El número de ictus atendidos en el Hospital Clínico se triplica respecto a 2008

Planta de la Unidad de Íctus del Clínico./Henar Sastre
Planta de la Unidad de Íctus del Clínico. / Henar Sastre

La unidad registró 166 casos frente a los 65 de hace nueve años, mientras que en lo que va de 2017 son ya 104 los afectados

EL NORTE

El Hospital Clínico de Valladolid ha tratado durante el año pasado 166 casos de ictus, lo que casi supone triplicar los 65 registrados en 2008, mientras que en lo que va de año ha alcanzado ya los 104 afectados.

Así lo comunicó ayer el gerente regional de Salud de Castilla y León, Rafael López, en la presentación de las nuevas dependencias de la Unidad de Ictus del Hospital Clínico Universitario de Valladolid, que ha sido mejorada con nuevos equipos y una ampliación de personal.

La inversión realizada para esta ampliación ha contado con una dotación de 50.000 euros, que ha creado la unidad específica para atender los ictus, que contará con monitorizaciones de los pacientes a través de telemetría y un eco Doppler para realizar el seguimiento de los flujos cerebrales del paciente sin tenerlo que desplazar.

Además, ha ampliado el personal de enfermería que trabaja en esta sección para mejorar la atención de los pacientes que estén ingresados en esta Unidad.

Tratamiento homogéneo

Los objetivos de esta unidad son los de establecer un tratamiento homogéneo de la enfermedad en toda Castilla y León y que en todos los centros haya un responsable sobre esta enfermedad para poder establecer una coordinación de los pacientes en la Comunidad.

López calificó de «variopinta» la situación de los centros con Unidades de Ictus, pues sólo en el Hospital Clínico de Valladolid y los hospitales de Burgos, León y Salamanca, cuentan con esta unidad específica, una situación que esperan revertir gracias a esta coordinación y enlazando con otros puntos de la Comunidad como pueden ser los de Zamora y El Bierzo.

«Cuanto menos tiempo se tarde en atender al paciente, más éxito habrá en el pronóstico y la evolución», apuntó el gerente.

En este sentido, señaló también que enfermedades cerebrovasculares son ya la segunda causa de muerte en España, sólo superadas por las enfermedades cardiovasculares, y que son, a su vez, la primera causa de muerte en el caso de las mujeres.

Esta enfermedad es la que más dependencia provoca a causa de las secuelas, y señaló la importancia que tiene tanto en ámbito sanitario como social.

Por último, también se ha puesto en marcha la nueva unidad de epilepsias, con lo que se va a mejorar el diagnóstico de los pacientes gracias a una Sala de Vídeo Electroencefalograma, que aumentará el éxito de tratamientos y pronósticos.

López añadió así que esperan que en un futuro se puedan realizar tratamientos quirúrgicos para revertir los episodios epilépticos, algo que hasta ahora no se ha podido llevar a cabo.

Fotos

Vídeos