La Plaza Mayor ya tiene dinero para su peatonalización

La Plaza Mayor de Valladolid, con las rampas de entrada y salida del aparcamiento, que se quitarán de este espacio el próximo año./A. M.
La Plaza Mayor de Valladolid, con las rampas de entrada y salida del aparcamiento, que se quitarán de este espacio el próximo año. / A. M.

El Ayuntamiento afrontará con fondos propios la eliminación de las rampas del aparcamiento

J. Asua
J. ASUAValladolid

La decisión estaba tomada, pero faltaba lo más importante: el dinero. El Ayuntamiento de Valladolid ha acordado reservar 1,8 millones de euros de los 18 del superávit de 2016, que destinará a inversiones, a la obra de peatonalización de la Plaza Mayor, lo que supone el 10% de esta partida. El equipo de gobierno se reunirá hoy por la mañana para limar el listado definitivo de intervenciones financieramente sostenibles que se acometerán con los ‘excedentes’ de los presupuestos del ejercicio anterior y que ascendieron a 26,1 millones. Entre ellas, destaca, por su importe y por su repercusión para el conjunto de la ciudad, la eliminación de las dos rampas de entrada y salida al aparcamiento del espacio más céntrico de la capital y su desplazamiento a las calles adyacentes con el objetivo de dejar expedita el ágora.

Información relacionada

Aunque el bipartito siempre ha destacado que aboga dejar impronta por su labor social y no por su huella en el ladrillo, lo cierto es que esta será la gran obra del mandato, la que los vecinos percibirán con más claridad antes de que se celebren las elecciones municipales en 2019.

El proyecto, que se pretende sacar a licitación este mismo verano, una vez se aprueben las inversiones financieramente sostenibles, ya tiene marcadas las pautas básicas. En principio, se esperaba la colaboración económica de la empresa concesionaria del estacionamiento subterráneo –Aplaes–, pendiente de renovar los plazos de explotación de una de las dos plantas del subterráneo con 331 plazas. Sin embargo, la urgencia para acometer esta peatonalización, uno de los proyectos estrella que lleva de la mano el propio alcalde, ha obligado al Consistorio a optar por tirar de fondos propios, pendiente de negociar con más calma el canon por la explotación del párking.

Manzana y Pasión

Los técnicos de la Concejalía de Urbanismo ya dejaron claro el pasado mes de marzo que la solución para liberar la Plaza Mayor de los dos canales para coches solo tiene una solución. La rampa de entrada se mantendría por la calle Manzana (comenzaría a descender a mitad de esta estrecha vía), mientras que la de salida se plantea en la calle Pasión, a la altura de la Confitería Cubero. La red de conducciones que discurren por este entorno obliga a que la rampa para abandonar el estacionamiento parta desde el segundo sótano.

La obra será importante, porque obligará a horadar los muros pantalla de este cubo para coches y redistribuir los tráficos internos dentro del aparcamiento. Aún es pronto para saber si esta intervención obligará a clausurarlo durante el tiempo que duren los trabajos. Se ha llegado a plantear la posibilidad de abordarlos por fases, utilizando el actual acceso y salida mientras se construye el de Pasión. Asimismo, se aprovechará la obra para mejorar la accesibilidad al estacionamiento con la instalación de ascensores, según confirmó el equipo de gobierno en su momento, que completará esta inversión con la clausura al tráfico de autobuses y taxis por el canal adoquinado que une Ferrari con la calle Pasión a lo largo de la Plaza Mayor.

Autobuses, colegios...

La inversión de la Plaza Mayor es una de las más cuantiosas dentro del listado de inversiones financieramente sostenibles. Está previsto que 2,2 millones de euros del superávit se los lleve la compra de autobuses para la compañía Auvasa, mientras que a la renovación de la avenida de Segovia se destinará otro millón de euros. El equipo de gobierno seguirá con la rehabilitación de los colegios públicos de la ciudad – tres millones de euros– y tiene previsto reformar un edificio contiguo a la Agencia de Innovación y Desarrollo Económico del Ayuntamiento, situada en la calle Vega Sicilia (Parque Alameda), para ampliar este servicio y poder ofrecer nuevos espacios y prestaciones.

A estas grandes partidas se suman otras intervenciones más atomizadas y de menor cuantía, con protagonismo en dos áreas principalmente, la de Medio Ambiente y la de Participación Ciudadana. Obras menores de mantenimiento y reforma de dotaciones públicas, instalación de columpios o el estudio para reabrir el parque de aventuras Juan de Austria como un espacio público entran también en este listado, que hoy pulirán los concejales a primera hora de la mañana.

Como novedad para este ejercicio, la inversiones financieramente sostenibles no tendrán que estar adjudicadas en el presente ejercicio como hasta ahora, sino que solo habrá que iniciar el expediente, lo que da algo más de margen a las diferentes concejalías para preparar los pliegos. Eso sí, el Gobierno central mantiene que su ejecución tendrá que realizarse en el año 2018, con fecha tope del 31 de diciembre. Lo que no se logre hacer en ese plazo tendrá que destinarse a amortizar deuda como hasta ahora.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos