El pichón bravío de Cuenca de Campos como producto de alto nivel

El arroz con paloma de Gregorio Mediavilla, de la Tata de Cuenca de Campos, fue uno de los platos ofrecidos en el evento / El Norte

En un foro gastronómico celebrado en la localidad se publicitó la iniciativa 'Apadrina un Palomar', con la que se quiere fomentar la compra y consumo del ave terracampina

Nieves Caballero
NIEVES CABALLEROValladolid

El primer Foro de Gastronomía y Patrimonio que se celebró el miércoles y jueves en Cuenca de Campos permitió avanzar en la iniciativa Apadrina un Palomar lanzada desde la Fundación Re-habitar Tierra de Campos. Los cocineros pusieron en valor el pichón bravío de Tierra de Campos como producto gastronómico de alto nivel.

Durante las mesas de debate, se puso sobre la mesa la posibilidad de dotar de una marca de garantía de calidad agroalimentaria a esta ave que se cría en los tradicionales palomares terracampinos.

Así, el alcalde de Cuenca de Campos y de la Fundación Re-habitar Tierra de Campos, Faustino González, recogió el guante y se comprometió a promover una marca de garantía de calidad que vincule los pichones a las cuatro provincias de Tierra de Campos (Valladolid, Palencia, León y Zamora), de manera que transmitirá dicha petición a la consejera de Agricultura y Ganadería de la Junta de Castilla y León, Milagros Marcos, para conocer los trámites que han de realizarse y qué posibilidades tiene de prosperar.

La Fundación Re-habitar Tierra de Campos ha comenzado a conectar a grandes cocineros con propietarios de palomares rehabilitados que se encuentran en condiciones de producir durante todo el año pichones bravíos. A través de la iniciativa Apadrina un Palomar, los chef deben de comprometerse a comprar los pichones a los dueños de los palomares.

El problema es que muchos de los propietarios no se pueden hacer cargo del mantenimiento de los palomares y de las palomas, entre otras cosas porque no viven ya en sus lugares de nacimiento, aunque vuelven en vacaciones y los fines de semana, por lo que la fundación propuso crear una microempresa con un número sostenible de palomares para que sea rentable, que se calculó en 15.

Una vez en marcha, los pichones se matarían en Industrias del Pichón Bravío, un matadero que lleva funcionando en Cuenca de Campos desde 1999 gracias al empresario Félix de la Viuda.

Esta microempresa sería gestionada por la Fundación Re-habitar Tierra de Campos para evitar que cada uno de los propietarios de palomares que quieran producir pichones para su comercialización tenga que constituirse como explotación ganadera, según había explicado el ingeniero agrónomo Ignacio Mucientes, funcionario de la Consejería de Agricultura y Ganadería.

Los cocineros tendrán que comprometerse a tener en las cartas de sus restaurantes platos elaborados con pichones durante todo el año. Al menos ya hay cinco cocineros que recibieron con mucho entusiasmo la idea. Se trata de Gregorio Mediavilla, del restaurante La Tata de Cuenca de Campos (Valladolid); Luis Alberto Lera, del restaurante Lera, de Castroverde de Campos; Víctor Martín, del restaurante Trigo (Valladolid); Alfonso Fierro, del Estrella del Bajo Carrión, situado en Villoldo (Palencia), y Roberto Terradillos, de El Serbal (Santander). Todos ellos recurren habitualmente al pichón bravío en sus cocinas.

Por su parte, las cocineras Isabel Curiel, de Los Lagares de Saldaña (Palencia) y Fátima Pérez, que en la actualidad se dedica a la distribución de productos agroalimentarios de calidad, presidenta y vicepresidenta de la Asociación Entretantas Castilla y León, respectivamente, propusieron que se lleguen a acuerdos con determinadas industrias de la llamada quinta gama para transformar los pichones y que puedan llegar al consumidor y al cocinero, por ejemplo al vacío o en latas de conserva.

Al mismo tiempo, se decidió presentar la iniciativa Apadrina un Palomar a asociaciones como Entretantas, Euro-Toques y Maestres de Cocina; así como organizar jornadas gastronómicas del pichón bravío en las capitales de provincia de Tierra de Campos. Todas estas iniciativas buscan generar empleo y fijar población en el medio rural gracias a uno de los elementos arquitectónicos que mejor define el paisaje de Tierra de Campos, el palomar.

Fotos

Vídeos