Medina prepara un reglamento para que sus encierros sean declarados tradicionales

Los caballistas conducen las reses por el campo en uno de los encierros de Medina./F. J.
Los caballistas conducen las reses por el campo en uno de los encierros de Medina. / F. J.

La nueva norma, que pasará por el Pleno, regulará el personal, el recorrido y su señalización

Patricia González
PATRICIA GONZÁLEZMedina del campo

El Ayuntamiento de Medina del Campo creará un reglamento para que los encierros obtengan la declaración de Espectáculo Taurino Tradicional que otorga la Junta de Castilla y León, según confirmó el concejal de Festejos, José María Magro, quien explicó que el documento sustituirá a la actual ordenanza municipal. Esta nueva normativa, que constituirá «las bases reguladoras de los encierros tradicionales de Medina del Campo», recogerá todas las cuestiones necesarias para que las sueltas, –datadas, según un documento del archivo municipal, en el año 1418–, se desarrollen en un estado óptimo acorde a su especialidad y peculiaridad «ya que los encierros de Medina del Campo son únicos».

Este reglamento, que tendrá que ser aprobado en pleno, además de recoger y fijar la definición de encierro tradicional, también contendrá otros aspectos fundamentales como la definición y funciones de las figuras del presidente del encierro, el caporal, los vaqueros y pastores o los informadores y colaboradores.

El borrador de este documento fija, al igual que la ordenanza, el recorrido del encierro y su señalización. El edil ha señalado, no obstante, que por el momento no tienen previsto cambiar el recorrido del encierro, «aunque son cuestiones que se tendrán que abordar con la comisión de festejos» y que el recorrido campero será señalizado con bandera de color rojo. Esta zona, que es el camino ordinario y natural por el que transcurren las reses, comprenderá una franja de aproximadamente cien metros de ancho.

Además de estas banderas, el reglamento delimita la zona de seguridad, el área comprendida entre el recorrido y el espacio de control y reconducción de las reses, y quedará restringida a los servicios de seguridad municipal y a la guardia civil. Se establecerán dos franjas, una por cada lado de la manada, de unos 200 metros de ancho, y las banderas serán de color amarillo.

Bandera blanca

El embudo será señalizado con banderas de color blanco y será la zona a partir de la cual que el director de campo (figura que será la encargada de dirigir la conducción del ganado desde los corrales a las calles) podrá iniciar las acciones para encerrar las reses.

Los encierros tradicionales, que se celebran los días 2, 4, 6 y 8 de septiembre, estarán protagonizados por seis novillos, machos, despuntados y por un número similar de cabestros. Además, el reglamento también establecerá que las reses deberán formar parte de la misma ganadería y se procurará que sean de la Unión de Criadores de Toros de Lidia (ganaderías de primera). No se podrá repetir ganado de distintas ganaderías y además se procurará que cada encierro sea de un encaste diferente.

Como el encierro tradicional será protagonizado por astados despuntados, el equipo médico estará formado por un doctor, un médico ayudante y dos técnicos sanitarios o enfermeros que estarán en el recorrido y en la plaza de toros.

Desenjaule gratuito

El Ayuntamiento de Medina del Campo y la comisión de festejos van cerrando la programación de las fiestas patronales de San Antolín. En esta edición, una de las grandes novedades será que el desenjaule tendrá un carácter gratuito. Además, los menores de 13 años no pagarán la entrada para asistir al concurso de cortes que se celebrará el 7 de septiembre en el coso del Arrabal. Esta medida ha sido consensuada con la comisión de festejos, según Magro: «Queremos potenciar el festejo ya que desde hace varios años el Ayuntamiento gestiona este espectáculo de manera directa». La verbena taurina, tradición que se recuperó el pasado año, volverá a la plaza de toros el 4 de septiembre y el Ayuntamiento estudiará la posibilidad de que el día 3 se celebre una suelta de carácter urbana o mixta. También se buscará reformar el formato del toro de la despedida del día 8 de septiembre.

Los garrochistas serán autorizados por la Administración local y estarán debidamente identificados en el campo. Una de sus funciones principales serán la de arrear al ganado por el lado exterior del recorrido y nunca los novillos serán apoyados en la valla del lado izquierdo del camino. Esta norma no se podrá poner en marcha antes de la llegada a la zona de banderas blancas (área del embudo). Las garrochas no se podrán utilizar para hostigar y lancear a las reses y la punta no podrá sobrepasar el centímetro y medio de largo y el medio centímetro de grueso (ambas medidas según la base de la virola).

En el nuevo reglamento se dejará especificado que en la zona del embudo estará prohibido la permanencia de todo tipo de personas y de vehículos, es decir que los ciudadanos no podrán apostarse en la empalizada debido a su peligrosidad. Esta misma norma también se establecerá en la salida de los corrales donde tampoco se podrán poner andamios, grúas, plataformas de televisión ni ningún elemento que pueda asustar a los caballos y astados.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos