La plantilla de Made pide a la dirección que resuelva el impago de sus tres nóminas este mes

Empleados de la empresa Made en una concentración en Medina del Campo./P. GONZÁLEZ
Empleados de la empresa Made en una concentración en Medina del Campo. / P. GONZÁLEZ

La empresa ultima el cierre del ejercicio de 2017 para presentar el concurso de acreedores voluntario en La Coruña

Jorge Moreno
JORGE MORENOVALLADOLID

Los ánimos entre la plantilla de Made siguen crispándose conforme se acerca el tercer mes sin cobrar las nóminas. Durante la asamblea celebrada ayer a primera hora de la tarde, los representantes del Comité de empresa tuvieron que explicar las gestiones que han hecho para tratar de remediar esta situación, y la respuesta que la dirección de la empresa dio horas antes en un encuentro en la factoría.

«A finales de abril serán ya tres meses sin cobrar y las familias comienzan a cansarse de esta situación, sobre todo porque no se ve una salida. La gente está muy indignada», explicó Helder Ferrinho, secretario del Comité de Made.

Los 97 empleados de esta empresa del sector metalúrgico tienen pendientes de cobrar individualmente de media unos 3.200 euros en este periodo que se adeuda.

Los trabajadores preguntaron en la asamblea informativa sobre la posibilidad de que parte de los fondos de inversión, que la Junta de Castilla y León ha prometido para la planta de galvanizado, pudieran destinarse al pago de las nóminas, algo que la normativa prohibe.

La situación de endeudamiento de la empresa desde hace meses ha provocado además que se haya decretado por parte de varios juzgados de Primera Instancia órdenes de embargo para hacer frente a las reclamaciones de los acreedores, entre los que se encuentra la Seguridad Social.

En estas semanas, el Comité de empresa no ha logrado averiguar cuál es el importe real de la deuda que arrastra la compañía que controla la factoría de Medina del Campo.

«Unos dicen que son 20 millones de euros, otros nos aseguran que alcanzan los 70», indicaron fuentes del Comité, que ayer participaron en la reunión con los directivos, que explicaron los trámites que se hacen para instalar la planta de galvanizado.

Esta nueva instalación permitiría dar empleo a unas 60 personas. A los otros 37 se les aplicaría un expediente de regulación temporal.

Concurso y administrado

Durante la reunión, los responsables de Made explicaron que la presentación del concurso voluntario de acreedores está pendiente hasta el cierre de la contabilidad del ejercicio de 2017, información necesaria para aportar al Juzgado de lo Mercantil de La Coruña, provincia en la que está la sede social de la compañía.

Mientras se resuelven las incógnitas judiciales, desde el Comité de empresa se valoró ayer positivamente el respaldo que los vecinos de Medina del Campo dieron a la manifestación celebrada en la tarde del pasado jueves.

«Pese a la lluvia hubo bastante respuesta en la calle y los trabajadores de Made nos sentimos muy acogidos. Creemos que las instituciones se están implicando también en lo posible, pero nos encontramos ante una situación muy difícil», se lamentó Helder Ferrinho.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos