El 56% de los participantes de tres Lanzaderas de Empleo trabajan

Una de las salas donde se desarrollan las lanzaderas de empleo/El Norte
Una de las salas donde se desarrollan las lanzaderas de empleo / El Norte

Los alumnos realizaron talleres de inteligencia emocional y comunicación, talleres de marca personal o simulación de entrevistas

EL NORTE

Un total de 32 de las 64 personas que participaron en las tres Lanzaderas de Empleo del Ayuntamiento de Valladolid, celebradas en los centros cívicos de Casa Cuna, Zona Este y Zona Esgueva, encontraron trabajo por cuenta ajena en diferentes sectores.

Estos, con edades comprendidas entre los 27 y los 57 años suponen un 56% del total de los que participaron de forma gratuita en el programa, financiado íntegramente por el Ayuntamiento y gestionado por la Fundación Santa María la Real.

Durante la duración del plan, se realizaron diversas actividades para optimizar la búsqueda de trabajo de los participantes: dinámicas de inteligencia emocional y comunicación, talleres de marca personal y búsqueda de empleo 2.0, simulación de entrevistas, mapas de empleabilidad y visitas a empresas.

Esas actividades han dado sus frutos. Esas 32 personas han encontrado trabajo en diferentes sectores como administración, servicios, comercio, electricidad, transporte, agroalimentación, educación, forestal, turismo, industria, calidad o cooperación, entre otros, según informan fuentes municipales.

Junto a ellos hay un participante que ha optado por el emprendimiento y se ha dado de alta como autónomo en el sector agroalimentario; otro participante ha optado por la formación reglada: realizará un Certificado de Profesionalidad con el que tiene garantizadas las prácticas laborales.

Este año, el Ayuntamiento ha dedicado un presupuesto de 125.000 euros para realizar un total de seis lanzaderas, tres finalizadas en marzo y las otras tres que finalizan ahora. De las seis lanzaderas celebradas, una de ellas se realizó en colaboración con Fundación Telefónica y Fondo Social Europeo, destinada principalmente al colectivo de personas menores de 35 años.

Las cinco restantes, financiadas al 100 % con presupuesto municipal, forman parte del Plan de Empleo Municipal y está gestionada por la Agencia de Innovación y Desarrollo Económico de Valladolid. Además, el consistorio pone a disposición del programa los espacios, medios técnicos y personal de distintas dependencias municipales para la celebración de dichas actuaciones.

Según el concejal de Hacienda, y Promoción Económica del Ayuntamiento de Valladolid, Antonio Gato, «las lanzaderas han demostrado ser una herramienta muy útil no solo para la búsqueda activa de empleo, sino también para incrementar la motivación, la seguridad y la confianza en sí mismos de los participantes, pues es una metodología que no solo logra un alto índice de inserción laboral sino que favorece el propio crecimiento y realización personal de todas las personas que toman parte en ellas».

También ha indicado que «el Ayuntamiento seguirá apostando por las Lanzaderas en 2018, incluyendo nuevos cambios metodológicos, como pueden ser las lanzaderas sectoriales».

Crecimiento y cambio de actitud

Las tres coordinadoras de las Lanzaderas de Casa Cuna, Zona Este y Zona Esgueva, Rosario Hoyos, Concepción Gutiérrez y Laura Ortega, respectivamente, están satisfechas con los resultados logrados en los cinco meses, no sólo por la tasa de inserción, sino especialmente por el cambio de actitud que han experimentado los participantes.

«Los participantes destacan la orientación para actualizar su currículum o las simulaciones de entrevistas. Han mejorado sus habilidades para buscar trabajo, han adquirido seguridad y control emocional, y saben promocionarse profesionalmente mediante un discurso elaborado y asumido, cosa que antes, solos y por su cuenta, no hacían o no sabían», detalla Concepción Gutiérrez.

«La evolución ha sido muy positiva. Han aprendido a identificar sus fortalezas y áreas de mejora, a tomar decisiones que les acerquen a sus objetivos y a ser estratégicos. Además cuentan con herramientas como un buen currículum, y han fortalecido y/ o adquirido nuevas competencias que les va a permitir afrontar el mercado laboral con más seguridad. Se van con mucha fuerza», explica Laura Ortega.

«Entre ellos no ha habido competencia, sino cohesión grupal y apoyo mutuo. Es muy gratificante. Saben la importancia que tiene el trabajo en equipo y están mejor preparados que hace cinco meses», agrega Rosario Hoyos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos