Los militares podrán ser examinadores de tráfico

Gregorio Serrano, el director general de Tráfico. /Fernando Villar-EFE
Gregorio Serrano, el director general de Tráfico. / Fernando Villar-EFE

La DGT anuncia la contratación de cien profesionales para finales de 2018, de los cuales, una parte vendrá del ejército

A. SOTO

La Dirección General de Tráfico contará a finales de 2018 con cien examinadores más en plantilla, una parte de los cuales serán militares. Este es el principal anuncio que realizó hace unos días el máximo responsable de la DGT, Gregorio Serrano, en un momento en que la tensión entre su departamento y el colectivo de los examinadores, que está en huelga, se encuentra en un punto máximo.

Serrano compareció en la Comisión de Seguridad Vial y Tráfico del Congreso, a petición propia y del PSOE, para informar sobre las medidas puestas en marcha por el Gobierno para responder a los problemas laborales de los examinadores, que llevan un mes haciendo huelga los lunes, los martes y los miércoles de cada semana y que están llevando al caos a las autoesculas y a los alumnos que desean conseguir su carné de conducir.

Actualmente, la plantilla de la DGT cuenta con 774 examinadores, una cifra que en 2018 se elevará a 876, descontando las jubilaciones previstas en estos dos ejercicios, pero sumando las nuevas incorporaciones. Según detalló Serrano, habrá una convocatoria de 80 plazas para abril de 2018, de la que saldrán 70 aprobados que se incorporarán en julio de 2018. Y por el lado de los militares, la DGT prevé 32 aprobados (que se incorporarán en abril de 2018) en una primera convocatoria de 36 plazas y otros 32 de 36 en diciembre, informa Colpisa.

Este plan de choque prevé responder al desafío que han lanzado los examinadores, cuyas reivindicaciones se concretan en dos vertienes. Por un lado, mejores condiciones laborales: más seguridad frente a alumnos violentos, menos exámenes por día... Por otro, aumento de las retribuciones. Los examinadores denuncian que el Ejecutivo se comprometió en 2015 a crear un complemento específico de entre 250 y 270 euros al mes y a impulsar una nueva escala profesional para el colectivo.

Esta promesa no se ha cumplido, pero ayer Serrano dio un paso adelante y adelantó que antes del final de 2017 se convocarán 435 plazas de promoción interna para que el 60% de los examinadores puedan mejorar su situación retributiva al acceder a la nueva especialidad creada por el Gobierno como funcionarios del subgrupo C1: 432 funcionarios pertenecen en este momento al subgrupo C2. Para prepararse en este proceso de promoción interna contarán, además, con una ayuda para la formación.

Serrano se escudó en que el acuerdo económico no se ha podido cerrar porque necesitaba el apoyo del Ministerio de Hacienda, a la que en reiteradas ocasiones ha elevado la propuesta, sin éxito todavía. También aseguró que la petición de subida salarial es «justa», pero considera que sería difícil explicársela a otros servidores públicos como los de la Guardia Civil, la Policía o los de Prisiones.

En Valladolid, la situación sigue la misma línea que en el resto de España. Los días 19, 20 y 21 de junio dos examinadores por día secundaron los paros. El cómputo total de alumnos afectados fue de 156. Las cifras estimadas de personas a la espera de realizar exámenes de conducir asciende a 1.040 en Valladolid.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos