El pleno aprueba en 40 minutos el nuevo convenio para la integración del tren

Presidencia del pleno. /EL NORTE
Presidencia del pleno. / EL NORTE

Este lunes por la tarde se firma el acuerdo final, que supera la votación municipal con los votos en contra del PP, Ciudadanos y el concejal no adscrito

Víctor Vela
VÍCTOR VELAVALLADOLID

Apenas cuarenta minutos y un estricto control en los tiempos de intervención de cada grupo han bastado para aprobar el apoyo del Consistorio al nuevo convenio de la sociedad Valladolid Alta Velocidad "para el desarrollo de las obras derivadas de la transformación de la red arterial ferroviaria". El acuerdo ha contado con el apoyo de PSOE, Toma la Palabra y Sí Se Puede, favorables al convenio que bendice la integración, y con el voto en contra de los ediles del PP, Ciudadanos y el concejal no adscrito, que insistieron en su crítica por la renuncia al soterramiento.

El Ayuntamiento, Adif, Renfe y la Junta suscribirán este lunes por la tarde el nuevo convenio que, según palabras del concejal de Urbanismo, Manuel Saravia, "en lo fundamental es el mismo que el del 7 de septiembre", con la introducción de cambios que, en lo sustancial, "unifican criterios sobre los sobrecostes" y aprovechan para "homogeneizar terminología".

Este nuevo paso administrativo ha tenido que tomarse después de que la Intervención del Estado, dependiente del Ministerio de Hacienda, emitiera un informe negativo al convenio anterior, para que se aclararan una serie de detalles en torno al proyecto de integración en superficie. Estos cambios, como recalcan desde el equipo de Gobierno, "no alteran ni la esencia ni la forma, ni las aportaciones ni los plazos de las obras". "Lo sustancial no se modifica", ha asegurado Saravia durante el pleno celebrado este lunes por la mañana.

El debate volvió a situar las posiciones ya conocidas de los grupos respecto a este gran proyecto de ciudad. El PSOE, Sí Se Puede y Toma la Palabra abogaron por la integración en superficie como única alternativa "viable".

Gloria Reguero (Sí Se Puede) aseguró que apoyar el convenio es un "ejercicio de responsabilidad ante los cantos de sirena de quienes prefieren seguir engañando" sobre la viabilidad del soterramiento. "Se ha llegado hasta aquí por las consecuencias desastrosas de una gestión nefasta", indicó Reguero, quien añadió que "otro tipo de decisiones desleales comprometerían las arcas municipales".

Pedro Herrero, portavoz del PSOE, apeló al "interés general" y recordó que el convenio "se ha elaborado con los pies en el suelo" y ha sido también respaldado por Adif y Renfe (del ministerio de Fomento) y la Junta de Castilla y León. "Ni en el grupo municipal del PP son leales ni son listos, porque ni siquiera aprovechan un convenio que está suscrito al 75% por el PP de otras administraciones". "Por su gestión ferroviaria -dijo Herrero mirando a la bancada popular- hay un alcalde en los tribunales", aseguró en alusión a León de la Riva y la firma de la 'comfort letter'. "Su voto en contra de este convenio -continuó- les condena a una forma de hacer oposición pensando en que algo salga mal y que consiste en sembrar dudas y crear problemas, como han intentado hacer con la gestión del agua o Pingüinos".

Martínez Bermejo, durante su intervención en el pleno.
Martínez Bermejo, durante su intervención en el pleno. / EL NORTE

El presidente del grupo municipal popular, José Antonio Martínez Bermejo, rechazó de plano el apoyo al nuevo convenio y defendió de nuevo la apuesta del PP local por el soterramiento. "No renunciamos a él", dijo, antes de criticar que se consumen "todos los recursos municipales en un proyecto de túneles y pasarelas". "Este es un convenio antisoterramiento que obligará a hacer frente a los sobrecostes. En otras cudades continúan sus proyectos de soterramiento porque sus ayuntamientos los defienden al máximo después de escuchar a sus vecinos", dijo Martínez Bermejo. "Posiblemente en mayo de 2019 no se hayan iniciado aún las obras y el PP [al frente de la Alcaldía] podrá recuperar el soterramiento". "Nosotros haremos el soterramiento", aseguró el portavoz popular.

Pilar Vicente, portavoz de Ciudadanos, entiende que el apoyo a la integración que certifica el nuevo convenio "se ha tomado de espaldas a los vecinos de Valladolid". "Si el Ayuntamiento se metió en este proyecto no fue para construirle a Renfe unos nuevos talleres, sino para soterrar las vías del tren y conseguir la transformación urbanística que eso suponía", dijo la concejala de la formación naranja. "¿Para qué están ustedes en el Gobierno, si no es para defender la voluntad popular? ¿Quién les ha dicho a ustedes que no podemos asumir el soterramiento?", pregnutó Vicente, quien apuntó que el nuevo convenio "no es coherente con la revisión del PGOU, ya que la decisión se toma sin consultar a los vecinos y sin consenso político".

El concejal no adscrito, Jesús Presencio, argumentó su voto en contra porque "el objetivo de la Sociedad Alta Velocidad era el soterramiento". "Tanto unos como otros [en alusión a PP y PSOE con Toma la Palabra] forman parte de la Sociedad Alta Velocidad. Y aquí están jugando al despiste para pescar en río revuelto", añadió.

Los distintos grupos políticos contaron tan solo con cinco minutos para defender sus ideas, después de que Puente anunciara un férreo control de los tiempos de intervención que cumplió a rajatabla. Hubo políticos que tuvieron que cortar su alocución a mitad de la frase, lo que provocó las críticas de concejales del PP y también de Pilar Vicente, quien después de agotar su turno de palabra espetó a Puente: "Y decía usted de León de la Riva".

En la bancada popular ya no estuvo el concejal Alfredo Blanco, quien presentó el 4 de noviembre su renuncia al acta de concejal después de que la Audiencia Provincial ratificara su imputación por el caso de la 'comfort letter', el aval municipal al crédito del soterramiento que compromete a la corporación local en cien millones de euros en el caso de incumplir el pago del préstamo (404 euros en el conjunto de la Sociedad Valladolid Alta Velocidad).

La presidenta de la Federación vecinal Antonio Machado, Marga García, durante su intervención el pleno.
La presidenta de la Federación vecinal Antonio Machado, Marga García, durante su intervención el pleno. / EL NORTE

Margarita García, presidenta de la Federación vecinal Antonio Machado, intervino al comienzo del pleno para criticar un convenio (presentó un recurso desestimado) que supone la puesta en marcha de "un plan impuesto por Fomento, una institución a quien le importan un bledo los ciudadanos de Valladolid". La entidad vecinal criticó "los abusos" de Fomento, pero también "las contradicciones flagrantes de los gobernantes de la ciudad, los de antes y los de ahora. Parece que están dispuestos a tragar una vez más, antes un sapo y ahora un erizo". "La permeabilidad supuesta no crea soluciones, pues mantiene las vías en superficie y crea un muro de hormigó con agujeros". La federación vecinal pidió a los grupos "coraje" para votar no a un convenio "infumable".

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos