El Norte de Castilla

Turismoto confía en convocar a 20.000 'pingüinos' para la edición de este año
La parcela en la actualidad. / H. Sastre

Turismoto confía en convocar a 20.000 pingüinos para la edición de 2017

  • El Ayuntamiento tiene tres meses para adecuar y ampliar la parcela en la que se celebró la Fiesta de la Moto el pasado enero

Están convencidos de que el cisma vivido en el club hace poco más un año no pasará factura en las inscripciones. «Estamos percibiendo que la gente tiene muchas ganas de Pingüinos, ahora es el momento de mirar al futuro», aseguran. La nueva directiva de Turismoto, encabezada por su presidente, Emilio Simó, y por el tesorero y portavoz de la entidad, José Manuel Navas, prepara ya la trigesimocuarta edición de la concentración motera invernal, que se celebrará en la parcela de la antigua Hípica Militar del Pinar de Antequera el segundo fin de semana de 2017.

Los organizadores estiman que la participación se mantendrá «en la media» de las últimas citas en las que el ave polar ha sido el logo oficial. «Veinte mil aficionados» a las dos ruedas es una cifra más que factible, según adelanta el tesorero de la organización, quien matiza, eso sí, que, como es habitual, todo dependerá de las condiciones meteorológicas que marquen esos días 13, 14 y 15 de enero.

Sería, de lograrse, un resurgimiento en toda regla de este evento, que en 2015 fue suspendido por la anterior cúpula de la organización, dirigida entonces por Mariano Parellada, y que en 2016 fue sustituida por la Fiesta de la Moto, una cita «de transición» impulsada desde el Ayuntamiento de la capital, que logró mantener tímida la llama motera en Valladolid con la participación de 4.500 inscritos.

El club Turismoto ha celebrado en la últimas semanas varias reuniones con el equipo de gobierno del Consistorio para ir cerrando los preparativos en el área de la concentración, mientras se ultima el proceso para que a mediados del próximo mes de noviembre se abra el plazo de inscripción con unos precios que oscilarían entre los 20 y los 25 euros y que, dependiendo de los patrocinios que se están negociando ya, «podrían rebajarse hasta en un 20%», según anuncia Navas.

Mismo esquema

El esquema de Pingüinos 2017 no variará demasiado respecto al de ediciones precedentes. «Llevamos muchos años currándonos una concentración que funciona y no tiene por qué cambiar, aunque habrá pequeños matices como la celebración del desfile de bengalas dentro del casco urbano de Valladolid;es algo que se hizo en la Fiesta de la Moto y que funcionó muy bien», desvela el tesorero de la organización.

El Consistorio ya tiene sobre la mesa las necesidades que les ha planteado Turismoto. Una gran carpa para celebrar actos y conciertos, que permita estar a resguardo en caso de lluvia, el vallado de la parcela y la ampliación de la zona de acampada son las peticiones de la entidad, a las que se sumará un acondicionamiento y limpieza general de toda zona. La concejala de Cultura, Ana Redondo, deja claro que los organizadores son los miembros del club y que el Ayuntamiento únicamente asume el papel de colaborador técnico. A juicio de la edil, es «una buena noticia» que Valladolid haya podido recuperar la marca Pingüinos para convertir la ciudad en sede estable de esta cita invernal. «Nuestra voluntad es llegar a tiempo con las obras necesarias; están implicadas tres áreas municipales y hay presupuesto de las inversiones financieramente sostenibles para llevarlas a cabo», destaca Redondo, quien cree que si se logra reunir a 10.000 o 15.000 aficionados sería un «objetivo fantástico», que permitiría volver a asentar entre los aficionados a la moto esta cita en el calendario tras dos años muy complicados.

A ello se suma su reflejo en la economía local. «Son unos datos interesantes para una concentración que tiene mucha repercusión en los hoteles y en la hostería en un fin de semana complejo desde el punto de vista turístico», asegura la edil de Cultura y Turismo.

Entre los preparativos que están acordando ambas partes destaca la ocupación de la parcela de los Padres Paúles como zona de servicios, aparcamiento y también de acampada. El Consistorio dispone de tres meses para dejar preparadas todas las infraestructuras necesarias para que la celebración sea un éxito.

José Manuel Navas agradece la disposición municipal de cara la próxima edición de Pingüinos. «Las conversaciones están siendo muy positivas y sentimos el apoyo del Ayuntamiento de Valladolid», recalca el directivo de Turismoto, quien se enfrenta al reto de mantener el poder de convocatoria de una quedada que en 2014 dejó un retorno económico para la ciudad de 1,5 millones de euros en tres días, especialmente para el sector hotelero y hostelero, según los datos que se ofrecieron tras esa última edición.

En Turismoto no temen a la competencia que desde la localidad segoviana de Cantalejo les pueda hacer la concentración La Leyenda Continúa, promovida por la anterior cúpula directiva de Pingüinos, encabezada por Mariano Parellada. «Lo que hagan los demás clubes nos parece perfecto, la concentración de Cantalejo nos importa poco; nosotros estamos centrados en que las cosas salgan bien aquí», destaca el portavoz de Turismoto, quien reconoce que aún quedan temas por resolver del conflicto que acabó con la escisión en el club.

Tampoco al Ayuntamiento parece inquietarle en exceso. «Nos preocupa poco; clubes hay muchos, pero Pingüinos uno solo y eso es lo importante, que Valladolid sea su sede estable», abunda Ana Redondo.

El club Turismoto está preparando ya las plataformas digitales, entre ellas una página web, para comenzar a informar sobre el programa y las inscripciones para la edición de 2017, que tendrá un presupuesto cercano a los 200.000 euros. Turismoto y el Consistorio de la capital confían en que los aficionados a las dos ruedas respondan a la llamada y se logre así recuperar uno de los eventos más importantes, que promociona la marca de ciudad.