Objetos de uso cotidiano para volver a Valladolid

Gonzalo, en la segunda planta de su comercio en Fuente Dorada. /
Gonzalo, en la segunda planta de su comercio en Fuente Dorada.
Gonzalo Useros. Gerente de Hosten Valladolid
Laura Negro
LAURA NEGROValladolid

Un agradable paseo por la ciudad de Bilbao. Ese es el punto de partida de esta historia de emprendimiento cuyo protagonista es Gonzalo Useros. Él ha cumplido el sueño de abrir su propio negocio en Valladolid, su ciudad natal. Su proyecto empresarial es Hosten, una tienda perteneciente a la cadena hispano-danesa Christensen&Huarte, en la que se vende todo tipo de objetos de uso cotidiano y que trata de optimizar al máximo la experiencia de compra del cliente. Gonzalo es licenciado en económicas y MBA por el Instituto de Empresa (IE). Muy pronto empezó a trabajar en Madrid como técnico de control de gestión en el departamento financiero de una multinacional italiana. Durante seis años fue creciendo dentro de la compañía hasta llegar a ser director financiero. Su trabajo le apasionaba, pero en cuanto le surgió la posibilidad de regresar a Valladolid, tuvo ninguna duda. «Tenía ganas de volver. Aquí tenía a mi familia y una mayor calidad de vida. Me contrataron para cubrir un puesto directivo en una empresa dedicada a las inversiones, en la que he permanecido durante nueve años y donde he aprendido mucho sobre el sector del comercio, las franquicias y las grandes marcas», explica.

De cerca

Emprendedor.
Gonzalo Useros Milano (41). Licenciado en Económicas.
Fecha de inicio de la actividad.
5 de mayo de 2017.
Contacto.
Plaza de Fuente Dorada, 17. 47002 Valladolid. Telf. 983 047 795

En enero de 2016 la crisis llamó a la puerta de la empresa en la que Gonzalo trabajaba y quedó en situación de desempleo. «Tenía dos opciones, buscar trabajo por cuenta ajena o intentar cumplir el sueño de tener mi propio negocio», relata. Y un buen día, mientras paseaba por el casco histórico de Bilbao, se topó con una tienda que por fuera le gustó y por dentro le sorprendió. «Aquel fue mi primer contacto con las tiendas Hosten y quedé maravillado. Su decoración, sus productos y la experiencia que viví como cliente me atraparon. Me pareció que podía ser muy buena idea implantarla en Valladolid», nos cuenta.

La casualidad quiso que en el mes de abril del pasado año, mientras visitaba Expofranquicia en Madrid, Gonzalo se topara de nuevo con esta novedosa cadena de tiendas en uno de los stands de la feria. «A medida que iba conociendo más sobre la filosofía y modelo de negocio de esta firma, me iba entusiasmando más con la idea de emprender con mi propia tienda bajo el régimen de franquicia», explica. «Tuve muchas conversaciones con la central e hice muchos cálculos financieros hasta que tomé la decisión. Tenía muy claro que quería apostar por mi ciudad y abrir aquí mi negocio. Podía haber optado por irme a Madrid, pero aquí tenía a mi familia, que es mi prioridad», añade.

Gonzalo asegura que el sistema de franquicia le ha facilitado mucho la tarea de emprender. En la central ha encontrado un gran respaldo y han sabido guiarle sobre las peculiaridades de este negocio de probados resultados. «La relación es muy estrecha. Yo uso su marca y su imagen, me prestan asistencia técnica y comercial y me trasladan su ‘know how’. La central es mi único proveedor, lo cual me facilita mucho las cosas y al tratarse de una franquicia pequeña y cercana, me inspira mucha confianza», explica este emprendedor, quien capitalizó la totalidad de su paro para iniciar su negocio.

Decidir la ubicación de su tienda le llevó nueve meses. «Durante semanas estuve contando la gente que pasaba cada hora por las principales calles del centro de Valladolid», relata este emprendedor, que tiene la exclusiva de la marca en la provincia. Finalmente encontró el lugar adecuado para su tienda bajo los soportales de Fuente Dorada y tras la reforma abrió sus puertas el pasado mes de mayo, convirtiéndose en la quinta tienda de la cadena en España. Diseño, funcionalidad, calidad y precio son las principales cualidades las más de 900 referencias incluidas en el catálogo de productos.

En su establecimiento, Gonzalo ha sabido crear un ambiente acogedor y relajado que, aderezado con una buena banda sonora, suponen toda una experiencia de compra para el cliente. Todos los muebles y elementos decorativos utilizados están inspirados en el estilo industrial y son respetuosos con el medio ambiente. Los pasillos de esta tienda de doble planta sorprenden con originales artículos, muy prácticos y con un precio irresistible. «Apostamos por la compra inteligente, en la que prima la excelente relación calidad-precio. El 90% de los productos cuestan menos de 10 euros y nos caracterizamos por calcular el valor exacto de venta hasta el último céntimo. Huimos del redondeo y de los precios psicológicos. Si un precio es 1,17 euros, no lo redondeamos a 1,20. Los precios son los que son», zanja.

Interesantes artículos de jardinería, papelería, almacenaje, cocina, decoración y fiesta copan los expositores de este establecimiento, cuyas principales ventas son para regalo. «Montar un negocio es como tener un hijo. Las satisfacciones te reportan el triple pero los disgustos también son triplemente mayores que cuando trabajas por cuenta ajena», subraya.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos