La multinacional Everis funda una escuela de FP para formar empleados

Diego López Pérez, en la sede de Everis en Valladolid. / Ricardo Otazo

La carencia de personal cualificado lleva a la firma a crear un curso de formación reglada pionero en España

Antonio G. Encinas
ANTONIO G. ENCINASValladolid

«Contratamos entre cuarenta y cincuenta personas a la semana», le dijo uno de los directivos de Everis a Diego López, vallisoletano de nacimiento y promotor de la primera escuela de educación reglada que la multinacional abrirá en el mundo. Y lo hará en Valladolid. Porque Diego López y su hermano, también directivo en Everis, son de aquí y su empeño era que este fuera el punto de partida.

¿Y qué interés puede tener Everis, con esos niveles de contratación y con más de 18.000 empleados por el mundo, en fundar una escuela de FP? Pues la clave está en lo costoso que le resulta encontrar a personal cualificado que se ajuste a sus demandas.

No es algo nuevo. En Valladolid, empresas como Soid Gear, Cognizant o Five Flammes, afincadas en el Parque Científico de la UVA, a apenas un centenar de metros de la Escuela de Ingeniería Informática, tienen dificultades para encontrar lo que buscan cuando deciden contratar a alguien. Tanto más le ocurre a un gigante como Everis, cuyas previsiones son las de doblar la plantilla que actualmente tiene en Valladolid hasta superar los trescientos empleados.

Diego López sabe lo que es la docencia porque lleva metido en ese mundo dos décadas, con 11 años en la dirección del Rafaela María. En las conversaciones con su hermano surgía reiteradamente la dificultad de la empresa para encontrar gente joven con la cualificación necesaria como para entrar a trabajar en la multinacional. Entonces se le ocurrió poner en marcha un proyecto de formación que, tras un primer contacto con Everis, se convirtió en algo mucho más ambicioso. De una especie de ‘academia’ privada a un centro de formación reglada de FP en el que se impartirá el título de grado superior de Técnico Superior en Desarrollo de Aplicaciones Multiplataforma. La diferencia estriba particularmente en los profesores, que serán responsables de la propia empresa, y en la posibilidad de realizar las prácticas en las sedes de la compañía, que en España está presente en Valladolid, La Coruña, Alicante, Bilbao, Ciudad Real, Murcia, Sevilla, Valencia, Zaragoza, Madrid o Barcelona.

«No se puede decir que te vayan a contratar en cuanto termines, pero si te forman ellos y además haces prácticas en su empresa, sabiendo que están contratando personal continuamente...», explica Diego López, que tiene como rémora el hecho de que el centro, de nueva formación, ha aparecido muy tarde en el elenco de centros ratificados por la Consejería de Educación, aunque cuenta desde marzo con todos los parabienes.

El coste por año, con un plan de estudios de dos mil horas y un horario de 15 a 21, es de 4.900 euros, porque se trata de un centro privado. Por ello, han buscado un acuerdo con Ibercaja para que los alumnos puedan financiar la matrícula y las mensualidades y devolverlo después, con dos años de carencia, al estilo de lo que ocurre con las universidades norteamericanas.

«Los perfiles que se buscan con este tipo de formación son los de profesionales de la ciberseguridad, los expertos en experiencia de usuario, sistemas Big Data y profesionales en movilidad», explica Diego López.

Abierto a todas las ramas

Aunque es un curso con unas particularidades claras, al tratarse de un ciclo superior de FP está abierto a todas las ramas. Así, quienes hayan acabado el Bachillerato, o provengan de haber obtenido un título universitario o ciclos de grado medio de FP pueden optar a este curso.

Y es que otro de los grandes nichos a los que apunta este tipo de formación es el de los ya empleados o gente con formación pero con trabajos que no se corresponden con su cualificación. «Se dirige también a profesionales que puedan compatibilizar su trabajo con los estudios y quieran mejorar en su actividad o buscar otro horizonte profesional», explica Diego López. Por eso los horarios de clase son vespertinos.

Un gigante aún más gigantesco

Everis ya era una empresa grande cuando la firma japonesa NTT Data decidió adquirirla, hace cuatro años, por 559 millones de euros. Por entonces, la firma española era una multinacional con unos diez mil empleados repartidos por el mundo. Ahora cuenta con 18.000 y se encuentra en un momento de plena expansión que le va a llevar a contratar a entre 2.000 y 2.500 personas en España en este año 2017. La dificultad de encontrar personal que se adecúe a sus necesidades laborales es lo que ha llevado a Everis a aceptar esta propuesta piloto –incluso cediendo su logo– que le puede permitir captar y retener talento. Hay que tener en cuenta que opera en un sector con alta movilidad de trabajadores entre las empresas por la gran demanda.

Fotos

Vídeos