El Norte de Castilla

«Motauros está ya consolidada como una marca de identidad de Tordesillas»

fotogalería

González Poncela, aficionado a las motos, en la zona donde tendrá lugar la concentración. / Fran Jiménez

  • José Antonio González Poncela, alcalde de Tordesillas

  • La localidad dará hoy el pistoletazo de salida a cuatro días de motos repletos de actividades

No tiene moto, pero es un gran aficionado a ellas y disfruta en cada una de las actividades que el motoclub organiza durante los meses previos a Motauros. El alcalde de Tordesillas, José Antonio González Poncela, al igual que los vecinos, tiene marcada en rojo, en el calendario local, la fecha de la concentración invernal. «Para nosotros este fin de semana es uno de los más activos del año, ya que todo el pueblo se vuelca con la concentración y, tengas o no tengas moto, son muchos los que participan del ambiente y del programa».

Las hogueras, los conciertos, como el de Loquillo del viernes, o la actuación del DJ Fonsi Nieto, la excursión a Matapozuelos del sábado, y los almuerzos y desayunos de hermanamiento son solo una pequeña parte de todos los factores que hacen, a juicio de González Poncela, que Tordesillas sea sin duda alguna «la capital de las concentraciones invernales de motos».

–¿Es Tordesillas una ciudad motera?

–Sin ninguna duda. Estamos capacitados para decir que Tordesillas es una ciudad motera desde que en el año 85 acogiéramos la primera concentración de motos de carácter invernal. La evolución que hemos tenido es evidente, ya que las cifras y los datos de participación avalan la labor realizada por el motoclub tordesillano. La primera vez que realizamos la concentración se hizo en la zona que nosotros denominados como el área de los portugueses (próximo a la carretera de Salamanca). Esta zona se quedó pequeña y la concentración tuvo que cambiarse al área de Valdegalindo, en la que se ha realizado desde entonces y que este año, con motivo del aumento de inscripciones, hemos ampliado para dar un buen servicio a los participantes. Tordesillas siempre se ha adaptado a las necesidades de la concentración, ya que tenemos una larga tradición en las mismas, que queremos seguir apoyando.

–¿Cómo fueron los primeros años de Pingüinos en la localidad y su evolución hasta Motauros?

–Los primeros años, hasta que se fueron de Tordesillas, se intentaba batir récord Guinness. Todo el pueblo se implicaba y los vecinos se prestaban a colaborar con la organización. Una vez que decidieron irse, los tordesillanos se sintieron en cierto modo molestos o enfadados ya que sus formas no fueron las más correctas. Desde ese momento, el motoclub tordesillano de Motauros tomó las riendas de la concentración y con mucho trabajo y con mucha dedicación fueron creciendo, año tras año, hasta el día de hoy, donde en esta decimoquinta edición se pueden ver los frutos de tanto esfuerzo. Además, me gustaría aprovechar la ocasión para recordar el trabajo que realizó el que fuera el presidente del motoclub, David Miguel Alonso, quien desgraciadamente falleció en un accidente de tráfico. Luchó mucho por Motauros, al igual que otros miembros del motoclub, que también han fallecido, por lo que creo que todo el trabajo de esta edición se verá recompensado este año.

– ¿Qué supone para la villa una concentración de estas características?

–Motauros es una marca de identidad de Tordesillas. Nosotros tenemos tres grandes eventos al año como son el mercado medieval, el toro de la vega y esta concentración. Para Tordesillas, que es un pueblo turístico, esta cita motera es una fuente de ingresos importante, y más en el primer trimestre del año, donde la cosa está más floja. Según tengo entendido, todas las plazas hoteleras están cubiertas y muchos de los bares de la Plaza Mayor y de sus proximidades están contratando a camareros extras para este fin de semana, donde el beneficio será grande.

–¿Cuál es la aportación que el Ayuntamiento realiza a la concentración?

–El Ayuntamiento cede el núcleo de Valdegalindo a la organización y pone la logística en cuanto al alumbrado, arreglo de caminos, voluntarios, limpieza del núcleo y la ampliación de contenedores. Además, el Ayuntamiento también tiene firmado un convenio con Motauros por el que aportamos 10.000 euros al evento. Nos gustaría que la cantidad fuera mayor pero en estos momentos, y como están las cosas, no podemos dar más. Desde el Ayuntamiento siempre que nos solicitan apoyo a cualquier tipo de iniciativa que surge de asociaciones o colectivos tordesillanos los apoyamos y colaboramos dentro de nuestras posibilidades.

–¿Cómo surgió la promoción de Motauros en Madrid?

–Nos invitó la organización, que fueron la que decidió que este año, al ser el decimoquinto aniversario, la concentración tenía que presentarse en Madrid. No pusimos impedimento alguno, ya que nos pareció una magnífica idea.

–¿Se logrará llegar a la cifra de 10.000 inscritos?

–Este año habrá más inscripciones, según las estimaciones del motoclub. Además de la suspensión de Pingüinos, que podrá atraer a mucha más gente a Motauros, no debemos olvidar que esta concentración ya está consolidada debido al trabajo que han realizado durante todos estos años desde la organización, por lo que confió en que todo ese esfuerzo tenga la recompensa el próximo domingo con una asistencia elevada.

–¿Cuál es el impacto económico de Motauros en Tordesillas?

–No tenemos esos datos, pero este año realizaremos una estimación con los bancos, hosteleros y empresarios del municipio. La realidad es que a fecha de hoy está todo lleno en los hoteles y muchos restaurante tienen reservas para comer, por lo que esta concentración es muy importante para la localidad ya que los beneficios son un buen empujón para muchas familias.

–¿Se vuelcan los tordesillanos con Motauros?

–Completamente. Siempre lo han hecho y más desde que la organización depende de un grupo de gente de Tordesillas. Antes, con Pingüinos, la relación era más distante entre la organización y el pueblo, pero con Motauros todo es más cercano.