Palazuelo de Vedija pide arreglar su Consistorio, Bien de Interés Cultural

Patio del Palacio de los Cuadrilleros, sede de la Casa Consistorial./Miguel García Marbán
Patio del Palacio de los Cuadrilleros, sede de la Casa Consistorial. / Miguel García Marbán

El Ayuntamiento tiene su sede en el Palacio de los Cuadrilleros, afectado por humedades y excrementos de palomas

Miguel García Marbán
MIGUEL GARCÍA MARBÁN

El Ayuntamiento de Palazuelo de Vedija ha pedido a la Junta de Castilla y León que cubra el patio del Palacio de los Cuadrilleros, Bien de Interés Cultural desde 1996 y actual sede del consistorio. «El objetivo de la solicitud es acabar con las humedades que provoca el agua de lluvia y que, por polaridad, afectan al piso y a las columnas de piedra», explicó el alcalde, Salvador Fernández.

Además, con la cubierta, se evitaría, por la proximidad con la iglesia parroquial, la entrada de palomas, cuyos excrementos están dañando las partes de madera y metal que existen en el patio, a la vez que lo afean desde el punto de vista estético. Fernández, quien señaló la imposibilidad económica del Ayuntamiento de llevar a cabo este tipo de intervención, indicó que sería necesario eliminar el revoco que existe en parte de alguna de las columnas al estar dañando la piedra.

El palacio de los Cuadrilleros es un interesante ejemplo de arquitectura palacial. Se trata de una construcción barroca clasicista del siglo XVII, situada en la plaza Mayor de Palazuelo de Vedija. El edificio, rigurosamente simétrico, se organiza en torno a un patio porticado con columnas de piedra y arcos de medio punto en planta baja y galería perimetral en la planta superior. La fachada principal, que ostenta los escudos del linaje de los Cuadrilleros, se estructura en dos cuerpos sobre zócalo: el inferior de sillería y el superior de ladrillo.

El ayuntamiento, además de las funciones administrativas, acoge distintas actividades culturales en el salón de actos de la planta alta, lugar donde también se halla instalado el Centro de Interpretación de la Matanza, que recibe numerosas visitas durante el año. Con el fin de lograr la plena accesibilidad, se va a proceder a instalar en la escalera una plataforma elevadora por la que se accede al piso superior, pues «la Junta no nos ha permitido instalar un ascensor desde el patio al ser un edificio declarado Bien de Interés Cultural», decía el primer edil, quien criticó la visión de la Junta y que según él «no dan dinero, pero si no haces lo que ellos dices, te multan».

Preocupación por la torre

El regidor volvió a reiterar la preocupación del Ayuntamiento por el estado de la torre. Distintos informes destacan el gran riesgo de derrumbamiento debido a la tierra que rellena la parte inferior de la construcción y el enorme peso que soporta la escultura de Cristo Rey, que con 3.000 kilogramos culmina la torre.

La Diputación de Valladolid ha concedido 1.000 euros dentro de las ayudas a ayuntamientos para el arreglo de las iglesias y ermitas de la provincia en 2017 con el fin de poner testigos para observar cómo evoluciona su estado. Algo que el alcalde considera que «es de risa, pues ya sabemos, por numerosas piedras de sillería partidas a la mitad, cuál es su evolución». Fernández aseguró que no creían que «se iba a llevar una intervención de urgencias con un cosido de las piedras, el vaciado de la tierra y la retirada del escultura con el fin de buscarla un buen lugar en la plaza».

La de Nuestra Señora de Barruelo es la única iglesia que queda en pie de las seis que tuvo el municipio y «ahora está en grave peligro, sin olvidar el riesgo que hay para las casas y las personas si llega a reventar, con el antecedente de que ya se cayó una vez», sentenció el alcalde, quien se mostraba preocupado por el estado general de la estructura y que espera una respuesta de la Administración.

Fotos

Vídeos