Los 24 municipios del alfoz unificarán las tarifas de taxi en 2018

Una de las paradas de los taxistas de Arroyo de la Encomienda, situada junto al centro de salud./J. F.
Una de las paradas de los taxistas de Arroyo de la Encomienda, situada junto al centro de salud. / J. F.

Los nuevos precios que regirán en los 24 municipios están aún pendientes de aprobación

J. DE LA FUENTEValladolid

El Ayuntamiento de Valladolid acogió el pasado viernes 17, a última hora de la mañana en el centro de formación de personal, una reunión entre los alcaldes y representantes de los 24 municipios del área metropolitana de Valladolid para analizar las tarifas que regirán los servicios de taxi entre la capital y los municipios del alfoz. En realidad, son 23 municipios, a los que se sumará Arroyo de la Encomienda, que por el momento no está incluido en el Área Territorial de Prestación Conjunta de Valladolid (ATPCVA) en todo lo concerniente al servicio de taxis, pero que acude a las reuniones. La localidad ha solicitado ya su inclusión y está pendiente de la aprobación del Consejero de Fomento de la Junta, que se producirá en breve.

Las tarifas y precios, así como las paradas metropolitanas que se estudiaron, parten de la propuesta realizada por la Agrupación de Taxis de Valladolid a través de su presidente, Roberto Merino. Una vez defina el Ayuntamiento de Valladolid, con el concejal Luis Vélez a la cabeza, la propuesta definitiva de manera conjunta con los 24 municipios del alfoz, esta se elevará a la comisión responsable de la Junta de Castilla y León, que es el organismo competente en la fijación de los precios definitivos. La intención es que antes del día 15 de diciembre se puedan aprobar los precios definitivos y que entren en vigor el mismo día 1 de enero de 2018.

Lo más destacado de la propuesta es que se fijan paradas metropolitanas en los 24 municipios y once paradas en la capital. Los servicios entre ellas se regirán por tarifas planas cuyos precios serán conocidos y fijos, mientras que el resto de recorridos se harán por taxímetro. Cada municipio fijará una parada metropolitana. Habrá dos tarifas, una para los días de diario y otra para los servicios nocturnos, festivos y domingos. Todos los vecinos del alfoz verán rebajados los precios sensiblemente, con mayor número de servicios y clientes para los taxistas, que también se verán beneficiados.

Junto a las cinco licencias de taxi de Arroyo se incorporan también, a las 474 actuales de Valladolid capital, las licencias de Laguna de Duero, Villanubla y Boecillo –una en cada uno de ellos–, con plenos derechos en el Área Territorial de Prestación Conjunta de Valladolid (ATPCVA).

Las paradas metropolitanas de la capital serán once, situadas en ambas estaciones –de Renfe y autobuses–, hospital Río Hortega, hospital Clínico, Parquesol (la 39), La Victoria (Puente Mayor), Paseo de Zorrilla (La Rubia), Delicias (El Carmen), Zona centro (Plaza Poniente), Rondilla (El Tívoli), Plaza Circular, y Pajarillos (Cigüeña).

Cada municipio deberá decidir y comunicar cuál es su parada metropolitana, desde la que se fijarán las tarifas planas, tanto para la recogida de pasajeros como para dejarlos allí en los viajes en sentido contrario, desde la capital. Desaparecen así las actuales zonas. En la propuesta de los taxistas, para la tarifa de los diarios, la bajada de bandera costará 1,70 euros, con 3,40 euros de percepción mínima. Cada kilómetro recorrido costará 0,95 euros con 19,50 euros de coste por hora de parada. En la tarifa nocturna y de domingos y festivos, los precios pasan a ser de 2,45 euros para la bajada de bandera, con 4,70 euros de percepción mínima, con el kilómetro a 1,33 euros y 28,40 euros la hora de parada.

Como ejemplos significativos, Zaratán se moverá entre los 8 y 10 euros para cualquiera de las once paradas de la capital por servicio. Viajar desde el aeropuerto de Villanubla a Las Delicias costará 19 euros fijos, mientras que desde Fuensaldaña al hospital Río Hortega serán 12 euros y desde Rondilla a Cabezón de Pisuerga, 14 euros.

Los vecinos de Aldeamayor de San Martín, por ejemplo, abonarán entre 17 y 20 euros por ir a la capital, lo mismo que los de Villanueva de Duero o Robladillo, que tienen los precios más altos, pero también mayor distancia a sus centros urbanos. Los de Boecillo oscilarán entre los 14 y 17 euros, 50 céntimos menos que los de Tudela de Duero. Los pasajeros de Simancas oscilarán entre los 12,50 y 15,50 euros por trayecto.

Ir de Valladolid a Laguna de Duero oscilará entre los 8,50 y 10,50 euros, mientras que, para llegar a Viana de Cega, los precios se situarán entre 16 y 19 euros. Arroyo, por su parte, está pendiente de conocer sus precios de la tarifa plana, pero a tenor de las tablas propuestas, resulta sencillo llegar a la conclusión que sus precios serán similares a los de La Cistérniga o Laguna de Duero, entre 8 y 9 euros en el caso más barato y entre 10 y 11 en el más costoso.

Buena acogida

La propuesta ha sido bien acogida por los distintos responsables de las áreas de movilidad y alcaldes de los 24 municipios implicados. Así, José Antonio Otero, en representación de Arroyo de la Encomienda, señala que «esto había que hacerlo. Estamos en un mundo globalizado y es bueno para los vecinos. Habrá mayor oferta, mejor y más numeroso servicio y abaratamiento de los precios.

Arroyo, con 20.000 habitantes, no podía permitirse no estar. Los vecinos del municipio se van a ahorrar, al menos, un 20% en cada trayecto con los precios actuales». Arroyo es un buen ejemplo de la problemática que surge de fijar una sola parada metropolitana, al ser un municipio tan extenso, con seis núcleos poblacionales destacados. Parece lógico que Arroyo fije su parada en la plaza de España de La Flecha. Con posterioridad, se fijarán cinco paradas más, cuyos precios habrá que tratar con los taxistas de la capital, y que deberían estar en los hoteles La Vega y AC Santa Ana, RÍO Shopping, la iglesia de Arroyo y el ‘Xperience’ de Sotoverde, por ejemplo, cubriendo la totalidad del municipio.

Mucientes y Renedo

Para Emiliana Centeno, alcaldesa de Mucientes, «solo es una propuesta. Hay aspectos a mejorar, pero está bien para empezar a trabajar. Fijar los precios nos hace saber a todos dónde estamos y lo que nos va a costar montar en un taxi desde ahora. Hay que experimentar. El taxímetro nos da miedo a todos y fijar las paradas y el coste me parece bien».

Luis Fernández Carbajo, alcalde de Renedo, también sufre un problema similar a Arroyo en cuanto a la dispersión poblacional y las distancias a la hora de fijar una sola parada metropolitana en su municipio. No obstante, ve con satisfacción la propuesta, señalando que «para Renedo, con las enormes dificultades de transporte que tenemos, es un alivio. Las tarifas planas nos dan una seguridad que antes no existía con el taxímetro. Pienso en los chavales que salen por las noches y deben volver, que se van a ver beneficiados, y en las personas que deben acudir a consulta a cualquiera de los dos hospitales de la capital. Actualmente estamos pagando unos 17 euros por ir o volver de Valladolid, y nuestros vecinos pasarán a pagar entre 11 y 14 euros, con un ahorro considerable que es muy bienvenido. Habrá incremento de usuarios, así que ganarán los vecinos y los taxistas, por supuesto».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos