sido «ilegal» después de que el depredador fuera puesto en libertad en noviembre de 2013 tras la derogación de la 'doctrina Parot'. Por ello, solo pudieron usar el ADN de las víctimas para «confirmar las sospechas» una vez que las pistas -que no quisieron revelar para no entorpecer la investigación- apuntaron de manera clara al 'violador del ascensor'.

     Pero hasta llegar a Gallego el camino fue «dificilísimo». Según los mandos de la operación, cuando se constató que el 'violador de La Paz' era un «agresor sexual en serie» los agentes comenzaron la labor de rastrear, uno a uno, los movimientos recientes de los más de 1.500 hombres residentes en España y que están fichados por agresiones sexuales. Y, sobre todo, analizar los movimientos de los 80 depredadores más peligrosos y en libertad entre los que se encontraba Pedro Luis Gallego, encarcelado en 1992 por dos asesinatos y 18 violaciones.

     «Nosotros tenemos millones de datos y archivos, pero en este caso es una persona que había sido puesta en libertad y sobre la que no cabía aplicar ninguna medida extraordinaria», aseguró el jefe superior de Policía de Madrid, Alfonso José Fernández, quien no quiso entrar en la polémica de la promesa de los responsables de Interior de que se controlaría de alguna forma a los delincuentes peligrosos excarcelados gracias a la 'doctrina Parot'.

La inspectora jefa de la Unidad de Familia y Atención a la Mujer, Irene Niño, insistió en que «abrimos muchísimas líneas de investigación y al pasar los meses se fueron acotando y concluyeron en la persona detenida el miércoles». Niño reiteró que la Policía no puede facilitar más datos porque «esto todavía no ha acabado», y no se descarta la existencia de más víctimas de Gallego, además de las dos violaciones consumadas y las dos supuestamente intentadas.

     El Juzgado de Primera Instancia 5 de Segovia envió hoy a la cárcel a Gallego acusado de dos delitos continuados de violación, tres robos con violencia, dos secuestros y dos lesiones por las violaciones consumadas. Además, se le investiga por dos delitos de detención ilegal en grado de tentativa con la finalidad de atentar contra la libertad sexual por las dos violaciones frustradas. Gallego no ha confesado ni ante la policía ni ante el juez.

Fotos

Vídeos