Mayor potencia y menor tiempo en la recarga del vehículo eléctrico

Mayor potencia y menor tiempo en la recarga del vehículo eléctrico

El Ayuntamiento e Iberdrola suscriben un convenio en el marco del proyecto Remourban

EL NORTEValladolid

El Ayuntamiento de Valladolid e Iberdrola han suscrito un convenio este jueves en la Casa Consistorial un Convenio para la mejora de la infraestructura de recarga de vehículos eléctricos en Valladolid, así como la prestación de servicio de recarga y su monitorización.

El Ayuntamiento, con una amplia experiencia en el desarrollo de Valladolid como laboratorio urbano de la movilidad eléctrica, e Iberdrola, que aporta su liderazgo en movilidad verde como desarrollador de soluciones de recarga para vehículos eléctricos y como gestor de carga habilitado, unen de nuevo esfuerzos por la movilidad sostenible, en este caso bajo el paraguas del proyecto Remourban, coordinado por la Fundación Cartif y perteneciente al Programa de Energía Segura, Limpia y Eficiente del área de Smart Cities and Communities del Programa de innovación e investigación 'Horizonte 2020' de la Comisión Europea.

Ambas entidades firmantes ya participaron en un proyecto piloto anterior igualmente relacionado con los puntos de recarga de vehículos eléctricos de uso público.

El objeto principal del convenio es la actualización y ampliación de puntos de recarga existentes en la red de uso público, dotándoles de mayor potencia para reducir los tiempos de recarga, así como en la instalación de nuevos puntos de recarga semirrápida para taxis y uno de carga rápida en Centrolid para incentivar también la movilidad eléctrica en el transporte de pasajeros y entre los vehículos de reparto y última milla.

En el marco de este convenio Iberdrola se encargará también de la gestión, mantenimiento de las infraestructuras de recarga de vehículos eléctricos en Valladolid y monitorización de su uso, además de la prestación del servicio de recarga, que tras los cambios normativos solo puede prestarse por un gestor autorizado.

Fases

La ejecución de los trabajos a realizar se abordará en dos fases: en la Fase I se adecuarán los puntos de recarga de uso público existentes en la ciudad de Valladolid, en su mayoría provenientes del proyecto piloto 'Implantación de bases de recarga para vehículos eléctricos' de 2010 y se instalarán nuevos puntos, todos ellos adaptados al estado actual de la tecnología. En esta fase se comenzará con la monitorización de las infraestructuras para que suministren información de uso al proyecto Remourban.

En la Fase II se iniciará un proceso de ensayo de modelos de negocio de prestación de servicios de recarga. Se trata así de crear modelos que hagan de la movilidad eléctrica uno de los modos más sostenibles y preferidos para desplazarse por nuestra ciudad (plataformas de pago, car sharing, etc.). Se prevé su finalización para el 31 de diciembre de 2019.

El concejal de Hacienda y Promoción Económica, Antonio Gato, de cuya Área depende la gestión de este proyecto a través de Agencia de Innovación y Desarrollo Económico, ha resaltado la importancia de este convenio en la política de desarrollo sostenible del Ayuntamiento, puesto que se trata de vehículos silenciosos y de cero emisiones, que contribuyen a reducir la contaminación acústica y la atmosférica: «son por tanto una alternativa de movilidad sostenible de interés para la ciudad por usar energías renovables, contribuir a la progresiva reducción de emisiones contaminantes que causa el tráfico, y ser una opción más económica para el usuario».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos