Y la nueva Selectividad comenzó con el lío previsto

Los estudiantes se concentran en el Miguel Delibes antes del comienzo de las pruebas. / Carlos Barrena-UVA

La prueba de Historia desató las críticas de alumnos y docentes, que se sienten perjudicados

A. G. ENCINASValladolid

Indignación. Quejas. Ansiedad pensando en lo que todavía queda y en las notas de corte que harán falta para poder acceder a los diferentes grados. Y por si todo esto era poco para componer el paisaje de la primera EBAU (Evaluación de Bachillerato para el Acceso a la Universidad), el dichoso examen de Historia. Un examen que el sindicato STE Valladolid se apresuró a criticar porque había «generado la desesperación del alumnado que este año pretende acceder a la Universidad». ¿El motivo? Según STE, «se confirma que las declaraciones de responsable de materia de la Universidad de Valladolid, José Ramón Díez Espinosa, no eran un rumor. El examen que se propuso en el mes de abril ha sido modificado para ajustarse a todos los contenidos de referencia publicados en el BOCyL». Algo en lo que hoy, miércoles, ha abundado el sindicato Comisiones Obreras. A través de una nota, ha señalado que la Consejería de Educación debe «hacer una declaración pública disculpándose por el malestar generado y afrentar las consecuencias que se deriven del menosprecio a este problema que, en su día, se le planteó».

Fotos

Desde la Consejería de Educación, sin embargo, se insiste. En ningún momento se modificó el examen, que se ajusta al temario propuesto por el Ministerio de Educación para la prueba de Historia de España, que este año es obligatoria. Esto es: entraban como materia de examen los 96 estándares –epígrafes o temas– que figuraban en el temario, y no esos famosos 18 de los que se ha hablado y que surgieron de las reuniones del coordinador de la prueba por parte de la UVA, José Ramón Díez, con los docentes de los institutos.

Díez explicó el martes por la tarde a El Norte que desde el viernes ya no ocupa la coordinación de la prueba de Historia de España por parte de la Universidad de Valladolid.«Hace ocho días presenté la renuncia al rector, DanielMiguel», señaló. En sus tres páginas de escrito argumentaba por qué decidía abandonar el puesto y envió copia al departamento de Pruebas de Acceso y a su directora de Departamento.

Díez decidió no saber nada del examen de ayer. Ni qué había caído, ni cómo había sido en otras autonomías, aunque algunos allegados le confirmaron que en la Comunidad de Madrid había tenido un formato algo diferente.

Estándares «fijos»

En las aulas de la Universidad de Valladolid, mientras tanto, los estudiantes recibieron con muestras visibles de desagrado y enfado el examen de Historia. En las preguntas aparecían reflejadas algunas de las recomendaciones que en su día hizo el coordinador de Valladolid a los institutos, pero otras pertenecían a otras partes del temario.

«Hace ocho días presenté la renuncia al rector como coordinador de la prueba de Historia en la UVA» josé r. díez espinosa

Díez Espinosa señalaba que recomendar una serie de temas no es lo mismo que circunscribir el temario a unos cuantos estándares. «Si hago una serie de consejos, no se puede entender que son los que van a misa. Después de 25 años en esto... A cualquiera que se le ocurra, ¿cómo voy a llegar a un aula y distribuir lo que van a estudiar? Pero como ha habido una crispación tan absoluta, todo se ha ido acumulando», señalaba.

Uno de los profesores presentes en las reuniones previas con José Ramón Díez admitía ayer que «él habló de 18 estándares fijos, nunca dijo que no entrara el resto de los temas». Se cumplió que no iban a aparecer «líneas del tiempo», por ejemplo, «pero de esos 18 estándares cayeron muy pocos, apenas tres: Primo de Rivera, la Ilustración, la regulación de la población y un cuarto que no era exactamente el que se había descrito, sobre las causas de la invasión musulmana».

Pilar Garcés, directora general de Universidades de la Consejería de Educación, explicaba que el ya ex coordinador de Historia de España en la UVA «ha dicho una cosa que la gente ha querido creer. Los estándares son los que pone el Ministerio. A partir de ahí se hacen unas pruebas y ni siquiera yo sé cuáles son las preguntas porque las fotocopias, el día antes, las hace el coordinador».

Insiste, en todo caso, en que el examen nunca se varió respecto a las propuestas que se hicieron en un principio.«No se ha cambiado. Es lo que había y lo que hay, lo que se dijo y lo que los grupos de materia técnica han hecho».

Una prueba mal nacida

En todo caso, la implantación de esta nueva Selectividad contrarreloj ha sido angustiosa para docentes y estudiantes. Ni los formatos de las pruebas ni los temarios exactos se han conocido hasta una vez comenzado el curso, lo que ha obligado a improvisar continuamente. Hace muchos años, un curso comoCOU (Curso de OrientaciónUniversitaria) se centraba específicamente en la Selectividad.Los alumnos ensayaban en sus evaluaciones formatos de examen como los que se iban a encontrar después, practicaban comentarios de texto...

Esta vez los estudiantes de segundo de Bachillerato han tenido que ir adaptándose sobre la marcha. Los docentes pidieron en marzo que se respetara el formato anterior, con los epígrafes antiguos y un examen según el modelo LOE, pero la Consejería de Educación decidió que no. En Madrid, sin embargo, sí se han mantenido tanto los epígrafes como el formato de examen de la vieja Selectividad.

Fotos

Vídeos