Multado con 601 euros por llevar una navaja de más medio metro en una calle de La Rondilla

La navaja, de más de medio metro de longitud, intervenida a un joven de La Rondilla. /@PoliciaVLL
La navaja, de más de medio metro de longitud, intervenida a un joven de La Rondilla. / @PoliciaVLL

El joven, que también fue sancionado por fumar un porro, intentó huir al ver acercarse a un policía muncipal

J. Sanz
J. SANZValladolid

El agente vio cómo un joven estaba fumando tranquilamente un porro en un banco de la calle Cardenal Torquemada, en La Rondilla, y decidió identificarle. Así que se acercó y se encontró con que el protagonista salía corriendo al verle acercarse. Su huida apenas duró unos minutos y enseguida fue alcanzado por el policía municipal, cuya intención inicial pasaba, a lo sumo, por denunciarle por consumo de estupefacientes en la vía pública. La sorpresa llegó al registrarle y encontrar que llevaba en una bolsa una descomunal navaja de más de medio metro de longitud, cuyo origen o finalidad no supo explicar.

La sanción por llevar un arma oscila entre los 601 y los 30.000 euros

Los hechos tuvieron lugar a las 19:00 horas del miércoles en la citada calle de La Rondilla, donde el joven se llevó a casa dos multas de un mínimo de 601 euros cada una por sendas infracciones graves tipificados en los artículos 36.16 y 36.10 de la Ley de Seguridad Ciudada. La primera sanción obedece al consumo de sustancias estupefacientes en la vía pública y la segunda por posesión de un arma ilegal. La cuantía de las sanciones por esta última infracción oscilan entre los 601 y los 30.000 euros, en función de la peligrosidad del arma en cuestión.

Típica de Curro Jiménez

En este caso, en principio, la multa por llevar encima semejante arma blanca sería la mínina, al igual que por fumar un porro. La navaja en cuestión, cuya fotografía no hace justicia a sus dimensiones reales, es la típica de recuerdo de Albacete, una réplica de las utilizada por los bandoleros del siglo XIX -véase la mítica serie Curro Jiménez-, pero cuyo filo es tan real como sus más de cincuenta centímetros de longitud. Vamos, que da miedo. «Es un arma evidente ilegal, que no se puede llevar por la calle por su potencial peligro», inciden fuentes policiales, que aclaran que se trataba de una navaja de apertura manual con un muelle.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos