En marcha, la esperada rehabilitación del 29 de Octubre

Dos operarios de las empresas, en uno de los bloques en los que se ha comenzado a trabajar./ R. Jiménez
Dos operarios de las empresas, en uno de los bloques en los que se ha comenzado a trabajar. / R. Jiménez

Los propietarios advierten de que si no se toman medidas contra los clanes del narcotráfico, la rehabilitación «no durará nada»

J. Asua
J. ASUAValladolid

Los andamios comienzan a cubrir los edificios y los obreros ya trabajan en cubiertas y otros elementos de los inmuebles. La esperada rehabilitación de la barriada del 29 de Octubre, en el corazón de Pajarillos, está en marcha. Los propietarios dan la bienvenida a las obras, pero advierten de que si no se actúa contra las familias que mantienen el negocio del narcotráfico en la zona, la rehabilitación urbanística servirá de poco. «Durará nada», alerta la presidenta de los residentes, Sagrario Gil.

Más noticias

Así se lo han trasladado esta semana al concejal de Urbanismo, Manuel Saravia, al que reconocen su «buena voluntad» en este proceso, pero al que le reclaman que el Ayuntamiento active sin más dilación un plan social, que convierta este polígono de viviendas en un lugar habitable. «Esto no es una cuestión de racismo, yo llevo 53 años en este barrio y jamás he tenido problemas con los gitanos, que han convivido con normalidad con el resto; son las conductas incívicas de algunas familias que se han instalado las que hacen insoportable vivir aquí», apuntala Gil. «Basuras, amenazas y destrozos» forman parte del día a día de este vecindario «en general muy mayor».

El próximo martes, dentro de la Mesa de la Vivienda, se darán a conocer las medidas para mejorar la convivencia en la zona, pero los dueños piden contundencia contra los ‘okupas’, que han convertido el 29 en un lugar donde «el trapicheo va a más». «Contra esta gente no se está haciendo nada, se tienen que implicar de manera seria la Policía, los jueces y la Fiscalía, porque no respetan a nada ni a nadie», recalca la portavoz de los cerca de 200 propietarios que cuentan con escrituras. Tres trabajadores sociales han intervenido en la zona para informar a los residentes, pero la representante vecinal considera que «con los más conflictivos las palabras no dan ningún resultado».

En marcha tres lotes de obras

A la espera de que se ponga en marcha un plan de choque que se aventura complicado, los trabajos de la primera fase de intervención –23 edificios (cien viviendas)– comienzan a avanzar. En Zorzal, 12, inmueble de propiedad municipal, se han redistribuido los futuros pisos y se han renovado instalaciones generales. En los lotes 2, 3 y 4 –los que han sido adjudicados hasta el momento y que agrupan a noventa viviendas (2,9 millones de euros)– ya se está interviniendo en bloques de las calles Águila, Faisán y Cigüeña, según explican en Urbanismo, donde confían en que en breves fechas se adjudique el lote 1 para el que se ha abierto un proceso de contratación por invitación tras quedar desierto en el concurso.

Respecto al antiguo colegio Santiago López, que se quiere convertir en una dotación social para atender al vecindario e incidir en la lucha contra la marginalidad, el departamento estima que en dos meses y medio arrancará la obra, que supondrá una inversión de 984.334 euros.

El proceso de rehabilitación, una vez desestimado por inviable el plan inicial de derribo y reconstrucción completa de la barriada, pretende mejorar la calidad de las viviendas a través de la eliminación de las humedades, la impermeabilización y aislamiento de los inmuebles, la mejora en su accesibilidad y la renovación de su estética exterior. El plan incluye la reforma de las zonas comunes con zonas ajardinadas y nuevo mobiliario. El plazo de ejecución de esta primera fase es de seis meses, con lo que la mayor parte de esta podría estar concluida la próxima primavera.

El concejal de Urbanismo, Manuel Saravia, señala que el equipo de gobierno está cumpliendo sus compromisos. «En los últimos doce años se habló del 29 de Octubre, pero no se hizo nada; ahora están en marcha las obras y el plan social, que se dará a conocer el próximo martes», destaca el edil, quien por enésima vez justifica la necesidad de «reorientar» el proyecto en esta barriada, de la demolición a la rehabilitación. Según considera el edil, «se dejaba fuera a gran parte de la población» del barrio y la demolición contravenía «la actual legislación y las recomendaciones técnicas». Además, cabe recordar que ninguna empresa constructora habían mostrado interés por intervenir en la deteriorada zona.

Fotos

Vídeos