Nueva dimisión en el Ayuntamiento de Peñafiel... y ya van tres

Adriana Reyes (tercera por la izquierda), en el pleno de ayer en el que dejó su acta. / A. O.

Adriana Reyes deja su sillón como concejal de Turismo, al carecer «de tiempo suficiente para seguir»

Agapito Ojosnegros Lázaro
AGAPITO OJOSNEGROS LÁZAROPeñafiel

Poco más de dos años de mandato y ya son tres los concejales del Ayuntamiento de Peñafiel que han presentado su dimisión. Dos de ellos pertenecientes al Partido Popular, al frente del gobierno municipal, y uno al PSOE. El primero en causar baja fue Samuel Cabrero (PP), quien cesó por un traslado laboral; luego fue el portavoz socialista y diputado provincial, Francisco Javier Herrera, quien hizo lo propio, pero por no poder alcanzar la alcaldía y no poder llevar a cabo el proyecto de municipio que su agrupación tenían en mente. Y quien dejaba su silla esta semana –por reciente maternidad–, en el pleno extraordinario celebrado para tal fin, fue Adriana Reyes, concejala de Turismo, entre otras atribuciones.

La ya exedil ha reconocido que al no poder dedicar el tiempo que la concejalía necesita ha preferido que una compañera la reemplace, ya que todo apunta a que será Yolanda Burgoa quien ahora adquiera las responsabilidades del cargo, al ser la que, por turno, aparece en la lista electoral del PP de Peñafiel. En la sesión plenaria del lunes hubo agradecimientos de todos hacia Reyes, que a su vez fueron recíprocos.

¿Están afectando estas dimisiones en el funcionamiento del Consistorio? Desde Ciudadanos, Javier Puerto señala que lo que se vive en el Consistorio es el reflejo de una «discriminación» hacia un sector de la sociedad como son «los jóvenes con formación académica, y más aún si se es mujer», que por su situación de precariedad, inestabilidad o movilidad laboral no pueden ejercer como concejales en igualdad de condiciones como otros colectivos, como pueden ser los funcionarios, jubilados o personas de edad madura que tienen una situación vital más estable. Son, según estima Puerto, los que copan estos puestos.

El portavoz de Izquierda Unida-Toma La Palabra, José Luis Posac, afirma que esta coyuntura «perjudica al Ayuntamiento, y bastante, y no es bueno para el municipio. Pasa lo mismo que con los municipales, que cuando empiezan a conocer el pueblo y su puesto se van». «Después de tantos años en el Ayuntamiento no he visto una legislatura como esta», advirtiendo de que hay «otra posible dimisión –por inminente maternidad– de otra concejala». Posac señala que «el trabajo del Ayuntamiento es mucho más serio de lo que la gente piensa».

Jesús Cuadrado, portavoz de Candidatura Independiente, coincide con Posac, tildando esta dinámica de «preocupante» pues entiende que «después de cuatro legislaturas, ser concejal no es llegar y sentarse en un sillón y votar. Ser concejal es hacerse cargo de muchísimo trabajo, como el de un Ayuntamiento como el de Peñafiel, que además tiene muchas carencias como puede ser una por la que llevo trabajando muchos años, como es la seguridad ciudadana. Querer ser concejal y llevar una vida normal es imposible. Hay que estar dispuestos a sacrificarse».

Desde la principal agrupación de la oposición, el PSOE, su portavoz, Elías Arranz, indica que «en algo afecta, porque quien entra tiene que adquirir una rutina y un aprendizaje», pero que tampoco lo hace en «exceso», pues depende «de la concejalía». Y en cuanto a su grupo y la marcha de Javier Herrera, su «dimisión no ha afectado al grupo municipal, pues no ha cambiado nuestra forma de trabajo, y estoy apoyado por mis dos compañeras», dijo.

Cuestiones «por encima»

El alcalde de Peñafiel, Roberto Díez (PP), explica que «las obligaciones que tiene el Ayuntamiento no se ven afectadas» por las dimisiones, y que «es mejor ser sustituido por otra persona si no se puede atender en buenas condiciones las obligaciones». En el caso de su agrupación, señala que los dos dimisionarios «se sustituyen lo antes posible y la labor que hacían la continúan realizando otras personas igualmente capacitadas». «Al final es cuestión de compromiso de todos los que vamos en una lista y, en nuestro caso, estamos todos capacitados para sacar adelante estas cuestiones». Asimismo, el regidor señala que al no existir dedicaciones exclusivas los ediles dependen de sus respectivos trabajos, y que hay «cuestiones que están por encima como la atención a la familia o una obligación laboral. Creo que todo el mundo lo entiende y es más que justificable», indica el alcalde.

Fotos

Vídeos